publicidad
Trabajadores inmigrantes agrícolas en un campo de California. 

Senador Kevin de León: Los inmigrantes forman California

Senador Kevin de León: Los inmigrantes forman California

California ha crecido y se ha convertido en el estado más grandioso de la nación gracias a los inmigrantes.

Trabajadores inmigrantes agrícolas en un campo de California. 
Trabajadores inmigrantes agrícolas en un campo de California. 

Por Kevin de León (D), líder del Senado Estatal de California.

“E pluribus unum” es una frase en Latín grabada en nuestras monedas que significa “De muchos, uno”. Eso es lo que somos como nación, y particularmente como californianos. California ha crecido y se ha convertido en el estado más grandioso de la nación.

Nuestra infraestructura -nuestras vías férreas, nuestras carreteras y puentes- fueron construidos por inmigrantes. Nuestra comida, nuestra ropa, nuestra música, arte y tecnología... estas industrias son centrales para el avance de California y todas son trabajadas por inmigrantes. Los inmigrantes le dan forma a California.

Ya sea que vengan de la Isla Ellis o la Isla Angel, a través del Rio Grande, Mexicali o Calexico, Tijuana, San Isidro o San Diego. Yo pregunto esto a la nación: ¿A qué le tenemos miedo al abrir nuestros brazos a millones de personas que trabajan y contribuyen a este país?

publicidad

Al darle paso al temor, al perseguir y apartar a aquellos que vienen a nuestra nación en busca de una mejor vida, estamos creando muchos de los problemas que buscamos evitar. Al forzar a los inmigrantes indocumentados a vivir y trabajar en las sombras, perdemos salarios, ingresos, innovación, perdemos, justicia y, lo más importante, perdemos nuestra identidad como californianos y americanos.

Cuando un inmigrante indocumentado no puede reportar un crimen perpetrado en contra de ellos o en contra de otros, sin temor a la deportación, permitimos la injusticia. Cuando les cortamos las oportunidades a los jóvenes brillantes, Dreamers, estamos limitando nuestro propio potencial. Esto no es política pública social inteligente, y no es política económica inteligente.

Hoy les recordamos al resto de la nación que California es diferente. Respetamos a los inmigrantes y reconocemos las contribuciones que han hecho a este Estado desde el principio. Servimos como modelo para el país. Pero como todos sabemos, tampoco hemos sido muy acogedores.

Hemos recorrido un largo camino desde los días del Acta de Exclusión China, de la deportación masiva de trabajadores Mexicanos durante la Gran Depresión y del encarcelamiento de los Japoneses durante la Segunda Guerra Mundial. Hace solo 20 años, con la Propuesta 187, hicimos chivos expiatorios a los inmigrantes en momentos de una economía difícil. El año pasado, como testamento de nuestro progreso, eliminamos el lenguaje inconstitucional de la Proposición 187 de nuestros códigos estatales.

publicidad

Hemos logrado las licencias de conducir para los residentes indocumentados, reforzamos las leyes laborales para los trabajadores inmigrantes, implementamos la colegiatura estatal y la ayuda financiera para los Dreamers, la protección contra las deportaciones injustas y la lista continúa. California hoy es un mejor estado por estos logros. Pero aún permanecen muchas barreras para los indocumentados. Barreras que limitan su pleno potencial y, por ende, el pleno potencial de nuestro estado. Podemos hacer más y haremos más.

Un esfuerzo conjunto entre el Senado y la Asamblea el cual anunciamos este mes, ha producido un paquete de 10 proyectos de ley que mejoraran las vidas de los inmigrantes de California.

Reafirmamos como líderes de la Legislatura en voz muy alta "e inequívocamente- nuestro compromiso a los inmigrantes presentando este paquete de proyectos de ley en California para protegerlos.

La forma en que tratemos a los inmigrantes reflejará el compromiso de los valores que tengamos como americanos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad