publicidad

suicidio crimen odio

suicidio crimen odio

El joven mexicano-estadounidense que fue atacado y sodomizado en lo que él dijo que fue un ataque racista.

Murió tres meses después de hablar ante Congreso

HOUSTON - La muerte de David Ritcheson, el joven mexicano-estadounidense que saltó de un barco crucero el pasado sábado y que había sobrevivido a una brutal golpiza y ataque sexual el año pasado, se trató de un suicidio que comenzó con un golpe en la cabeza y luego ahogamiento, confirmó la tarde de este jueves la Oficina del Médico Forense del Condado Galveston.

El cadáver del joven llegó a la isla al sur de Houston en el mismo crucero de donde saltó el domingo en la mañana y que se dirigía a Cozumel, México.

La familia del joven viajó el martes pasado a Cozumel para identificar el cadáver, y este jueves, regresó a Galveston en el mismo barco.

El cuerpo del joven, quien tenía 18 años, fue recuperado después de las 9 a.m. del domingo, aproximadamente una hora y media después que saltara. El crucero después siguió su ruta hacia la costa mexicana. Ritcheson viajaba con unos amigos, tres meses después que testificó ante el Congreso de Estados Unidos sobre su caso para lograr la aprobación de una ley que favorecería a las víctimas de crímenes de odio.

Ritcheson habló ante políticos en Washington D.C. sobre cómo fue golpeado y sodomizado por David Tuck y Robert Keith Turner, quienes fueron sentenciados a finales del año pasado a cadena perpetua y a 90 años respectivamente.

publicidad

Durante su comparecencia ante el Congreso, Ritcheson indicó que fueron necesarias 30 operaciones, la mayor parte para salvarle la vida y las otras para permitirle recuperar funciones físicas normales.

Luego de declarar, Ritcheson había asegurado que todavía le faltaba vivir su mejor época.

Brutal ataque

Todo ocurrió en abril del 2006 en una fiesta en una casa al norte de Houston en donde se consumieron drogas y alcohol.

Según Gus Sons, de 16 años y residente de la casa donde ocurrieron los hechos, el ataque surgió después de la acusación de su hermana  Danielle, de 12 años, de que Ritcheson había intentado besarla. También Sons declaró que Tuck y Turner se airaron con la víctima tras supuestamente haberles robado drogas.

Ritcheson fue golpeado, pateado, quemado con cigarrillos, mojado con blanqueador y sodomizado con el tubo de una sombrilla de patio antes de ser abandonado durante horas en el patio trasero de la casa donde se llevaba a cabo la fiesta.

El posible elemento racial del ataque originó llamados de algunos legisladores estatales y líderes locales para endurecer el castigo a delitos por odio. Sin embargo, el crimen no fue catalogado como tal, y solo fue juzgado por la golpiza y el ataque sexual.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad