publicidad

sequia prolongada los angeles

sequia prolongada los angeles

La escacés de lluvia, la falta de nieve en las montañas y la sequía en el Río Colorado tienen a la ciudad seca y preocupada por los fuegos.

LOS ÁNGELES - Esta metropoli se encuentra atravesando su sequía más prolongada en los últimos 130 años, informó el Servicio Nacional de Meteorología (NWS), alimentando temores de que surjan incendios como los que ya han asolado la costa oeste.

"La época de lluvias es la más seca hasta el momento en Los Ángeles desde que comenzaran los registros en 1877", señaló el NWS en una declaración.

¿Lloverá pronto en Los Ángeles? Consulta el clima aquí. 

El comunicado precisa que la sureña ciudad californiana sólo ha recibido 2.4 pulgadas (6.27 centímetros) de lluvia desde el 1 de julio de 2006, un registro que se aleja del nivel normal de precipitaciones cercano a las 14 pulgadas.

Hasta el momento el período entre 2001 y 2002 mantiene el récord de escasez de lluvia con sólo 4.4 pulgadas.

El sur de California es repetidamente víctima de incendios, algunos con un origen criminal como aquél que ardió el viernes cerca del afamado cartel de Hollywood y destruyó 148 acres (60 hectáreas) de maleza. Dos días después, el cuerpo de bomberos tuvo que contener otro fuego en Hesperia que consumió 4 mil acres y  obligó a la evacuación de 230 hogares.

La falta de lluvia es sólo uno de los fenómenos que tiene a investigadores preocupados de que se esté produciendo otra “sequía perfecta” como las ocurridas a finales de los 80s y principios de los 90s, cuando las principales fuentes de agua para el sur del estado se vieron fuertemente disminuidas.


publicidad

Regularmente, cuando una fuente de agua se ve afectada por la sequía, las otras permanecen con niveles saludables de agua o nieve. Los geógrafos del estado usan el término "sequía perfecta" cuando todas las fuentes sufren deterioro en sus niveles de agua.

El sistema que provee de agua a 18 millones de personas en el sur de Califronia depende de las acumulaciones de nieve en las montañas al norte del estado y del líquido que provee el Río Colorado. Este año, según el diario Los Angeles Times, la nieve en las sierras del estado está en su nivel más bajo en dos décadas y el sistema del Río Colorado enfrenta una de sus peores sequía en siglos.

Sin embargo, por el momento las reservas de agua del estado están en niveles altos gracias a una saludable acumulación de nieve en la primavera de 2006.

“Estamos siguiendo esto. No estamos felices. Tampoco estamos preocupados”, le dijo al Times Jeffrey Kightlinger, gerente general de la Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California. “Si esto continúa, nos hemos preparado para una sequía de múltiples años”.

La confianza de las autoridades surge a partir de la construcción de un acuífero en el condado de Riverside y de los programas de conservación y reciclaje que han permitido que la demanda de agua en Los Ángeles permanezca sin cambio aún cuando la ciudad ha agregado un millón de residentes nuevos.

publicidad

Aunado a los problemas de carácter climático, el complejo sistema del delta Sancramento-San Joaquín —que aporta el 60 por ciento a la oferta de agua para el sur del estado— enfrenta retos de carácter legal y problemas infraestructura vieja.

Recientemente una corte en Alameda falló que la red que canaliza agua del delta viola la Ley de las Especies en Peligro de Extinción debido a que sus enormes bombas matan a peces que se encuentran bajo esa categoría. El juez dio al estado 60 días para obtener una exención o de lo contrario, obligaría a que las bombas se apagaran. 

Por otro lado, los diques que protegen al delta Sacramento-San Joaquín son viejos y el miedo de que un desastre como el ocasionado por el huracán Katrina en Nueva Orleans ha obligado a que el gobernador Arnold Schwarzenegger promueva mil millones en títulos de deuda para mejorar la infraestructura en el delta.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad