publicidad

La familia del baleado en el hospital habla de brutalidad policial

La familia del baleado en el hospital habla de brutalidad policial

Las enfermeras y los médicos dijeron que uno de los policías trató de someter al hombre con una pistola aturdidora, pero que no fue suficiente.

Familiares de hombre baleado en hospital denuncia abuso policial /Univision

La familia y las amistades de Rubén José Herrera, de 26 años, creen que la policía actuó con brutalidad y racismo en el caso de la muerte del joven, quien falleció el sábado en la sala de emergencias del centro médico Harbor-UCLA, en Torrance tras ser tiroteado por los agentes que lo custodiaban.

Herrera fue arrestado sospechoso de vandalismo por presuntamente arrojar botellas en un edificio de apartamentos y pelearse con sus vecinos, según la versión de las autoridades. Un vídeo disponible el lunes muestra el momento de la detención, que se produjo tras un forcejeo.

En el enfrentamiento hubo un intercambio de golpes, según la policía que aseguró que durante el altercado Herrera se hizo con una pistola de descargas eléctricas. Fue necesaria la intervención de más agentes para reducirle.

Graciela Herrera, madre de la víctima, declaró a Univision 34 que su hijo obedeció las instrucciones de los agentes.

"La policía vino, le dijo que se parara, que pusiera las manos atrás. Es lo que hizo mi hijo, me lo tiraron al suelo, me lo golpearon. Ya lo tenían tirado en el suelo y lo estaban golpeando. Le pusieron el 'teaser' para darle con electricidad, le pegó dos veces. Se lo llevaron al hospital y de ahí lo iban a llevar a la cárcel, pero él nunca pisó la cárcel porque lo mataron en el hospital", manifestó la mujer.

publicidad

Según las autoridades, cuando Herrera fue llevado al hospital para recibir tratamiento por lesiones menores, el hombre se mostró cooperativo en un principio con otros dos agentes asignados para custodiarlo.
Los agentes lo liberaron brevemente , él tomó una silla de metal y comenzó a moverla, aparentemente con la intención de tomar la pistola de un oficial, según la versión policial.

Las enfermeras y los médicos de la sala de emergencias dijeron a los investigadores que uno de los policías trató de someter al hombre con una pistola aturdidora, pero que no fue suficiente. Los testigos dijeron que cuando el hombre trató de arrebatarle la pistola al agente, su compañero abrió fuego y lo hirió.

El personal del hospital comenzó de inmediato a atenderlo de su herida de bala, pero murió en la sala de emergencias.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad