publicidad

San Antonio y La Charrería

San Antonio y La Charrería

Lejos de su tierra natal, pero aferrados a una tradición los residentes mexicanos de San Antonio optan por no dejar morir "La Charrería".

San Antonio y La Charrería 04226d4ecba04bfcb98d317100dffebc.jpg

De gala en la arena

SAN ANTONIO-"La Charrería" en México es un símbolo nacional, tanto como el mariachi o el tequila. Lejos de su tierra natal, pero aferrados a una tradición los residentes mexicanos de San Antonio optan por no dejarla morir.

Mientras algunos eligen el fútbol americano o el soccer, otros prefieren dedicarse a las "Suertes Charras".  Un deporte 100% de origen mexicano en que el orgullo queda manifiesto en una competencia sin precedentes y que se transmite de generación en generación.

"La charrería" es también una exhibición, un estilo de vida en que hombres y mujeres montan sus caballos y demuestran su dominio sobre el animal.  Son valientes y atrevidos.  Su propósito es sentir el placer de domar al caballo y hacer gala de su habilidad.

publicidad

"La charrería" viene del campo, la fuerza y la pugna, el arte y la valentía; es la esencia propia del mestizaje, por eso los mexicanos lo llevan en la sangre.

Cada "Suerte Charra" es la maestría, el valor y el conocimiento. Los estilos son varios, desde la cala de caballo, piales en el lienzo, coleadero, jineteo de toros, terna en el ruedo, jineteo de yeguas, manganas a pie y a caballo hasta el temible paso de

la muerte.

"Los Charros" son jinetes que visten un traje especial para la ocasión y son vistos como fieles representantes de la nación azteca. A Américo, un charro de corazón se le pone la piel de gallina y explica "el traje, es algo diferente te da escalofrío".

Aunque el deporte inició exclusivo para los hombres, las mujeres hoy también lo practican. En una charreada siempre se incluyen las escaramuzas, que son evoluciones coreografiadas, a galope o a trote ligero a cargo de las mujeres que montadas en albarda, de lado, al estilo amazona y ataviadas con el traje de "Adelita" o de ranchera mexicana, compiten en equipos ganando por puntuación.

En las escuelas de la ciudad comienzan los niños a entender de qué se trata "La Charrería". Américo García, un practicante ve esta iniciativa con buenos ojos "tenemos que tener una base, una raíz con lo nuestro, cuando perdamos lo nuestro, por más antiguo que sea, dejamos de ser quién somos" dijo a Noticias 41 durante una entrevista.

publicidad

Los más jovencitos se atreven a contar la historia para que el mensaje llegue. Una manera de mantener vivas las raíces y la cultura mexicana.

Un poco de historia

Después del triunfo de la Revolución mexicana, a principios del siglo XX muchos hombres de ascendencia campirana habían hecho suyas las principales capitales y ciudades de México. Consigo traían una práctica con la que se ganaban la vida. Desde entonces, existe en México la Asociación Nacional de Charros.

Los fundadores Ramón Cosío González y el Sr. Enrique Munguía junto a sus amigos tenían dos objetivos: buscar un espacio para las prácticas charras y una oportunidad de iniciar una campaña mexicanista.

La Asociación Nacional de Charros, hoy es parte de la Comisión Nacional del Deporte en México, organiza torneos nacionales y participa en eventos internacionales.

Naucalpan, es un municipio en Juárez donde existen más de 60 canchas de fútbol, 47 de básquetbol, 25 de  voleibol, 15 de tenis, 6 instalaciones para gimnasia y/o danza, 7 escuelas de judo, 19 de karate, 4 boliches, 2 arenas de box y lucha, un salón para esgrima, 2 frontones, 8 albercas olímpicas, 9 squash y un club de golf. Pero Naucalpan tiene un lugar especial a nivel nacional en el deporte de "La Charrería" de la cual fueron pioneros José Becerril Velázquez, Antonio Becerril Burgos, José Velázquez, José Ramos, Andrés Becerril Arzate, los hermanos Andrés, Audomaro y Antonio Becerril Arzate, Miguel Adolfo Becerril Ortiz, Enrique Jacob Gutiérrez, José Méndez Salazar y Armando Becerril Estrada, miembros de la Federación Nacional de Charros.

publicidad

Hoy por hoy, los mexicanos lo llevan en la sangre y por donde quieran que van, practican la "Charrería" que más que un deporte, arte y cultura, es una rica herencia que siempre estará presente donde un "Charro" pise la arena.

Existe en San Antonio, la Asociación de Charros, una organización sin fines de lucro. Para aprender más sobre "La Charrería" llama al 210-889-0815 o dirígete a el Rancho Charro de San Antonio, 6126 Padre Drive.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad