publicidad
.

10 cosas asquerosas que solo hacen los neoyorquinos logo-noticias.6bcb52...

Secciones

10 cosas asquerosas que solo hacen los neoyorquinos

10 cosas asquerosas que solo hacen los neoyorquinos

Cosas que se hacen en Nueva York rutinariamente sin notar la falta de higiene.

Bryant Park
Los neoyorquinos tienen un estilo de vida muy singular. Muchos incorporan ciertas actividades o comportamientos a su rutina que quizás para personas de otros lugares serían asquerosas.

Lee esta lista de 10 cosas que hacen los neoyorquinos tranquilamente sin darse cuenta de que no es muy saludable o higiénico. ¿Te relacionas con alguna?

1. Poner las bolsas del mercado en el suelo del subway y luego dejarlas sobre la mesa de la cocina de tu casa.


bolsas


2. Reusar los mats de yoga que sudan desconocidos.

yoga


3. Utilizar el maquillaje de prueba de las tiendas Sephora en los labios, en la piel y en las uñas.

Sephora


4. Comer carne de carrito que se ha estado cocinando en metal hirviendo durante todo el día bajo el sol.

Carrito


5. Usar baños públicos que personas de otras ciudades de Estados Unidos considerarían horroríficos.

Baño público


6. No lavarse las manos después de sostenerse de las barras del subway durante 30 minutos.

Subway


7. Comprar sánduches en una bodega donde el jamón está justo al lado de productos de limpieza.

Bodega


8. Acostarse en la grama de un parque público en donde los perros orinan.

Central Park


9. Usar chanclas por toda la ciudad y cuando llegan a su casa se meten en la cama sin lavarse los pies.

pies


10. Recoger muebles abandonados en la calle para luego ponerlos en la sala de tu casa.

Sofá


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Científicos de la NASA utilizan los datos tomados entre 2013 y 2016 por el satélite Landsat 8 en el glaciar Heimdal, en Groenlandia, para graficar el movimiento de las plataformas heladas que ocurre actualmente.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
publicidad