publicidad
Así veo la Zona Cero desde la ventana de mi hotel (foto de Eduardo Orbea).

Sensaciones al pie de la Zona Cero

Sensaciones al pie de la Zona Cero

Así veo el vacío que dejaron las Torres Gemelas y que ahora ocupan dos albercas y una inmensa obra en construcción

Así veo la Zona Cero desde la ventana de mi hotel (foto de Eduardo Orbea).
Así veo la Zona Cero desde la ventana de mi hotel (foto de Eduardo Orbea).

Cambia, todo cambia

Recuerdo cuando venía por el Turnpike de New Jersey y me metía en el Holland Tunnel para salir al pie de las majestuosas torres sobre la calle Liberty. Eran los años ochenta y mis viajes a Nueva York eran frecuentes. A veces de paseo, otras, a buscar parientes o amigos al aeropuerto JFK.

La última vez que estuve en esta ciudad que nunca duerme fue en 1996. Y allí estaban, inmensas, frías pero señalando el cielo como el único camino a seguir.

Hoy, 15 años después, regresé a esta ciudad que tiene lo suyo. Y desde mi ventana en el piso 49 del hotel, veo el agujero que dejaron los ataques terroristas hace diez años. Cambia, todo cambia, dice la canción.

Y es verdad. Lo que ocupaban las dos torres del World Trade Center, hoy es una gigantesca obra en construcción que incluye dos albercas con agua, el Freedom Tower que se está levantando y que ya va por el piso 80 y andamios, muchos andamios.

publicidad

Recuerdo aquel martes soleado en la pantalla de mi pequeño televisor hace diez años. Una torre echaba humo. Y de repente, un avión se incrustó en la otra. Se nos vino el nuevo mundo, un mundo que de pronto se despojó de su inocencia y donde ya nada fue igual.

Miro la Zona Cero desde la ventana de mi hotel. Es también un día soleado. Y pienso en la gente que estaba trabajando. Las mujeres de negocios, los empleados del restaurante, los indocumentados que día a día se ganaban su sueldo en el corazón del mundo financiero, limpiando baños, rasqueteando pisos y sirviendo comidas.

Casi tres mil vidas son hoy el testigo silencioso que llena este vacío que cubre varias cuadras. Nada fue igual, especialmente para los seres queridos de las víctimas.

Por eso, recuerdo a aquellos cuyos restos nunca llegaron a sus seres queridos. A aquellos que socorrieron a las víctimas, a los paramédicos, a los bomberos.

'Mi vida cambió completamente aquel día', me dijo hace unas horas la madre de una de las víctimas.

A decir verdad, nos cambió a todos.

Las torres ya no están, tampoco esos seres que se fueron con ellas. Pero la vida sigue. Tal es así que en Nueva York hoy brilla el sol.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad