publicidad

Schwarzenegger declaró una "emergencia fiscal" en California

Schwarzenegger declaró una "emergencia fiscal" en California

El gobernador Arnold Schwarzenegger declaró una "emergencia fiscal" en California para hacerle frente al déficit que enfrenta el estado.

Propuso subir los impuestos

SACRAMENTO, California - El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, declaró el lunes un "estado de emergencia fiscal" ante el enorme déficit fiscal agudizado por la crisis económica que ha reducido los ingresos de los impuestos.

Schwarzenegger propuso la celebración de una sesión extraordinaria de la Legislatura de California, justamente en el día que comenzó el nuevo período de sesiones con la toma de posesión de los 39 nuevos asambleístas y senadores estatales.

"Hace cuatro semanas convoqué una sesión especial, y la Legislatura no consideró nuestros problemas lo suficientemente graves como para actuar, y poner sus diferencias a un lado. Espero que con esta nueva Legislatura las cosas sean diferentes", dijo el gobernador.

El estado afronta un déficit de $11,200 millones de dólares que podría llegar a más de $28 mil millones en los próximos 18 meses, si es que no se adoptan medidas para reducir los gastos.

Si la nueva Legislatura no actúa dentro de 45 días, no podrán considerar otros temas, ni tampoco podrán levantar la sesión.

"Sin una acción inmediata nuestro estado se encaminará a un desastre tributario, y es por eso... que no estoy perdiendo ni un momento en convocar a una sesión especial por emergencia fiscal", dijo Schwarzenegger en un discurso preparado con antelación.

publicidad

"Tenemos que actuar ahora y tomar decisiones difíciles. Sé que este no es un buen momento para aumentar impuestos y aprobar recortes, pero son necesarios para evitar algo peor más adelante", añadió el mandatario estatal.

El gobernador agregó que de seguir la actual situación el estado podría llegar a agotar sus finanzas el próximo mes de febrero. California es un estado tan grande como Italia, con 38 millones de habitantes, y que si fuera independiente sería la sexta economía del mundo.

Schwarzenegger nuevamente está pidiendo una solución equilibrada que incluya reducciones presupuestarias de impuestos y un plan de estímulo económico.

En una sesión especial realizada el mes pasado no se pudo pactar un acuerdo, por lo que el problema se heredó a la nueva legislatura que juramentó el lunes. Pero hay pocos motivos para pensar que los legisladores republicanos cederán.

Esta declaración de emergencia se produjo poco después de que Estados Unidos oficializó que se encuentra en recesión y dos meses después de la promulgación de la ley de presupuesto de California, tras 85 días de crisis entre Schwarzenegger y la legislatura estatal.

Entretanto, el Senado estatal estrenó nuevo presidente con la elección oficial del representante demócrata de Sacramento, Darrell Steinberg, que, según los analistas, aportará un ambiente de cambio.

publicidad

"Steinberg es el tipo de persona que sabe cómo llegar a acuerdos con ambos republicanos y demócratas, y de una manera realista", dijo Tim Hodson, experto en política de la Universidad Estatal de California en Sacramento (CSUS).

Ese realismo fue evidente en su discurso de inauguración que estuvo enfocado en un espíritu de cooperación y acción.

Hay confianza en la Legislatura

"El público ha perdido la confianza en nosotros, y en nuestra capacidad de resolver los problemas del estado. Tenemos un sistema que está descompuesto, y que necesitamos cambiar", dijo Steinberg.

Agregó que espera la acción inmediata del Senado en cuanto a los problemas fiscales del estado.

Steinberg agregó que espera cambiar la votación para la aprobación de un presupuesto estatal y que sea por mayoría, en vez de necesitar las dos terceras partes del cuerpo legislativo.

Varios republicanos expresaron también que esperan cambios y prioridades.

"No hemos manejado nuestras finanzas de la manera más apropiada, y tenemos que detener este sube-y-baja en nuestra economía", expresó el líder de los republicanos, Dave Cogdill.

No obstante, Cogdill aclaró: "Ante todo creo que nuestra determinación (contra el aumento de impuestos) es más pronunciada de lo que ha sido antes debido a la situación económica (del país)".

publicidad

Los republicanos se oponen a un aumento de impuestos para cerrar el actual déficit fiscal, mientras que los demócratas se oponen a realizar reducciones adicionales en los gastos.

"Tenemos que esperar a ver si la ideología de los nuevos legisladores republicanos está a la par del liderazgo y si van a votar con su partido, o con la mayoría (demócratas)", dijo Hodson.

Los republicanos perdieron varios importantes asientos en ambas cámaras, pero su importancia sigue vigente, ya que se necesitan votos de por lo menos un republicano en el Senado y seis en la Asamblea para aprobar un presupuesto estatal, o aumentar cualquier tipo de impuesto.

Por lo que los demócratas no cuentan con los dos tercios de mayoría en la asamblea o en el Senado que se requieren para aprobar aumentos a los impuestos o un presupuesto estatal.

"Espero que la experiencia que traemos nos sirva para trabajar juntos", dijo Steinberg.

En la sesión del mes pasado los demócratas propusieron un recorte por $8,200 millones en el gasto presupuestal y $8,200 millones de dólares en aumento a los impuestos. Los republicanos rechazaron la iniciativa y en su lugar intentaron promover un paquete de estímulos.

La propuesta de Schwarzenegger

Schwarzenegger pidió la implementación de ambas iniciativas, y ha ofrecido esencialmente el mismo plan que fue rechazado el mes pasado.

Su propuesta incluye un aumento a los impuestos para el consumidor por 1.5 puntos porcentuales -un centavo y medio por dólar- durante tres años, que generarían $3,500 millones de dólares en este año fiscal. También planea un aumento en las cuotas para el registro vehicular.

publicidad

El paquete de estímulos haría modificaciones al presupuesto para evitar más ejecuciones hipotecarias y preservar un fondo para el desempleo.

El déficit presupuestario de California para mediados de este año había sido calculado en $15 mil millones de dólares.

Los legisladores republicanos quieren vender propiedades estatales, como el Coliseo de Los Ángeles, y los demócratas proponen aumentar impuestos a los californianos más adinerados.

El contralor estatal, John Chiang, comentó que tanto la legislatura como el gobernador deben tomar "decisiones drásticas para evitar que, como en el verano pasado, California se vea en riesgo de suspender servicios vitales por falta de liquidez".

Esta es la primera vez que el gobernador republicano coincide con la mayoría demócrata en la legislatura en que balancear el déficit exige aumentar impuestos.

Sin embargo, funcionarios como el superintendente escolar estatal, Jack O"Connell, se oponen terminantemente a recortes en sus respectivas áreas.

"Reducir $2 mil millones de dólares a la educación a mediados del año escolar no sólo va a afectar irremediablemente la educación de nuestros niños, sino la economía estatal", dijo O"Connell, en alusión a que luego habrá que gastar en reparar la mala preparación escolar de este año.

Cada partido en la legislatura adelantó propuestas representativas de republicanos y demócratas para solucionar el déficit.

publicidad

Los republicanos, por ejemplo, propondrán esta semana que las empresas reduzcan descansos, horas extras y permisos para almuerzos y otros a los trabajadores, con el fin de reducir gastos y aumentar productividad, además de vender propiedades estatales.

Los demócratas, por su parte, rechazaron incrementar impuestos de tenencia vehicular, pero proponen aumentar impuestos a los californianos ricos y aceptan la propuesta del gobernador de incrementar los impuestos de venta temporalmente.

Al declarar el gobernador emergencia fiscal mañana lunes, la legislatura tendrá los primeros 45 días de sesiones del nuevo periodo, hasta el 14 de enero, para proporcionar soluciones al déficit.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad