publicidad

San Francisco recibió a los Blue Angels

San Francisco recibió a los Blue Angels

Por primera vez desde su fatal accidente en abril, el equipo de acrobacias aéreas, los Angeles Azules se presentaron en San Francisco.

Se trató de la primera exhibición que realizaban desde abril de este año

cuando uno de sus pilotos murió durante una demostración en Carolina

del Sur.El mejor lugar para presenciar el espectáculo

de los seis aviones cazas F/A-18 Hornet fue la Marina Green, el Pier 39, y el litoral norte de la Bahía, donde miles de personas acudieron bajo un perfecto clima soleado.El regreso de los Angeles Azules a San Francisco ocurrió luego de que la

Junta de Supervisores rechazara la semana pasada una propuesta que

pretendía prohibir el vuelo de aviones a propulsión a chorro sobre la

ciudad.Algunos habían criticado la exhibición aérea ante el temor de que un avión se estrellara en el Distrito Financiero o

sobre algún área residencial durante el espectáculo.Chris Daly, el Supervisor municipal de San Francisco, trató en dos

ocasiones de lograr la aprobación de la ordenanza, pero falló.Y es que además de la peligrosidad de las acrobacias (los aviones a

veces vuelan a altas velocidades y con una separación de sólo 18

pulgadas de distancia), en abril pasado surgieron dudas de seguridad

luego de que uno de los Blue Angels se estrellara durante una

exhibición en Beaufort, Carolina del Sur.Ese incidente mató al piloto naval Kevin Davis y causó varios heridos

en tierra. Los factores causantes del accidente aún están siendo

publicidad

investigados.Los Angeles Azules llegaron el jueves al área de San Francisco, y realizaron algunas pruebas acrobáticas sobre la Bahía.El comandante naval Garrett Kasper, quien es portavoz de los Blue

Angeles, enfatizó que la seguridad es la "prioridad número

uno" del equipo acrobático."Volamos con un régimen específico y hacemos una demostración

extremadamente ensayada", puntualizó Kasper en entrevista con el San

Francisco Chronicle. "Estamos en cumplimiento total con las estrictas

regulaciones impuestas por la Administración Federal de Aviación".Pero los Angeles Azules no estuvieron solos en los cielos durante el fin

de semana. También hubo otras exhibiciones acrobáticas como la del Capitán de

la Fuerza Aérea Russ Piggott, un residente del área de la Bahía que

voló su avión F-16 Eagle.Piggott estuvo acompañado de su padre, John Piggott de Lafayette,

quien se adueñó del cielo a bordo de un avión Sukhoi SU-29, de

fabricación rusa.Otras presentación que causó interés fue la del el equipo acrobático

Oracle, así como el sobrevuelo sobre San Francisco de un Airbus A380,

catalogado como el avión de pasajeros más grande del mundo con

capacidad para más de 800 pasajeros.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad