publicidad

Nació ciego, pero en vez de una limitación es su motivación

Nació ciego, pero en vez de una limitación es su motivación

Nacido invidente, este joven inmigrante asegura que no se puede esperar todo del cielo y que el Sueño Americano no es tener una casa cara o un estatus migratorio, sino tener una oportunidad.

Joven invidente ve con los ojos del alma sin dejarse caer por la adversidad Univision Television Group

Phoenix- Para muchos, ser ciego puede ser una limitación, pero no lo es para Sebastián Ibañez.

Nacido invidente, este joven inmigrante asegura que no se puede esperar todo del cielo y que el Sueño Americano no es tener una casa cara o un estatus migratorio, sino tener una oportunidad.

Con esa clara visión de la vida, Sebastián llegó a este país en 1998. Desde que pisó tierra estadounidense, no ha dejado de luchar aun viviendo en un mundo de oscuridad que, lejos de deprimirlo, lo ha llenado de fuerzas para alcanzar sus metas.

“No existe beneficio de la tristeza y depresión, al contrario se pierden cosas que uno tiene que aprovechar,” asegura el joven.

Con mucho esfuerzo y sacrificio, Sebastián logró obtener una carrera profesional, pero hoy se dedica a vender escobas y trapeadores en una intercepción al que todos los días llega muy puntal gracias a la ayuda de amigos.

“Estoy terminando una licenciatura, diploma de locución, y clases de inglés. Tengo un currículo extenso, pero desafortunadamente las compañías u organizaciones les tiembla la mano para contratar a un discapacitado,” asegura.

Cansado de no encontrar trabajo, Sebastián decidió iniciar su propio negocio de escobas y trapeadores en abril. Su mercancía la trae de Hermosillo, Sonora, y con la venta de estos productos hechos en México ayuda a personas como él.

“Lo producen personas invidentes. No solo yo ayudo a mi familia sino a otros invidentes,” agrega Sebastián.

publicidad

Pese a las dificultades que le ha puesto la vida, este luchador inmigrante no deja de sonreír, y asegura que hay que aprender a ver con los ojos del alma para no dejarse vencer por la adversidad a la hora de alcanzar los sueños.

“Hazlo. Si no lo haces tú, ten en mente que nadie lo va a hacer (por ti),” concluye.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad