publicidad
Stephen Hawking ingresó muy enfermo al hospital por una infección en el pecho.

Stephen Hawking se recupera de infección

Stephen Hawking se recupera de infección

Stephen Hawking, uno de los científicos más famosos del mundo, se recupera de una infección en el pecho.

Stephen Hawking ingresó muy enfermo al hospital por una infección en el...
Stephen Hawking ingresó muy enfermo al hospital por una infección en el pecho.

Hawking permanecía "en observación" en el hospital Addenbrooke, donde lo internaron el lunes. "Está cómodo y su familia espera su plena recuperación", dijo Cambridge en un comunicado.No estaba claro si el estado del científico había mejorado o si la familia expresaba esperanzas de su mejoría. El hospital se negó a hacer declaraciones y derivó las consultas a la universidad.Hawking, que tiene 67 años y sufre desde hace tiempo una grave enfermedad degenerativa que le mantiene confinado a una silla de ruedas, se venía sintiendo "mal" desde hace "un par de semanas", agregó el portavoz.El profesor Peter Haynes, jefe del departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica de la Universidad de Cambridge, calificó a Hawking como un "colega extraordinario"."Todos esperamos que vuelva a estar de nuevo con nosotros pronto", subrayó Haynes.Hawking, autor de "Una breve historia del tiempo", convertido en un auténtico "best-seller" mundial, se vio obligado a cancelar una visita a la Universidad Arizona State (EU) el pasado 6 de abril por enfermedad.Una de las últimas apariciones públicas del científico se remonta al pasado mes de septiembre, cuando desveló un reloj erigido en el Corpus Christi College de Cambridge.Stephen Hawking, que habla con ayuda de un sintetizador de voz, reside en Cambridge y es padre de tres hijos, ha impartido clases en la Universidad de esa ciudad durante más de treinta años.Entre los muchos galardones que ha recibido al astrofísico figura el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, que se le concedió en 1989.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad