publicidad
Los sospechosos en el asesinato de Marilyn Pharis: el inmigrante indocumentado Víctor Aureliano Martínez (izq.) y José Fernando Villagomez.

Se reabre el debate sobre los indocumentados que cometen crímenes

Se reabre el debate sobre los indocumentados que cometen crímenes

Por segunda vez en menos de un mes, el sospechoso arrestado por un asesinato en California fue identificado como indocumentado.

Los sospechosos en el asesinato de Marilyn Pharis: el inmigrante indocum...
Los sospechosos en el asesinato de Marilyn Pharis: el inmigrante indocumentado Víctor Aureliano Martínez (izq.) y José Fernando Villagomez.

Por segunda vez en menos de un mes, el sospechoso arrestado por un asesinato en California fue identificado como indocumentado, reanudando en ese estado la discusión sobre la deportación de criminales.

En el ataque más reciente, las autoridades acusaron a Víctor Aureliano Ramírez, un hombre sin papeles de 29 años, de violar y herir mortalmente a Marilyn Pharis, de 64 años, en su hogar en la ciudad californiana de Santa María el pasado 24 de julio.

El jefe de policía de la ciudad, Ralph Martin, responsabilizó a las políticas del gobierno por el ataque a Pharis. “No soy descuidado al decir que desde Washington hasta Sacramento, hay un rastro de sangre hasta el cuarto de Marilyn Pharis”, dijo Martin el viernes pasado en una rueda de prensa.

publicidad

La policía había arrestado a Ramírez por posesión de metanfetaminas dos semanas antes del ataque a Pharis, pero no lo entregaron a autoridades migratorias para ser deportado, según Martin.

“¿Saben lo que tuvimos que hacer? Tuvimos que dejarlo ir. Ese es el problema con este sistema. Esto no sucede solo en Santa María, sino en todo California y en todo Estados Unidos”, dijo.

El jefe de policía explica que no podía mantener en detención a Ramírez sin una orden del Servicio de Inmigración (ICE). Por su parte, ICE alega que no emitió una orden de detención porque Ramírez no tenía antecedentes criminales u orden de deportación.

Piden guías claras

Las autoridades de Santa Bárbara, el condado donde vivía Pharis, han pedido al gobierno federal que “proporcione guías claras” para detener o mantener en detención a inmigrantes indocumentados con el propósito de deportarlos.

Según un comunicado de Oficina del Alguacil del condado, las reglas actuales sobre el cumplimiento de pedidos de detención de ICE crean “ un conflicto significativo, legal y moral, para los alguaciles de California”.

La detención de inmigrantes en California se guía por dos leyes: una ley estatal que identifica las situaciones en que se puede detener a una persona basándose en un pedido de ICE, y un fallo federal que dicta que mantener a una persona bajo custodia por un pedido de ICE puede violar sus derechos constitucionales.

publicidad

Basándose en estas restricciones, “es nuestra política que ICE debe obtener una orden judicial o una orden de arresto firmada por un juez o magistrado federal para que se mantenga en custodia un individuo que no tiene cargos locales que lo requieran”, dice el comunicado.

Un ataque a domicilio

Las autoridades detuvieron a otro sospechoso -José Fernando Villagomez, de 20 años- en conexión al ataque ocurrido el 24 de julio, en el que Pharis fue víctima de violación, robo y además fue agredida con un martillo, según reportaron los medios locales.

La mujer estaba en su casa un viernes en la mañana cuando Ramírez, junto a su presunto cómplice, entró a su hogar y la agredió,  según un reporte preliminar de la policía de Santa María. Al llegar al hogar de Pharis, quien había sobrevivido el ataque, las autoridades utilizaron un canino para rastrear a Ramírez, que había huido a otra casa en un intento de evadir a la policía.

Tras ser capturado, Ramírez se declaró no culpable de intento de asesinato, violación sexual y robo a domicilio. Pharis falleció en el hospital ocho días después, y el cargo de intento de asesinato fue elevado a asesinato. Villagomez también fue acusado por el ataque tras ser detenido cinco días después.

El incidente ocurrió pocas semanas luego de que Francisco Sánchez, un hombre indocumentado de 45 años, presuntamente matara a tiros a Kate Steinle, de 32, en el Muelle 14 de San Francisco a principios de julio.

publicidad

En respuesta al asesinato de Steinle, la Cámara de Representantes federal aprobó a fines de julio una ley que penaliza a jurisdicciones (como San Francisco) conocidas como "ciudades santuarios", en las que las autoridades locales no cooperan totalmente con el Servicio de Inmigración federal.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad