publicidad

Sen. Mel Martínez no buscará reelección

Sen. Mel Martínez no buscará reelección

Mel Martínez anunció este martes que no buscará una reelección en 2010, alegando que prefiere pasar más tiempo con su familia.

Martínez apoyó una reforma migratoria que selle las fronteras del país, pero permita a los inmigrantes indocumentados legalizar su situación y trabajar en Estados Unidos. La medida no fue popular entre los miembros de su partido. Desmintiendo el hecho de que su dificultad de ser reelegido se basara en el hecho de que Obama ganara en Florida, Martínez dijo que él ha enfrentado mayores obstáculos en su vida.Como sus otros colegas cubanoamericanos en el Congreso, Martínez se opone a cualquier negociación en Cuba con Fidel o Raúl Castro, o al levantamiento del embargo.Nacido el 23 de octubre de 1946 en Sagua La Grande (centro de Cuba), Melquíades Rafael Martínez llegó en 1962 a Estados Unidos, a los 15 años de edad, como parte de la "Operación Pedro Pan", de la Iglesia Católica, que ayudó a más de 14 mil niños a abandonar la isla caribeña.Inició su carrera política en la ciudad de Orlando, siendo elegido alcalde del condado de Orange en 1998.Dos años más tarde, copresidió la campaña en Florida del entonces candidato republicano a presidente, George W. Bush, y tras la elección fue nombrado secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, puesto al que renunció en 2004 para postularse al Senado.Fue en la campaña por la candidatura republicana que el niño víctima devino en un áspero político, acusando en anuncios a su compañero de partido y veterano congresista Bill McCollum de ser "el querido de los homosexuales", por haber apoyado una ley contra los crímenes de odio en el país.El entonces gobernador de Florida, Jeb Bush, le pidió que retirara los anuncios.Uno de los diarios más importantes del estado, el St. Petersburg Times, le quitó el apoyo que le había otorgado como candidato moderado que fue hasta el momento, y lo calificó de "ambicioso político que ha recurrido a tácticas sin principios para ser elegido".No obstante, Martínez se llevó la candidatura, y con su rival demócrata al Senado, Betty Castor -una ex presidenta universitaria-, protagonizó también una de las más hostiles campañas de la elección presidencial de 2004.Presentó a Castor como una líder asociada al terrorismo porque no despidió a mediados de los '90 de su puesto a un ex profesor universitario acusado de vínculos con la Yihad Islámica Palestina, quien a fin de cuentas fue exonerado de los cargos.Los ataques rindieron fruto, aunque Martínez se alzó con una mínima ventaja sobre Castor, de poco más de 70 mil votos en todo el estado, y menos del uno por ciento en lo que se supone fueran sus bastiones en Orange y Miami.Así se convirtió en el primer senador cubanoamericano del país. La polémica, sin embargo, no lo abandonó en el Senado.En abril de 2005 se vio en medio de otro incidente por haberle pasado a un colega un memorando que llamaba a los republicanos a sacar ventaja política del caso de Terri Schiavo, una mujer en estado vegetativo a quien se le retiró un catéter alimentario que la mantenía viva, a petición de su esposo y contra los deseos de sus padres.Martínez culpó a un ayudante por el memo, y aceptó su renuncia. Tras el anuncio de Martínez, la especulación sobre quién lo reemplazaría no se hizo esperar. Nombres como el demócrata Dan Gelber de Florida, el republicano Vern Buchanan, el demócrata Ron Klein del Condado Palm Beach, ex presidentes de la Cámara de Representantes de Florida, Marco Rubio y Allan Bense, ambos republicanos, y el ex gobernador de Florida, el republicano Jeb Bush, están sonando desde ya.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad