publicidad
Si eres sociable tendrás menos riesgo de padecer demencia.

Ser amigable previene la demencia

Ser amigable previene la demencia

Las personas tranquilas, extrovertidas y con una vida social activa tienen menos probabilidad de padecer demencia. Cómo lograrlo.

Si eres sociable tendrás menos riesgo de padecer demencia.
Si eres sociable tendrás menos riesgo de padecer demencia.

Para llegar a esa conclusión, el equipo investigador estudió el estilo de la vida social, la extraversión (facilidad para relacionarse con los demás) y los rasgos de la personalidad de 506 personas mayores a las que siguió durante seis años.Tras ese periodo de tiempo, 144 de ellas desarrollaron demencia.Los científicos descubrieron que la tolerancia al estrés y la estabilidad emocional, la extraversión y la actividad social son características que disminuyen el riesgo de padecer demencia.En el estudio, las personas tranquilas y que no se alteraban fácilmente se mostraban satisfechas de sí mismas, mientras que aquellas que no toleraban el estrés eran emocionalmente inestables, negativas y nerviosas.El equipo investigador, liderado por Hui-Xin Xang, indica que las personas más extravertidas eran socialmente activas y optimistas en comparación con las personas de baja extraversión, que eran reservadas e introspectivas.Aquellos individuos con una actitud relajada ante la vida, pero con poca actividad social presentaron un riesgo de padecer demencia un 50 por ciento menor que aquellos que además de ser poco sociables se angustiaban fácilmente.En comparación con las personas tranquilas pero introvertidas, el riesgo de desarrollar la enfermedad mental en sujetos con una rica actividad social y una actitud relajada fue un 50 por ciento menor.Los científicos recuerdan que estudios anteriores han demostrado que la angustia crónica puede afectar algunas partes del cerebro, como el hipocampo, algo que puede influir en el desarrollo de la demencia.La contribución de su investigación reside en el descubrimiento de que una personalidad extravertida y relajada, en combinación con un estilo de vida social activo, puede disminuir el riesgo de padecer esa enfermedad mental.A pesar de que los investigadores consideran que estos resultados son "tempranos" porque aún es necesario descubrir cómo la actitud mental influye en el riesgo de desarrollar la enfermedad, se muestran optimistas porque los factores relativos al estilo de vida del ser humano pueden modificarse para evitar los riesgos, algo que no sucede con los genéticos.

¿Porqué conviene relajarse? "Porque la ansiedad y el nerviosismo nos hacen perder el control de la situación, ocultan el verdadero objetivo de nuestra conducta y nos impiden acercarnos a lo que deseamos conseguir", explica el doctor Bernabé Tierno, psicólogo y experto en autoayuda. El doctor Tierno explica cómo practicar algunos de los métodos de relajación más eficaces que existen:1. Enfoque progresivo. "Tiéndete boca arriba, con los brazos al costado o sobre el pecho, o siéntate en una silla cómoda. Cierra los ojos y respira hondo varias veces. Relaja los pies, concentrando tu mente en ellos, sintiéndolos. Haz lo mismo con cada parte de su cuerpo: tobillos, piernas, muslos, nalgas, vientre, espalda, hombros, manos, brazos, quijada, mejillas, ojos, frente y cuero cabelludo. Cuando te relajes, permanece 5 minutos así".2. Tensión y distensión muscular. "Con un ritmo de respiración adecuado, ve repasando uno por uno los músculos del cuerpo, tensándolos y después destensándolos. Para tensar los músculos cierra el puño con fuerza, pliega el brazo como para "sacar músculo", dobla los dedos de los pies, dobla la pierna; haz muecas con la cara, mete la tripa para adentro, arquéa la espalda, echa los hombros hacia atrás y arriba, expanda el tórax. Este ejercicio está indicado para relajarse después de una gran tensión".3. Aflojamiento completo. "Enciérrate en un lugar donde no puedan molestarte y abandónate física y mentalmente sobre un sillón, yaciendo cómodamente, boca arriba con las piernas en alto. Debes sentir que allí se desprenden y quedan depositados todos tus problemas, tensiones y preocupaciones, sintiendo el calor del cuerpo que te invade como en una piscina de agua cálida".4. La meditación. Consiste en reflexionar de forma serena en temas gratificantes o las facetas más positivas de la vida, como la gente que nos quiere, el trabajo que tenemos, o nuestra buena salud. Saborea mentalmente palabras, imágenes o recuerdos agradables que se asocien fácilmente con la calma: las olas del mar, el sonido de las aves, la brisa, un bosque.5. También es importante la respiración: "Para ralentizar su respiración hasta lograr un ritmo natural, toma el aire por la nariz y suéltao despacio por la boca, notando como sube y baja su pecho de modo cada vez más lento", señala Bernabé Tierno.Y recuerda: ante todo mucha calma....

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad