publicidad

Siembra y cosecharás

Siembra y cosecharás

¿Quieres saber la fórmula para llevarte bien con pareja y amigos? Pues fíjate en lo que quiere el otro y estarás dando el primer paso.

Haciendo feliz a quien está a tu lado, dicen los que saben, puedes conseguir momentos de gran felicidad y armonía.

La clave es escuchar a quien tienes a tu lado, respetar sus deseos y tratar de ponerse en sus zapatos cada vez que expresa una opinión, un gusto o dice lo que quiere hacer. Dedicar tiempo a pensar en esa persona que quieres, mimarla y hacerle regalos son acciones que volverán a ti como un boomerang cargado de alegría.

"No es sorprendente que las investigaciones demuestren que el amor altruista da felicidad personal", dice el doctor Mark Klein, autor del libro ""What do I do now?: A Handbook for Life" (¿Qué hago ahora?, un libro para toda la vida).

Según Klein, dar prioridad a la felicidad del otro por sobre la propia nos ayuda a no estar tan obsesionados con nosotros mismos, y eso es saludable. "No tomarse a uno mismo demasiado en serio es fundamental para alcanzar la felicidad. Es difícil agradar a los demás si crees que tu propia persona es la prioridad en todo", asegura.

Pensar en lo que quiere el otro y satisfacer sus deseos es un trabajo que se hace día a día, y que construye sólidos cimientos en una relación. "Una relación en la que ambos miembros son altruistas es una relación exitosa", afirma Susan Neri-Friedwald, fundadora del New Behavior Institute en Nueva York (Instituto del Comportamiento). "Según mi experiencia, la facultad de comprender al otro y de no pensar solo en uno mismo crea una sana sensación de felicidad", afirma.

publicidad

Para Neri-Friedwald, es tan importante poner atención en las necesidades del otro como lograr que el otro se fije en lo que tu quieres. Si esta reciprocidad se cumple, podrás tener una pareja en la que se respire armonía. "Altruismo significa priorizar el deseo de los demás sobre el propio. Por ejemplo, es domingo y tú quieres ir al parque. Él en cambio quiere quedarse en casa viendo deportes en televisión. En vez de enfadarte, debes pensar en lo importante y gratificante que es para tu pareja hacer eso", explica. Para lograrlo, puedes pensar en una actividad que a ti te guste tanto como a él los deportes, y tratar de comprenderlo.

Es que a veces los deseos del otro nos provocan ira, porque no llegamos a comprender cómo no quiere lo mismo que nosotros. Lo cierto es que eso de las almas gemelas no existe y que debes hacer un esfuerzo por entender. "El enfado y el resentimiento son lo peor para una relación", apunta Neri-Friedwald. La generosidad, en cambio, es el alimento del amor.

El doctor Scott Haltzman, autor del libro "The Secrets of Happily Married Men: Eight Ways to Win Your Wife's Heart Forever" (Los secretos del matrimonio feliz, ocho maneras de ganar el corazón de tu mujer para siempre) pone como ejemplo la costumbre de algunos hombres de decir "sí querida" como forma de deshacerse de los conflictos. En estos casos, dice el especialista, los hombres se sienten frustrados y resentidos. En cambio, cuando piensan realmente en lo que desean sus mujeres se sienten más liberados.

publicidad

"En mis investigaciones descubrí que aquellos hombres que realmente escuchan los deseos de sus mujeres están realmente contentos y pueden expresar sus opiniones con libertad. Al mismo tiempo, la necesidad de hacer feliz a sus parejas se convierte en el mayor objetivo y en una fuente de alegría", afirma.

"Cuando te sientes mal por algo que le gusta a tu pareja o quieres cambiar algún aspecto de su comportamiento, pregúntate si ese enojo contribuye a la felicidad mutua", dice la doctora Deborah Anapol, autora del libro "The Seven Natural Laws of Love" (Las siete leyes naturales del amor)."Si te concentras en lo que hace feliz a tu pareja en vez de lo que te molesta de ella, cambiarán tus actitudes y emociones", afirma.

Frances Cohen Praver, especialista en infidelidad femenina y asuntos maritales, afirma que es fundamental amar al otro por lo que el otro es, porque una pareja está compuesta por dos personas con diferentes gustos y necesidades. "Hay que dejar de intentar tener razón siempre y pensar en quien tienes al lado", asegura. Cuando haya discusiones, tienes que ponerte en su punto de vista y nunca ser agresivo, faltar el respeto o insultar. Conocer, respetar y ayudar a cumplir los sueños del otro es fundamental para que las relaciones funcionen, dice Allyson Lewis, autora de "The Seven Minute Difference: Small Steps to Big Changes" (Siete minutos de diferencia: pequeños pasos para grandes cambios). Lo que hagas por los demás, asegura Lewis, definirá quién eres en la vida. "Los sueños y objetivos en la vida son muy importantes. Por eso, es importante ayudar al otro a cumplir sus metas y comprometerse con lo que quiere", afirma.

publicidad

La especialista en relaciones de pareja April Massini, autora del libro "Think & Date Like A Man" (Liga y piensa como un hombre), da algunos consejos para ejercer el altruismo y mantener relaciones sanas y felices:

Fíjate en las cosas buenas del otro. "No es fácil", explica Massini, "es una disciplina que se cultiva día a día.

Analiza con cuidado tus sentimientos negativos hacia lo que hace o quiere el otro. A veces esos sentimientos ocultan celos, sensación de inferioridad o miedo a ser dejado de lado. Saber exactamente por qué te molesta lo que quiere el otro te ayudará a cambiar tu punto de vista

No te hagas la víctima. Si te ves a ti mismo como un ser sufriente es más difícil que puedas ser altruista y hacer feliz al otro. Mírate desde afuera y recuerda que no eres realmente víctima, ya que estás libre de realizar tus elecciones.

Pon tus valores en primer lugar. No significa que te pongas a ti en primer lugar, sino que respetes valores como la honestidad y el altruismo. Si tratas a todos, incluyéndote a ti mismo, basándote en el respeto de esos valores, podrás un ser más altruista y por ende más feliz.

Como si todos estos beneficios fueran pocos, si piensas en el otro estarás alimentando una zona del cerebro. Los investigadores de la facultad de Medicina de Duke University (Carolina del Norte) descubrieron que una región del cerebro es más activa en las personas altruistas que en las egoístas.

publicidad

En este estudio, divulgado en la edición de Nature Neuroscience de febrero, los investigadores escanearon por resonancia magnética el cerebro de 45 personas que miraban o jugaban a un videojuego.

Algunas mostraron una fuerte activación del surco temporal superior, una región en general asociada a la percepción de una acción intencionada.

"Hemos visto una activación de esta región del cerebro y eso nos sorprendió. Estuvo vinculada al hecho de percibir un objetivo detrás de una acción", dice Scott Huettel, profesor de psiquiatría de Duke University, que suprevisó el estudio.

Paralelamente, las personas estudiadas respondieron a un cuestionario que les preguntaba si ayudaban a menudo a amigos, hacían buenas acciones o donaciones a organizaciones caritativas, lo que permitió atribuirles una categoría de altruismo.

Los que tuvieron las mejores notas de altruismo fueron también aquellos cuya región del surco temporal superior era la más activa al ver el videojuego, es decir, aquellos que reconocían mejor la intención detrás de la acción, explicó Huettel.

Esta parte del cerebro era en general más activa cuando la persona estudiada miraba solamente el juego, más que cuando jugaba.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad