publicidad
.

Se eleva en Texas el número de ejecuciones logo-noticias.6bcb5218ff723b3...

Se eleva en Texas el número de ejecuciones

Se eleva en Texas el número de ejecuciones

Texas superó el número de condenados a muerte a los que se suministró la inyección letal en el mismo periodo de 2006.

De acuerdo con el Departamento de Justicia Criminal de Texas (TDCJ), en el presente año han sido ejecutados 18 reos, entre los que se cuentan seis hispanos, mientras que en el mismo periodo de 2006 habían sido ejecutados un total de 14.

"Es lamentable que el estado de Texas ejecute a este ritmo a sus reos, cuando en otros estados como en California el número de condenados a muerte que son sometidos al proceso de muerte no superan los tres a cinco al año", dijo a Efe la directora de la Coalición en contra de la pena de muerte en El Paso, Carol Tures.

Según estadísticas del TDCJ, el año pasado fueron ejecutados 24 reos, cifra que se ha convertido en un promedio anual desde hace 10 años.

Sin embargo este año han sido sometidos ya a la inyección letal 18 presos, y hay 13 más que cuentan ya con una fecha para su ejecución, entre ellos el hondureño Heliberto Chi, nativo de San Pedro Sula, y quien está programado para ser escoltado a la cámara de la muerte el próximo 3 de octubre.

Chi, actualmente de 29 años, fue condenado en 2002 en Arlington, Texas, por el asesinato de una persona en 2001 en una tienda de ropa para hombres, durante un robo a mano armada.

De acuerdo con su ficha carcelaria, el hoy condenado a muerte, ingresó en el establecimiento armado con una pistola calibre 38, y disparó en contra de un hombre de 56 años por la espalda así como en contra de un joven hispano de 18 años.

publicidad

El joven se recuperó de sus heridas, pero el hombre de 56 años murió durante el ataque, dice el expediente de Chi.

En otro caso, personal del TDCJ informó a Efe que el hispano Rolando Ruiz, quien tenía fecha de ejecución el 10 de julio pasado, recibió una suspensión temporal del proceso el mismo día en el que estaba se esperaba que recibiera la inyección letal.

"El hecho de que estén programados para morir en una fecha determinada, no quiere decir necesariamente que la ejecución se llevará a cabo, ya que las cortes pueden aceptar algún recurso de última hora", señaló una portavoz de TDCJ, que prefirió no identificarse.

Existen casos como el de el mexicano César Fierro, condenado hace 27 años a muerte en Texas por el asesinato de un taxista, y a quien se le han suspendido ya 14 fechas de ejecución, algunas de ellas el mismo día programado para su muerte.

Fierro, originario de Ciudad Juárez, es uno de los 51 mexicanos para quienes la Corte Internacional de Justicia (CIJ) determinó en marzo de 2004, la necesaria "revisión y reconsideración de la condena a la luz de la violación a sus derechos consulares".

El Tribunal de La Haya encontró que EEUU violó la Convención de Viena sobre relaciones y derechos consulares porque los condenados mexicanos no fueron informados de su derecho a contactar al personal de los consulados de su país al momento de su arresto.

publicidad

En el caso de Fierro por no haber dado aviso al Consulado de México en El Paso durante su detención en 1979.

Desde 1982 a la fecha, el estado de Texas ha ejecutado a 397 reos condenados a muerte, y actualmente hay 380 reos en el pabellón de la muerte, localizado en Livingston, de los cuales el 27,6 por ciento es hispano, el 27,9 por ciento anglo, el 41,6 por ciento afroamericano. El resto es clasificado como de otros grupos étnicos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad