publicidad

Son un "desperdicio cerebral", afirmo un estudio de Migration Policy Institute

Son un "desperdicio cerebral", afirmo un estudio de Migration Policy Institute

Más de 1.3 millones de inmigrantes legales con estudios universitarios se encuentran sin empleo o en trabajos no especializados.

Dificultades para certificarse

A nivel nacional, más de 1.3 millones de inmigrantes legales que cuentan con estudios universitarios se encuentran sin empleo o en trabajos no especializados como lavaplatos o conductores de taxis, según un reporte del Migration Policy Institute, con base en Washington.

Casi un cuarto de dichos inmigrantes, o 317 mil, viven en California, reportó el diario Los Angeles Times.

Uno de estos profesionales es Luis García. Como médico en Perú, García amasó nueve años de educación médica y cinco años de práctica en los que realizó de forma exitosa apendicetomías, cesáreas y otras cirugías. Desde que inmigró al sur de California hace cuatro años, asistió a un colegio comunitario para en donde se especializó en geriatría, reportó el diario.

Aún así, el único trabajo que García ha logrado encontrar es como cuidador de ancianos y gatos o como paseador de perros.

Eso se debe a que García no ha podido pasar el conjunto de requerimientos para obtener una licencia médica estadounidense, entre ellos varios exámenes y una residencia médica.

Él representa lo que un reporte reciente califica de un “desperdicio cerebral” masivo de inmigrantes profesionales altamente educados y especializados que potencialmente podrían, con un poco de ayuda, aliviar la inminente escasez laboral en California y el resto del país en los sectores médicos, de las ciencias computacionales y otros trabajos especializados, reportó el Times.

publicidad

“Me siento perdido”, dijo García. “A veces me de pena hablar con mi familia [en Perú] y decirles que estoy cuidando a perros. Pero sé que algún día podré realizar mi práctica geriátrica, y sé que hay gente aquí que necesita mi ayuda”, le dijo al diario.

La situación de los profesionales de América Latina y África es más difícil que la de sus contrapartes de Asia y Europa, según el estudio. Dos de las barreras más grandes son la falta de fluidez en el inglés y la falta de reconocimiento de criterios académicos y profesionales extranjeros.

En algunos casos, por ejemplo, los sistemas médicos estadounidenses requieren cursos que típicamente no se requieren en el exterior, como maternidad y enfermería siquiátrica, según Julie Hughes-Lederer, director interino del Centro de Recursos Regionales para Ocupaciones de Salubridad del Condado de Los Ángeles, reportó el diario.

Los exámenes para las licencias médicas también son diferentes, como el uso de exámenes de opción múltiple en los Estados Unidos – un formato considerado más difícil que las exámenes por ensayo usados en otros países.

“Mucho de esto sólo son obstáculos técnicos que tienen que superar”, le dijo Hughes-Lederer al periódico. “No tenemos que cuestionar su capacidad para aprender y progresar. Sabemos que tienen la materia gris”.

publicidad

Extranjeros podrían llenar vacíos laborales

Los inmigrantes dicen que la falta de tiempo y dinero es lo que los aleja de obtener las acreditaciones necesarias en Estados Unidos. Arsal Awan, de 50 años, inmigró a los Estados Unidos en 1985 poco después de titularse como abogado en Pakistán.

Sin embargo, el recién graduado tuvo que abandonar sus ambiciones profesionales cuando su padre murió repentinamente y se vio obligado a enviar dinero a su familia. Trabajó en una tienda de artículos libres de impuestos, empezó un programa de radio y hace 15 años empezó a conducir taxis en Los Ángeles – un empleo que todavía realiza durante 12 horas cada día pese a los problemas que le ha causado en su espalda, rodilla y estómago.

“Siempre quise estar en el ramo legal, pero realmente necesitas estudiar mucho, y nunca tuve la oportunidad de ir a la escuela aquí”, le dijo Awan al diario.

Michael Fix, vicepresidente del Migration Policy Institute, dijo que la necesidad de ayudar a los inmigrantes profesionales a que obtengan las acreditaciones y experiencias necesarias es particularmente imperante ahora que el país ha empezado a encarar la jubilación de 77 millones de personas de la generación “baby-boom”, considerada como la generación más calificada en la historia.

En California, por ejemplo, los ingenieros de software computacional y las enfermeras son las profesiones que enfrentan más demanda.

publicidad

California también enfrenta escasez de profesionales de la salud que puedan hablar la lengua y entender la cultura de la cada vez más diversa población del estado.

Los latinos, por ejemplo, comprenden 35.5 por ciento de la población de California pero conforman sólo 5.2 por ciento de sus médicos y 5.7 por ciento de sus enfermeras, según datos compilados por la Welcome Back Initiative, un programa de la California Endowment y la fundación California Wellness para ayudar a los profesionales de la salud inmigrantes a sobrepasar las barreras que les impiden ejercer en el estado.

Desde sus inicios en 2001, el programa ha ayudado a casi 8 mil profesionales médicos extranjeros de más de 160 países mediante cursos, entrenamiento, consejería y otros servicios. Sin embargo, los fondos del programa expirarán este año.

El reporte del Migration Institute subrayó que la competencia por este tipo de profesionales se está calentando, con países como Canadá y Australia moviéndose agresivamente para atraerlos con mejores programas de transición.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad