publicidad
El duelo entre los candidatos de Florida al Senado en Washington y a la gobernación del estado se ha enconado con el aumento del intercambio de ataques y descalificaciones en la campaña de anuncios de televisión.

Se acalora la contienda electoral en Florida

Se acalora la contienda electoral en Florida

El duelo entre los candidatos de Florida al Senado en Washington y a la gobernación del estado se ha enconado con el aumento del intercambio de ataques y descalificaciones en la campaña de anuncios de televisión.

El duelo entre los candidatos de Florida al Senado en Washington y a la...
El duelo entre los candidatos de Florida al Senado en Washington y a la gobernación del estado se ha enconado con el aumento del intercambio de ataques y descalificaciones en la campaña de anuncios de televisión.

Aumentan los ataques políticos

MIAMI, Florida - El duelo entre los candidatos de Florida al al Senado en Washington y a la gobernación del estado se ha enconado con el aumento del intercambio de ataques y descalificaciones en la campaña de anuncios de televisión.

Para cubrir el puesto en el Senado por Florida, el aspirante republicano, Marco Rubio, parece tener el viento a favor, según todas las encuestas.

Sus rivales, el independiente Charlie Crist y el demócrata Kendrick Meek han renovado sus ataques contra Rubio al situarse como el gran favorito.

Por ello, la nueva estrategia de Meek consistirá, antes que en atacar a Crist para preservar el caladero de votos demócratas, en centrarse en Rubio, de 39 años, que ha sabido canalizar el enfado de muchos electores con el gobierno federal.

publicidad

Por su parte, Crist, actual gobernador de Florida, en su nuevo ataque a Rubio en los anuncios de televisión pinta al aspirante republicano como un político que aboga por ampliar la edad de jubilación como condición necesaria para recibir los beneficios federales.

El anuncio con visos populistas reza: "Trabaja más años, arréglate con menos, ese es el plan de jubilación de Rubio", en un intento por atemorizar a los electores de mayor edad residentes.

En ese mismo sentido, Meek acusó a Rubio de querer "privatizar" la Seguridad Social, al tiempo que resaltó de forma negativa el respaldo que el candidato republicano ha recibido del ex vicepresidente Dik Cheney.

En defensa de Rubio saltó el ex gobernador republicano de Florida Jeb Bush, quien señaló que Crist debería avergonzarse por este "ataque lleno de falsedad" contra Rubio en torno a las prestaciones de la Seguridad Social a los jubilados.

Las últimas encuestas muestran a Rubio en una situación cómoda y de clara ventaja respecto de sus rivales.

La encuesta elaborada por TCPalm.como/Zogby otorga a Rubio una ventaja porcentual de 39.2 a 33 en estimación de voto frente a Crist.

El candidato demócrata Meek recibe sólo el 17.6 por ciento de estimación de voto y parece haberse descolgado de la batalla por el escaño vacante en el Senado federal.

En otro reciente sondeo, elaborado por la Universidad Quinnipiac, Rubio obtiene una ventaja porcentual de 46 a 33 en estimación de voto frente a Crist, con un margen de error del 2.9 por ciento.

publicidad

Meek obtiene sólo un 18 por ciento de estimación de voto.

Rubio, de origen cubano y ex presidente de la Cámara estatal de Florida, es una de las nuevas estrellas de la base republicana y el aparato del partido, así como el candidato favorito del movimiento ciudadano conservador conocido como Tea Party.

Además, Rubio cuenta con el privilegiado respaldo económico en su campaña de anuncios de un poderoso grupo próximo a los republicanos, el American Crossroads, creado por Karl Rove, el principal asesor político durante la presidencia de George W. Bush (2001-2009).

El último anuncio de la campaña de Rubio apunta a la línea de flotación de Crist: "La elección es clara. Marco Rubio defiende a los contribuyentes al decir no al fracasado (plan de) estímulo de Obama. Charlie Crist lo abrazó".

Crist, de 53 años, renunció al Partido Republicano y presentó su candidatura como independiente, tras comprobar que su popularidad entre los republicanos caía en picado en beneficio de Rubio.

La batalla por la gobernación

En paralelo a la batalla electoral del Senado, no son menores los ataques y descalificativos en la campaña al cargo de gobernador de Florida entre el republicano Rick Scott y la demócrata Alex Sink.

El intercambio de acusaciones entre ambos contendientes sobre la práctica turbia en los negocios se ha sucedido de forma ininterrumpida.

publicidad

Sink, de 62 años y actual jefa de Finanzas de Florida, cuestionó en diversos anuncios de televisión en los que aparecen agentes de la policía la decisión de Scott de acogerse a la Quinta Enmienda de la Constitución (que le protege de la autoincriminación, para negarse a dar testimonio) en un caso relacionado con una de sus compañías.

Por su parte, la campaña del millonario empresario Scott atacará próximamente a Sink por su presunta responsabilidad cuando era presidente del NationsBank de Florida en dudosas y cuestionables prácticas de ventas y otros asuntos relativos a pérdidas de fondos.

Scott obtuvo esta semana un importante aval al lograr el apoyo de los tres republicanos con mayor influencia en la comunidad cubana de Miami: los congresistas Ileana Ros-Lehtinen, Lincoln Diaz-Balart y Mario Diaz-Balart.

Los tres indicaron que respaldan a Scott principalmente por su plan para reactivar la economía del estado, aunque están en desacuerdo con su plan para poner en práctica en Florida una ley parecida a la promulgada en Arizona.

La más reciente encuesta elaborada por NewsChannel 5-Zogby otorga a Sink una apretada ventaja porcentual de 41.1 a 38.5 en estimación de voto frente a Scott, de 57 años, un inversionista novato en la arena política que ha gastado más de 50 millones de dólares de su bolsillo en la campaña electoral.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
publicidad