publicidad
Las hermanas Yurelia y Fiorella Rocha Arias, nacidas en San José, Costa Rica, fueron operadas con éxito en Palo Alto.

Separan a siamesas costarricenses

Separan a siamesas costarricenses

Las gemelas siamesas costarricenses de dos años de edad, que estaban unidas por el tórax y el abdomen, han sido separadas con éxito.

Las hermanas Yurelia y Fiorella Rocha Arias, nacidas en San José, Costa...
Las hermanas Yurelia y Fiorella Rocha Arias, nacidas en San José, Costa Rica, fueron operadas con éxito en Palo Alto.

La operación de nueve horas para separar a Yurelia y Fiorella Rocha Arias fue "mucho mejor que lo previsto", pero sus probabilidades de sobrevivir son de apenas el 50 por ciento, según el cirujano que dirigió el procedimiento."Fue una operación muy riesgosa y complicada, y el resultado aún no se conoce. Las niñas enfrentan muchos más obstáculos en su camino a la recuperación", dijo el doctor Gary Hartman en una declaración.Los padres de las niñas, María y José Luis Rocha Arias, han pedido que se respete su intimidad y no hicieron declaraciones.El procedimiento fue considerado difícil en parte porque ambas siamesas compartían parte del sistema circulatorio.Más tarde en la semana, un cirujano va a tratar de corregir un grave problema en el corazón de Yurelia, que nació con problemas en el ventrículo derecho y otros defectos.A su edad, las gemelas pudieran ser más fuertes y capaces de recuperarse más rápidamente que pacientes más jóvenes. Pero sus músculos y esqueletos tuvieron más tiempo para fusionarse, lo que complicó la separación, dijeron médicos.Estudiosos estiman que la incidencia de gemelos siameses es de entre uno de cada 30 mil y uno de cada 200 mil en todo el mundo. La mayoría no sobreviven el embarazo y de los que nacen vivos, la mayoría mueren en las primeras 24 horas.Yurelia y Fiorella son hijas de inmigrantes nicaragüenses y nacieron en un hospital público de San José, Costa Rica, el 30 de agosto de 2005.Desde julio pasado las niñas viajaron a Estados Unidos para someterse a exámenes, valorar la operación y además recibieron un tratamiento para estirarles la piel del tórax, el cual es el paso previo a la operación.La separación de las siamesas fue posible gracias a la colaboración de la Fundación Mending Kids International, que correrá con la mayoría de los gastos médicos, el traslado y la estadía de las niñas y su madre, María Elizabeth Arias, en el territorio estadounidense.El hospital, por su parte, que está donando los cuidados médicos y clínicos a la familia, no ha mencionado los costos aproximados que tendría el procedimiento quirúrgico.En la intervención del lunes, como parte del equipo médico del Hospital Infantil Lucile Packard, participó el cirujano costarricense Carlos Esquivel, quien estuvo a cargo de separar a las siamesas en la parte del hígado.El médico costarricense, radicado en Estados Unidos, es el jefe del departamento de trasplante de órganos múltiples del Hospital Infantil Lucile Packard y tiene más de 12 años de formar parte de ese centro médico, en Palo Alto, California.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad