publicidad

Sin seguro médico

Sin seguro médico

El cirujano general de EEUU, Richard Carmona, y otros altos cargos del Gobierno presentaron hoy las nuevas tarjetas de descuentos en recetas médicas para personas de escasos recursos, discapacitados y miembros de la tercera edad.

"Millones de hispanos podrán beneficiarse con esta nueva modalidad que además dará a los usuarios de bajos ingresos la posibilidad de recibir un crédito adicional de 1.200 dólares hasta el año 2005", aseguró Carmona.

En el acto, al que también asistieron la subsecretaria de la Administración de la Tercera Edad, Josefina Carbonell y Mark McClellan, director de Medicare, se explicó que las tarjetas brindarán a los beneficiarios entre 10 y 25 por ciento de rebaja en los costos de sus medicamentos.

McClellan, indicó que paralelamente se iniciará una campaña a nivel nacional con los medios de comunicación hispanos, en colaboración con organizaciones comunitarias y políticas como el Consejo Nacional de La Raza, para poder asegurar el acceso de todos a este nuevo beneficio.

"No sólo los descuentos que se puedan lograr son importantes, sino también el crédito de 600 dólares por año, tomando en cuenta que la población hispana tiene otras preocupaciones que cubrir, como alimentación y vivienda", sugirió.

Para ser beneficiario del programa de crédito de 1.200 dólares hasta el 2005, se debe de tener un nivel de ingresos no superior a 12.564 por persona, y 16.862 por pareja en 2004.

Carbonell, explicó que de los casi siete millones de ancianos que podrán hacer uso de las nuevas tarjetas, tres millones son hispanos y dos millones podrán acceder al crédito de 1.200 dólares.

publicidad

"Ancianos con una necesidad mayor, tendrán más ayuda. Por primera vez, tendrán opción de escoger las tarjetas que más les beneficien para comprar medicamentos de acuerdo al su lugar de residencia", explicó.

Según Carbonell, esta es una ayuda personalizada que no existía y que se esperaba desde hace una década.

"Se ha contratado una línea gratuita en la que los siete días de la semana 1.400 empleados en inglés y español, explicarán a los potenciales usuarios de la tarjeta cómo usarla", señaló.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos informó que el volumen de llamadas a sus líneas gratuitas aumentó 150 por ciento desde abril de 2002.

El pasado lunes, la línea gratuita habría recibido el mayor récord de llamadas de todos los tiempos, 111.904, y se espera que durante 2004 las llamadas alcancen los 13 millones.

Pero no todos están de acuerdo con las nuevas tarjetas.

La líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtió a las personas de la tercera edad que tengan cuidado antes de registrarse con las nuevas tarjetas.

"Desgraciadamente, las compañías aseguradoras y farmacéuticas, no Medicare, están a cargo de estas tarjetas de descuento y ellos son los que van a decidir cuales son los medicamentos que los ancianos van a obtener y si en realidad van a recibir descuentos para las medicinas que necesitan," afirmó Pelosi.

publicidad

"Todas las familias deberían de verificar sus opciones con mucha cautela," continuó la representante, quien recordó que actualmente las personas de la tercera edad pueden acceder a varias tarjetas de descuento que les permiten maximizar sus ahorros a la hora de comprar sus medicinas.

"Bajo la nueva ley, estarán atrapados con una sola tarjeta al año. La nueva opción limita las alternativas de los ancianos", reprochó.

Sin embargo, los encargados de salud del Gobierno de George W. Bush, incluido el secretario Tommy Thompson, argumentan que por el contrario, con Medicare y el nuevo sistema la gente se beneficiará con las opciones de tarjetas de descuento y con la competencia que se generará.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad