publicidad
El voto latino de California se convierte en un objetivo prioritario de los aspirantes demócratas.

Se esperan pocos votantes el martes

Se esperan pocos votantes el martes

Expertos vaticinan que las elecciones de San Francisco se decidirán por un mínimo de votantes, debido a la carencia de una contienda fuerte.

El voto latino de California se convierte en un objetivo prioritario de...
El voto latino de California se convierte en un objetivo prioritario de los aspirantes demócratas.

El problema radica, según un análisis del San Francisco Chronicle,

en que el número de votantes inscritos en la ciudad ha caído en más de

9 por ciento desde los comicios de noviembre de 2003.Esto, según expertos, se debe a un sin número de factores como un

proceso de inscripción más limpio y estricto, así como la prohibición

-según una nueva ley municipal- de exhibir anuncios políticos en postes

del tendido eléctrico y otros lugares públicos."San Francisco es una ciudad altamente móvil, con mucha gente entrando

y saliendo", explicó David Lee, director ejecutivo del Comité de

Educación al Votante Chino-Americano, en entrevista con el San

Francisco Chronicle. "Los números [de los votantes] pueden cambiar

publicidad

rápidamente".Hace cuatro años, precisó el diario, justo antes de la elección para

alcalde en la que se enfrentó al actual jefe del cabildo Gavin Newsom

contra el entonces supervisor Matt Gonzalez, en San Francisco había un

total de 461,255 votantes inscritos.Sin embargo, para el pasado 22 de octubre, cuando venció el plazo de

registración previo a las elecciones de este martes, el número de

votantes empadronados había bajado a 418,726, añadió el rotativo.El mismo fenómeno, aunque en menor escala, ha ocurrido en otras

comunidades del área de la Bahía. En los condados de Alameda, Marin,

Santa Clara y Solano también se han reportado menos votantes inscritos

que hace cuatro años.Pero muchos de estos "votantes desaparecidos" probablemente jamás

estuvieron ahí, sugirió John Arntz, el director de elecciones de San

Francisco en entrevista con el Chronicle.El funcionario explicó que los esfuerzos para limpiar de los listados

electorales los votantes que se han mudado, muerto, o sido

encarcelados, han ganado velocidad en todo el estado.

"Nuestro proceso de limpieza está mejorando", dijo Arntz al rotativo.

"Nuestra base de datos de inscritos compara nuestros archivos con los

publicidad

del Departamento de Vehículos Motorizados y los cambios de domicilio de

la oficina postal para tener un listado más actualizado".Gran parte de esa información ahora se recibe de la Oficina del

Secretario de Estado de California, que proporciona a los condados

información actualizada sobre fallecimientos, sentencias de cárcel, y

cambios de direcciones de una variedad de recursos locales y estatales.Una nueva base de datos de votantes, conocida como VoteCal, se espera

que funcione en todo el estado a partir del 2009, haciendo aún mucho

más fácil que los condados compartan información, se informó.En los comicios de este martes, se espera que la fiscal del distrito

Kamala Harris (quien busca la reelección enfrentar sin contrincante

alguno), así como Newsom y el alguacil Michael Hennessey, salgan

victoriosos debido a que carecen de aspirantes que pongan en juego sus

candidaturas.Lo cierto es, opinaron algunos expertos, que sin una contienda fuerte

en la boleta y pocas propuestas de interés, es poco probable que muchas

personas hábiles para votar en realidad se inscriban para hacerlo.La falta de competencia, añadió el San Francisco Chronicle, también se

traduce en que menos campañas están gastando tiempo y dinero para

realizar campañas de inscripción de votantes, como usualmente ocurre en

publicidad

años electorales.Para muchos expertos, los números no mienten. Desde febrero hasta la

fecha, sólo 154 votantes añadieron sus nombres en los listados de la

ciudad, indicó el diario.Ese número es extremadamente inferior a los 26,652 que se inscribieron

durante el mismo periodo en 2003; y los 75,339 que se registraron en

1999, cuando el supervisor municipal Tom Ammiano se esforzó por

inscribir la mayor cantidad de votantes posibles para enfrentar al

entonces alcalde Willie Brown, quien fue electo para un segundo término.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad