publicidad

Sepultaron a joven mexicana

Sepultaron a joven mexicana

Catalina García, una estudiante mexicana que murió en el tiroteo de la Universidad de Northern Illinois, fue sepultada en Hillside.

Adiós a una "hija de Cicero"

CHICAGO, Illinois - Catalina García, la estudiante de origen mexicano que falleció la semana pasada en el tiroteo en la Universidad de Northern Illinois, en Dekalb, fue sepultada el lunes en un cementerio de Hillside, al oeste de Chicago.

La joven de apenas 20 años de edad fue recordada como una "hija de Cicero" por autoridades de ese suburbio con densa población hispana durante una misa fúnebre acompañada con música de mariachi, cuatro días de que fue muerta a tiros con otros cuatro estudiantes por un ex alumno de su universidad.

"Ella eligió el duro camino de seguir la educación universitaria", dijo el rector de la Universidad de Northern Illinois, John Peters, durante el funeral de García.

A nombre de la universidad, Peters dio las condolencias a la familia desde el altar de la iglesia: "Catalina se nos fue demasiado joven y muy pronto, pero tocó muchas vidas con su alegría".

En inglés, y con ayuda de un intérprete en español, dijo que al asistir a la universidad, Catalina "trabajaba muy duro en clases y participaba en las actividades de la escuela".

"Sus padres deben estar muy orgullosos de ella, es un ejemplo de superación para todos, pero en especial para los jóvenes de esta comunidad", agregó el rector sobre la menor de cuatro hijos de una familia que había emigrado a Estados Unidos desde la ciudad mexicana de Guadalajara.

publicidad

El sueño de la joven de convertirse en profesora fue frustrado el jueves cuando Steven Kazmierczak, quien se había graduado en la universidad, regresó armado a la escuela y abrió fuego en un aula.

"Ella tenía metas y sueños. Nos inspiró a todos y debe inspirar a los jóvenes de nuestra comunidad", añadió Peters.

Un mariachi, agrupación de la música vernácula en México, interpretó salmos durante la misa que fue oficiada en español ante cientos de dolientes que abarrotaron el templo de Nuestra Señora de la Montaña.

Entre fotografías de García, el cuerpo de la joven yacía en un féretro rosa pálido, su color favorito que también fue llevado en prendas por las personas que acudieron al funeral.

En otros lugares de la zona hubo también ceremonias luctuosas por las otras cuatro víctimas fatales del tiroteo: Daniel Parmenter, de 20 años, Ryanne Mace, de 19, Julianna Gehant, de 32, y Gayle Dubowski, de 20.

Elogios para Catalina

Luego de una misa de cuerpo presente, los restos de la joven fueron trasladados al panteón Reina del Cielo, acompañados por un largo cortejo de familiares, amigos y vecinos.

Por la mañana, la Iglesia Our Lady of Mount, ubicada en este suburbio de Cicero, muy cerca de la casa de la familia García, abrió sus puertas para que la comunidad despidiera a la fallecida estudiante.

publicidad

Una multitud desfiló frente al féretro de 9 a 11 a.m. dedicándole sólo una oración, sin flores ni objetos, como dispuso la familia.

A las 11 a.m., el sacerdote Lawrence E. Collins ofició la misa en español, a la que asistieron más de 700 personas, y no se permitió el acceso de cámaras de video o fotografía de la prensa.

La misa estuvo organizada por el hermano de Catalina, Jaime García, quien dispuso el uso de una rosa del mismo color en la solapa de los familiares, y roja en el personal de seguridad de la iglesia, para identificarlos.

Todo transcurrió en completo orden y respeto. El ataúd de Catalina sólo fue cubierto por una manta religiosa beige y algunos arreglos florales que se recibieron por la noche se colocaron en las esquinas.

Durante la misa, familiares y amigos se turnaron para hacer guardias periódicas a los lados del féretro, mientras un mariachi entonaba música sacra.

Cuando hay una tragedia como ésta, dijo el sacerdote, "muchas personas buscan una razón por la que sucede, pero nunca se va a encontrar una razón, por eso hay que buscar consuelo de otra manera".

No podemos entenderlo, agregó Collins, "pero tenemos nuestra fe para encontrar fuerza y continuar... Que Dios consuele a la familia de Catalina".

A la misa, que duró una hora, asistieron además el vicegobernador del Estado de Illinois, Pat Quinn, y funcionarios del gobierno local.

publicidad

El ataúd metálico rosa de Catalina salió de la iglesia cargado por primos y amigos, seguido de sus padres Jacinto y Consuelo, así como de sus hermanos Jaime, Mayra y Joel.

Mejora una de las lesionadas

Mientras que el estado de salud de María Ruiz Santana, la otra joven mexicana que fue herida durante el tiroteo en la Universidad de Northern Illinois, la reportan en condición "estable y evolucionando".

Personal del Hospital del Buen Samaritano en Illinois confirmó por vía telefónica que la joven de 20 años aún no supera la situación crítica debido a los impactos de bala que recibió en la cabeza, cuello y tórax, pero evoluciona satisfactoriamente.

La cónsul de protección, Ioanna Navarrete, informó a Notimex que la familia de la estudiante ya se puso en contacto con el consulado mexicano a través de la universidad.

"No han pedido ningún tipo de ayuda, pero están enterados que cuentan con nosotros en lo que requieran, ahora sólo desean tener su espacio para ver como evoluciona la salud de su hija", expresó la diplomática.

Explicó que debido a lo poco común de la situación no hay una forma específica en la que pueda apoyar la oficina consular a la familia Ruiz Santana.

"No es un caso común, por eso sólo podemos ponernos a las órdenes de la familia, ofreciendo asistencia o cualquier ayuda que requieran", agregó.

publicidad

Precisó que el consulado apoyaría a la familia de la estudiante con algún gasto del hospital que no pudieran cubrir, si necesitaran buscar donadores de sangre o canalizar a la joven a algún tipo de terapia, por ejemplo.

La cónsul Navarrete insistió en que por ahora lo único que la familia pide es no tener el acoso de la gente o de la prensa y poder permanecer en el hospital informados de la evolución en la salud de su hija.

Ruiz Santana es mexicana por nacimiento, residente legal en la ciudad de Elgin, al noroeste de Chicago, y estaba registrada como extranjera en la Universidad de Northern Illinois donde estudiaba sociología y criminología.

La información obtenida sobre la joven la ubica como ex alumna de la Escuela Secundaria Larkin, donde ingresó en 2002, tomó dos años el programa bilingüe para jóvenes que no dominan el inglés y estuvo empleada en las oficinas administrativas.

El origen de las armas del tiroteo

Por otro lado se informó que el comerciante en internet que vendió un arma al autor del tiroteo en el Virginia Tech consideró una coincidencia aterradora el hecho de que ese mismo negocio haya vendido los accesorios para la pistola usada por el sujeto que mató a cinco estudiantes en la Universidad de Northern Illinois.

Eric Thompson dijo que su página de internet vendió dos cargadores vacíos y una funda para pistola Glock a Kazmierczak, el 4 de febrero, a sólo 10 días antes de que el joven de 27 años abriera fuego en un aula, donde mató a cinco personas y se suicidó.

publicidad

Otra página de internet operada por la empresa de Thompson, vendió también una pistola Walther calibre .22 a Seung-Hui Cho, quien mató a 32 personas en abril en el Virginia Tech y luego se quitó la vida.

"Todavía me aterran las coincidencias", dijo Thompson el viernes. "Estoy temblando. No puedo creer que alguien nos haya hecho otro pedido y haya hecho esto".

Su empresa TGSCOM Inc., con sede en Green Bay, Wisconsin, embarcó el pedido el lunes. Las facturas de la venta proporcionadas a The Associated Press por Thompson muestran que Kazmierczak recibió su pedido el martes.

Kazmierczak introdujo un fusil y tres pistolas al aula, el jueves. Thompson dijo que no tenía idea de si el atacante utilizó los productos adquiridos mediante la página de internet.

Cada cargador puede portar 33 balas, dijo Thompson. Aclaró que su página de internet no vendió balas ni pistolas a Kazmierczak.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad