publicidad

San Francisco decide por la prostitución

San Francisco decide por la prostitución

San Francisco es famosa por su tolerancia, pero sus votantes decidirán una cuestión aún tabú para muchos: despenalizar o no la prostitución.

Coincidiendo con las elecciones presidenciales, la ciudad votará

una serie de propuestas entre la que se encuentra la

Proposición K, que impediría a las fuerzas del orden locales arrestar o

investigar a nadie por vender su cuerpo.La Proposición K no

legaliza técnicamente la prostitución porque aún seguiría estando

prohibida bajo las leyes del estado, pero sí acabaría con las

detenciones de prostitutas en San Francisco.Sus defensores

afirman que la medida ahorrará unos $11 millones de dólares que la

policía local gasta cada año en arrestar o perseguir a quien ejerce la

prostitución y permitirá que los profesionales del sexo se asocien para

defender sus derechos.Las fuerzas del orden arrestaron en 2007

a unas 1,583 personas dedicadas a la prostitución en la ciudad y se

esperan cifras similares en 2008. Un 95 por ciento de los arrestados

son liberados poco después con poco más que una multa.Para

Carol Leigh, una de las portavoces de la plataforma a favor del sí y

co-fundadora de la asociación Bay Area Sex Workers Advocacy Network, la

Proposición K "suministraría apoyo para que los trabajadores del sexo

publicidad

no tengan que esconderse".Leigh, que ha ejercido como

prostituta, artista y activista desde los 70 -se la considera, incluso,

creadora del termino "trabajador del sexo"- cree que la medida tiene

"muchas posibilidades de salir adelante".En la vecina ciudad de

Berkeley, un referéndum similar celebrado en 2004 fracasó

estrepitosamente, pero la plataforma a favor de la despenalización cree

que la medida tiene más probabilidades de triunfar en San Francisco.A

fin de cuentas, la ciudad es un bastión de la tolerancia y pionera en

la lucha por los derechos de los homosexuales en Estados Unidos. Cada año, por

ejemplo, miles de personas asisten a su feria del sadomasoquismo, que

se celebra a plena luz del día en una concurrida calle del centro.

Según

una encuesta de 2004, la más reciente sobre el tema, un 54 por ciento

de los sanfranciscanos estaría a favor de despenalizar la prostitución,

frente al 33 por ciento en contra.De ganar, San Francisco se

publicidad

convertiría en la primera gran ciudad de Estados Unidos en despenalizar por

completo la prostitución, que ya es legal en algunas comunidades

rurales de Nevada y en el estado de Rhode Island, aunque no en la calle

ni en burdeles.Aunque el partido demócrata local apoya la

medida, tanto el alcalde Gavin Newsom como el fiscal general, el

departamento de policía, la comunidad empresarial y todos los grandes

periódicos locales están en contra.Argumentan que la

despenalización convertiría a la ciudad en un imán para profesionales

del sexo, beneficiaría a los proxenetas, aumentaría la inseguridad y

haría casi imposible descubrir a personas obligadas a ejercer la

prostitución."Si no podemos investigar la prostitución es

difícil que descubramos a víctimas del tráfico de personas", dijo a la

prensa estadounidense Al Pardini, responsable de la división de

narcóticos y brigada antivicio de la policía de San Francisco.Para Leigh, estos argumentos no son sólidos pues opina que la represión no es eficaz para combatir este delito."Los

arrestos y la represión no funcionan", dijo Leigh. "Cuando

publicidad

arrestan a mujeres extranjeras obligadas a ejercer la prostitución en

este país, lo único que hacen es deportarlas, con lo que vuelven a sus

lugares de origen con una enorme deuda".Leigh cree que, de

hecho, la Proposición 8 ayudaría a combatir el tráfico de personas y

que "las iniciativas basadas en los derechos humanos, incluida la

despenalización, son mucho más eficientes".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad