publicidad
Uno de los atractivos es el Faro de Sanibel, construido en 1889 por Henry Sanan. Bañada por las aguas del Golfo de México, Sanibel es la más grande de las islas, mide 12 millas (19.3 kilómetros) de largo.

Sanibel y Captiva, las islas encantadas

Sanibel y Captiva, las islas encantadas

Ubicadas en la península de la Florida y bañadas por las aguas del Golfo de México, Sanibel y Captiva se descubren siguiendo la ruta que conduce a Fort Myers.

Uno de los atractivos es el Faro de Sanibel, construido en 1889 por Henr...
Uno de los atractivos es el Faro de Sanibel, construido en 1889 por Henry Sanan. Bañada por las aguas del Golfo de México, Sanibel es la más grande de las islas, mide 12 millas (19.3 kilómetros) de largo.

MIAMI, Florida - Ubicadas en la península de la Florida y bañadas por las aguas del Golfo de México, Sanibel y Captiva se descubren siguiendo la ruta que conduce a Fort Myers. A pesar del derrame de petróleo de la plataforma "Deepwater Horizon", la belleza de las islas permanece todavía con su hermosura natural inalterada.

El puente Sanibel Causeway fue construido en 1963 y, aunque es foco de controversia entre los ecologistas y los desarrollistas comerciales, nos permite acceder fácilmente a las islas observando el  bello paisaje.

"La historia de las islas se divide antes y después de la construcción del puente", explicó la historiadora Betty Anholt, que durante años estudió el lugar.

"Los primeros habitantes fueron indígenas calusa, cuyo origen es incierto. Algunos los consideran descendientes de los mayas, pero no hay pruebas concluyentes", agregó la experta.

publicidad

Un paraíso de aguas cristalinas

Hasta el momento, las islas siguen disfrutando de su rica vida silvestre pues, según la Cámara de Comercio de Sanibel y Captiva en su último informe actualizado, "las especies no se han visto afectadas por el derrame de petróleo", que se inició, en el Golfo de México, el 20 de abril, con la explosión y hundimiento de la plataforma petrolera "Deepwater Horizon".

La mancha de petróleo no ha alcanzado aún la costa suroeste del estado de Florida, según precisa el mapa de evolución del desastre ambiental, proporcionado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Varios catedráticos de la Universidad de Miami y expertos en desastres naturales y derrames petroleros confirman a EFE la misma situación y predicen que la marea negra no producirá un impacto inmediato sobre las costas al suroeste de Florida.

James Englehardt, director de cursos de postgrado y profesor de Ingeniería Ambiental, Civil y Arquitectónica, destacó por su parte que, "probablemente no se verán muestras de crudo sumergido en esta zona hasta, por lo menos, un mes".

La misma idea la compartió James N. Wilson, profesor auxiliar del departamento de Química, que explica que "no existen indicios de que haya crudo afectando el área y es probable que esto se mantenga así durante unas semanas".

publicidad

"La corriente bucle (que nutre la corriente de Florida y, finalmente, la del Golfo) no se encuentra próxima al suroeste de Florida, pero eso no significa que no se vea afectada, en un futuro, con la presencia de crudo mezclado en sus aguas superficiales", sostuvo el académico. 

Una gran reserva de caracoles

Fueron los nativos calusa los que descubrieron el tesoro que las islas guardan, la más grande reserva de caracoles en sus orillas. Para otros hay otros: Los que dejaron escondidos los piratas que fondearon en estas costas.

Cuentan que el bucanero Black Bart usó la isla Sanibel para ocultarse, y que el pirata José Gaspar mantenía a sus mujeres cautivas en la isla Captiva, de allí su nombre. Lo cierto es que durante el siglo XIX varios pioneros se instalaron en estos parajes.

En 1866, William Allen, construyó  el primer puente que fue luego destruido por un huracán y Henry Shanahan, en 1889, levantó el faro que actualmente se encuentra en la punta de Sanibel.

La carretera Periwinkle atraviesa las dos islas, así se puede llegar al J.N. "Ding" Darling Wildlife Refuge, una gran reserva ecológica de 6,400 acres, donde se aprecia la flora y fauna del lugar.

Con buenos binoculares puede hacer avistamientos de pájaros, existen alrededor de 300 especies, o simplemente caminar por los senderos, disfrutando de la naturaleza.

Playas paradisíacas

Las playas se extienden por kilómetros, las más famosas son Bowman's y Turner, y las mejores las de Captiva. Algunas son más propicias que otras para recoger caracoles, pero todas hacen el regalo de diversas y variadas conchas marinas, uno de los grandes atractivos del lugar.

publicidad

El Museo de la Concha Balley-Matthews, creado en 1995, ofrece una didáctica presentación de los moluscos y caracoles, y una documentación completa para los interesados.

"Tenemos una amplia colección de conchas", explicó la experta Kathleen E. Hoover, "con el más grande espécimen Horse Conch (Triplofusus Giganteus), encontrado en 1840. Además de información científica e intercambio con profesionales de las ciencias marinas, apoyamos a los coleccionistas de caracoles para su clasificación y estudio".

El mundo complejo del caracol se abre ante nuestros ojos, diversas formas, tamaños y colores guardan el misterio del mar. 

La razón por la cual estas islas están "encantadas de caracoles" se debe a que forman parte de la gran plataforma del Golfo de México, llamada Provincia Florida-Caribe.

La provincia acuática es una reserva de millones de años de conchas y moluscos marinos vacíos, cuyo animal se ha perdido y que las mareas o corrientes marinas lanzan a las orillas.

Se han encontrado más de dos mil quinientas variedades de caracoles. Un verdadero paraíso para los coleccionistas. Se ha establecido un  método y vocabulario para los recolectores y hay una serie de consejos y reglas que conviene seguir: esta prohibido tomar caracoles con el molusco dentro, las mejores horas de recolección son relacionadas con la marea baja y la marea alta.

publicidad

El Museo obsequia tablas de mareas y folletos con dibujos  de los caracoles para que pueda identificarlos. !Toda una aventura!.

Sanibel es la más grande de las islas, mide 12 millas de largo (19.3 kilómetros), pero Captiva, con solo 5 millas (8 km.), hechiza por su belleza y romanticismo.

Descanso y belleza

Muchas parejas se casan en la ecuménica Capilla del Mar, construida en 1903. Famosos actores y políticos eligen Captiva para descanso por la belleza de la naturaleza y la privacidad. Otro encanto de Captiva es la conservación de la antigua arquitectura isleña de madera  junto a casonas residenciales, la vegetación exuberantes y los atardeceres junto al mar.

"Nunca he sido más feliz que durante mis vacaciones en esta islas- confiesa el profesor  Marc Smith- playa, sol, buena lectura, pesca y amor. !Que más se puede pedir! ".

Las islas son también el paraíso de los pescadores y, si bien cada pez tiene su historia, los habitantes de estas islas parecen conocerla, hay varias marinas con información y  los capitanes de barco lo guiarán para que su pesca sea un éxito.   

El Capitán Bob es uno de ellos y nos comenta: "Se pueden alquilar barcos para pescar y también para pasear, tenemos programas didácticos para estudiantes y visitantes que amen la ecología, excursiones en canoas y buceo".

Los tres periódicos de las islas, que se distribuyen gratuitamente, lo pondrán al corriente de las actividades festivas del lugar, como el famoso Festival del Caracol, que se lleva a cabo en marzo y que atrae multitudes de coleccionistas y artesanos que ofrecen objetos, joyas y muebles realizados con  conchas marinas.

publicidad

En algunos negocios de regalos y en la Biblioteca se ven bellas acuarelas. La bibliotecaria Candice Heise nos explica: "Las islas atraen a artistas que viven y pintan aquí y  han creado la Liga de Artistas de Sanibel y Captiva".

Sin duda, el lugar es propicio para el arte y reflejar la belleza de la naturaleza.

Otra enamorada del lugar fue Ruth Hunter, una bella actriz de Broadway que fundó junto a su marido, Philip, el teatro Old Schoolhouse, donde se realizan representaciones y conciertos.

Desde cabañas hasta apartamentos

Las islas, aunque mantienen un ambiente natural tiene todas las comodidades, los alojamientos son variados desde pintorescas cabañas hasta departamentos o casas, según los planes de sus vacaciones y su presupuesto.

Después de un día de excursión nada mejor que una buena comida. Son muchos los restaurantes que ofrecen platos de pescado, comida internacional o Americana como el famoso The Bubble Room, típicamente decorado y especial para los niños.

Otros prefieren el Restaurante Muck  Duck, junto a la playa,  donde se  puede  tomar un buen trago mirando cómo el sol se oculta sobre las doradas aguas del Golfo.

Sanibel y Captiva son islas encantadoras y a la vez "encantadas" por el misterio de sus caracoles, la belleza de su naturaleza y la magia del mar. Descubrirlas es enamorarse y  desear volver.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad