publicidad
.

Dos miembros de cártel mexicano son condenados por secuestro en Carolina del Sur

Dos miembros de cártel mexicano son condenados por secuestro en Carolina del Sur

Agentes del FBI presentaron como evidencia llamadas grabadas cuando negociaban con los secuestradores que amenazaban con matar a la víctima.

Dos miembros de un cartel mexicano del narco fueron hallados culpables de secuestrar a un hombre en Carolina del Sur y mantenerlo como rehén casi una semana en una disputa por marihuana valuada en 200,000 dólares.

El fiscal federal Bill Nettles dijo que el jurado tardó menos de una hora en hallar a Juan Fuentes Morales y Rubén Ceja Rangel culpables de secuestro y toma de un rehén.

Fuentes y Ceja fueron acusados el año pasado, junto con un tercer hombre, Luis Castro Villeda. Las autoridades dicen que el trío se hizo pasar por agentes de la policía y que secuestraron a un hombre que iba a trabajar en St Matthews, a unas 30 millas al sureste de Columbia.

El camión de la víctima, aún en marcha, se quedó orillado a un lado de la carretera con su puerta abierta. Con los ojos vendados y atado, el hombre fue plagiado a punta de pistola. Fue llevado a una casa cerca de Garland, en Carolina del Norte, antes de ser trasladado a otro inmueble cerca de Roseboro, en Carolina del Norte.

Allí, según los fiscales, el hombre tenía los ojos vendados y permanecía encadenado a un banco.

Después de que agentes del FBI rastrearon las llamadas teléfonicas a petición de los vecinos, se logró rescatar al hombre ileso.

Según las autoridades, las pruebas presentadas en el juicio demostraron que el padre del hombre secuestrado tenía una deuda de drogas con los miembros de un cártel mexicano.

Los miembros del jurado escucharon varias llamadas telefónicas grabadas por el FBI en donde se escucha a los negociadores y en donde también se escucha cómo amenazan con sacarle los ojos a la víctima y matarlo si el padre no pagaba el rescate.

Castro Villeda ya fue condenado a 30 años de prisión. Fuentes y Ceja se enfrentan a un mínimo obligatorio legal de 32 años por los cargos de armas de fuego y además podrían enfrentar cadena perpetua por secuestro y toma de rehenes.

La víctima, según los agentes, participó en la entrega de cocaína, marihuana y dinero a lo largo de Carolina del Sur y Carolina del Norte. Ha sido acusado de conspiración para distribuir drogas y se enfrenta a una posible condena de 20 años si es declarado culpable.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad