publicidad
.

Cómo evitar vendedores agresivos logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9...

Cómo evitar vendedores agresivos

Cómo evitar vendedores agresivos

Un grupo de compradores te comparte tips para librarte de los vendedores que te resultan incómodos y hasta agresivos.

Cómo evitar vendedores agresivos 58367cc41c1a4507823d30509e58f1fd.jpg

Las estrategias

Durante los días festivos del último invierno, el empleado Tod Marks fue abordado por una vendedora de kit de manicura que le pescó una mano y  empezó a pulirle la uña de su dedo meñique “como si fuera la lámpara de Aladino”, nos dijo, mientras le hacía todo tipo de preguntas personales. Finalmente se pudo escapar retirando su dedo de las manos de la vendedora.

Los lectores del blog de Marks, llamado el blog de Tightwad Tod, que aparece en ConsumerReports.org proponen estas estrategias para lidiar con los vendedores demasiado agresivos (que afortunadamente no son muy comunes).

Di que sólo estás echando un vistazo. Es posible que un vendedor te deje en paz si le queda claro que perderá el tiempo contigo en una venta que no se va a realizar.

publicidad

Sé firme. Si no estás seguro de lo que buscas, di que vas a ver primero, pero que pedirás ayuda si tuvieras alguna pregunta.

Pide una tarjeta de negocios. De esta manera, si decides comprar, puedes preguntar por ese vendedor que recibirá una comisión.

Di que estás comparando productos. Te verás como un comprador inteligente que no se deja impresionar fácilmente con lo que le cuentan.

Utiliza lenguaje corporal. No necesitas pisar fuerte para que te dejen en paz; evita el contacto visual, sonreír o hacer otros gestos que te hagan parecer accesible.

Sé directo. Cuando te topes con un representante de atención al cliente que esté malhumorado, pregúntale si ha tenido un mal día. Si el empleado continúa refunfuñando, pídele una explicación de su mala educación. “Ambas técnicas hacen que la persona cambie de actitud y se dé cuenta de su mal comportamiento”, afirma un lector, “aunque sea por un segundo”.

Vete a otro lado. Eso hizo un lector en la peluquería de un centro comercial cuando el recepcionista le presentó a la estilista que estaba muy ocupada enviando mensajes de texto por su celular como para saludarlo.

Responde con frases hechas. Ante cualquier pregunta de un vendedor agresivo, ya sea “¿es una persona de negocios?” o “¿le gustaría ahorrar $100 hoy?”, un lector siempre contesta: “No gracias, con permiso, hasta luego”.

publicidad

Desarrolla “una pose”. Otro lector sugiere “portarse como si llegara al centro comercial con un niño pequeño a rastras… una mezcla entre exasperación y locura”.

No importa qué tan brusco sea el vendedor, no hay excusa para lanzar insultos ni “pisarle los pies” (dos sugerencias que recibimos), afirma Renee Evenson, autora del libro “Capacitación de Atención al Cliente 101”. “Retroceda, mantenga la calma y respire profundamente”, explica. Dile al vendedor, de manera clara y respetuosa, que no estás de acuerdo con la manera en que está siendo tratado. Si la presión continúa, quéjate con un superior.

Todos tenemos un mal día de vez en cuando, admite Evenson, y un poco de empatía (“veo que está ocupado, ¿pero podría permitirse unos minutos para ayudarme?”) puede dar como resultado un mejor servicio, así como decir “por favor” y “gracias”.

Y hablando de clientes maleducados…

Los compradores, a su vez, irritan a los vendedores al exigir en lugar de pedir ayuda, culpar a los empleados por los problemas, no mostrar un mínimo de cortesía o usar teléfonos celulares mientras piden ayuda, dice Renee Evenson, experta en atención al cliente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad