publicidad
Entre las víctimas se encuentran turistas extranjeros, de nacionalidades italiana, española, sudafricana, japonesa, alemana y polaca,

Sobrevivientes hablan tras la masacre en Túnez

Sobrevivientes hablan tras la masacre en Túnez

Relataron los momentos de terror y la incertidumbre que experimentaron durante la masacre que dejó 23 muertos.

Los turistas que sobrevivieron al ataque armado en Túnez que dejó al menos 23 personas muertas, comenzaron a regresar a sus países de origen en medio del miedo y la alegría de seguir con vida.

Algunos sobrevivientes relataron los momentos de terror y la incertidumbre que experimentaron durante la masacre.

Giovanna y Héctor, una pareja nicaragüense que regresó a Miami después del fatídico viaje en el que celebraban sus 25 años de casados, aseguraron que la experiencia que vivieron los dejará marcados de por vida.

“Estaban balaceando a algunos de nosotros y entonces fue cuando corrimos para adentro del museo”, señaló Héctor.

Lea:  El grupo terrorista Estado Islámico reivindica el ataque en Túnez.

Otros turistas que sobrevivieron al ataque, como los estadounidenses Gillian Grant y Carol Calcagni, dicen que su experiencia los dejó templados con desafío y con mayor afinidad por el país.

Ambos recordaron el terror y la confusión de lo vivido días atrás.

"Vi a alguien escondido. No tenía ni idea. ¿Será alguien de los buenos o de los malos?", dijo Grant a The Associated Press en Sidi Bou Said, un pueblo a unos 20 kilómetros (12 millas) de Túnez.

En un momento dado, dijo que se asomó por una esquina y vio a hombres armados con prendas negras gesticulando hacia ellos.

"Tuvimos que tomar una decisión. No sabíamos si eran los atacantes que habían estado disparando a todo mundo o si en realidad eran policías", dijo Calcagni, un jubilado de Hilton Head, Carolina del Sur, que estaba visitando a una hija que trabaja como profesora en Túnez.

publicidad

Lea:  Hallan a tres sobrevivientes del ataque al Museo Nacional Bardo en Túnez.

Por su parte Cusido, el alcalde de la pequeña ciudad española de Vallmoll, acababa de llegar al museo con su esposa y otros familiares cuando los hombres armados llegaron después de él. Con balas rebotando por las escaleras mientras corría hacia arriba, Cusido se abrió paso a la tercera planta, ya repleta de visitantes.

Para él, el insomnio y los dolores de cabeza son compañeros constantes, como el recuerdo de la mujer acribillada a balazos a la que no pudo ayudar. Después de sobrevivir al ataque en el Museo, Josep Lluis Cusido regresó a España con un recuerdo indeseado: el miedo.

"Yo grité `terroristas, terroristas' mientras los atacantes entraban. Imagine la situación: uno está visitando un museo que es todo cultura y arte ¿Quién iba a imaginar que era un lugar donde alguien viene a disparar y matarte?", dijo a The Associated Press el sábado, después de regresar a España. "Algunos escaparon, pero otros no pudieron y murieron allí. Fue una verdadera masacre".

Cusido recordó con cierto humor amargo la apariencia de sus atacantes, que en cierto momento llegaron a estar a unos tres metros (yardas) de distancia de él.

"Por lo poco que vi -porque obviamente no iba a tomarme una selfie con ellos- los terroristas eran jóvenes", dijo.

publicidad

Dijo que lo que tiene grabado a fuego en su mente es la imagen de una mujer que cayó herida a su lado.

"Ella fue alcanzada por las balas y traté de ayudarla, pero no pude y luego corrí a esconderme", dijo. "Hay escenas que temo que se quedarán en mi cabeza durante mucho tiempo".

Por esa razón, un pequeño escuadrón de profesionales de salud mental fue el sábado al muelle en Marsella, Francia, para recibir a los cruceros MSC Splendid y Costa Fascinosa, donde viajaban muchos sobrevivientes del ataque. Diecisiete de las 21 víctimas en el Bardo eran pasajeros de las excursiones en tierra de esos barcos.

Por su parte, los ocho mexicanos sobrevivientes ya viajan de regreso a su país. El viernes llegaron a Barcelona, tras ser liberados ilesos. Ahí agradecieron el apoyo de las embajadas de México en Argelia, Bélgica y del Consulado en Barcelona para agilizar su viaje de regreso.

Los ocho mexicanos integran dos familias originarias de Tamaulipas que vacacionaban en el Museo del Bardo, en Túnez, como escala de un crucero que zarpó de Barcelona.

Jorge Manzur fue el único de los mexicanos que estuvo de cerca con el comando armado que asaltó el museo y provocó la muerte a 23 personas.

Inician repatriación de las víctimas

En tanto, los cadáveres de los dos ciudadanos colombianos muertos, Myriam Martínez y Enrique Camerlo, partieron el sábado de la capital norteafricana rumbo a Bogotá, adonde llegarán tras una escala, informaron fuentes oficiales.

publicidad

En el avión comercial de la compañía Airfrance en el que fueron introducidos los ataúdes también viaja también el exgeneral colombiano José Arturo Camelo, padre y marido de las dos víctimas mortales, acompañado de autoridades consulares.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confirmó ayer que los restos mortales de los dos compatriotas muertos en Túnez llegarán a Bogotá el domingo.

La delegación hará una escala en París y allí tomará otro avión con destino a Bogotá.

Los tres miembros de la familia Camelo Martínez disfrutaban de un crucero por el Mediterráneo para celebrar la graduación de Enrique, que había terminado estudios de Administración de Empresas.

Reestructuran seguridad para evitar nuevo golpe terrotista

Las líneas de cruceros ya retiraron a Túnez de sus itinerarios, asestando un nuevo golpe para un país cuya economía depende en gran medida del turismo.

Por esta razón, el Gobierno tunecino inició una remodelación de los servicios de seguridad, que según expertos es clave para evitar que el yihadismo que florece en sus fronteras arraigue en el país y amenace su endeble democracia con atentados como el del pasado miércoles.

Fuentes oficiales confirmaron a Efe que el ministro de Interior, Mohamad Nayem Garzalli, relevó en las últimas horas a los responsables de diez departamentos de seguridad y distritos de la capital "considerados sensibles".

Mortal ataque armado en Túnez

Asimismo cesó al jefe de la dirección general para Asuntos de Fronteras y Extranjería, después de que se conociera que los autores de la masacre del miércoles en el museo de El Bardo -en la que murieron 20 turistas extranjeros- habían entrado en el país de forma clandestina desde Libia el pasado diciembre.

Además, ordenó abrir una exhaustiva investigación para esclarecer por qué no había guardias de seguridad ni en la puerta del Parlamento ni en el aparcamiento del museo en el momento del atentado, asumido por el grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, en inglés).

"Está bien que haya medidas de este tipo, pero son a todas luces insuficientes. Se necesita una remodelación absoluta en los servicios de seguridad y en la estrategia en la lucha antiterrorista", explicó hoy a Efe Naser al Hani, abogado tunecino experto en terrorismo yihadista.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad