publicidad

San Antonio, la nueva meca del lavado de dólares de los cárteles mexicanos

San Antonio, la nueva meca del lavado de dólares de los cárteles mexicanos

El caso de Peña Argüelles es el más reciente testimonio de cómo la guerra de las drogas de los cárteles de México también vive en San Antonio.

Por Antonio Guillén

Los mexicanos ya no sólo vienen a San Antonio como turistas a llenar centros comerciales o a comprar casas como pan caliente en suburbios ricos como Stone Oak, también lavan dinero de los cárteles mexicanos

SAN ANTONIO, Texas - Una casa ubicada en la cuadra 300 de la calle Joshua Way parece una residencia cualquiera en la próspera área de Stone Oak, al norte de San Antonio donde ahora cientos de familias mexicanas llaman su segundo hogar.

Pero esta residencia no es una casa cualquiera, es la casa que un empresario mexicano identificado como Antonio Peña Argüelles quien, según la DEA, la compró con dinero obtenido de transacciones que realizaba con uno de los más notorios cárteles de la droga de México.

Los mexicanos ya no sólo vienen a San Antonio como turistas a llenar centros comerciales en fines de semanas largos y feriados, o a comprar casas como pan caliente en suburbios ricos como Stone Oak: San Antonio también es donde se realizan negocios millonarios entre empresarios y políticos mexicanos con los poderosos cárteles de la droga.

El juicio contra Peña Argüelles, quien enfrenta hasta 20 años de prisión por lavado de dinero, es el caso más actual que reseña cómo operan los narcos mexicanos en Estados Unidos.

La casa que Peña Argüelles compró fue pagada con un cheque de cajero del banco IBC por la cantidad de 400 mil dólares y con 70 mil dólares en efectivo en billetes de 20 dólares, según el affidavit entregado a la corte por la DEA.

publicidad

El affidavit en cuestión está archivado en la corte federal de San Antonio desde el 6 de febrero del 2012 como: Caso 5:12-mj-00120-NSN.

Peña Argüelles está acusado bajo cargos de lavado de dinero y de relación con el crimen organizado.

Según los documentos, este mexicano se hacía pasar en esta ciudad como un hombre de negocios con importantes lazos en Tamaulipas.

Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, era amigo personal de Peña Argüelles y, según el documento en poder de la corte, ambos se entrevistaron en varias ocasiones en San Antonio para discutir negocios que tenían con organizaciones criminales.

La DEA detuvo a Peña Argüelles con evidencia obtenida del testimonio dado por cuando menos cuatro personas que la agencia federal antidrogas sólo identifica bajo las claves de CS1, CS2, CS3 y CS4; tres son amigos personales y exsocios o exempleados de Peña Argüelles, el cuarto es un informante de la DEA.

Peña Argüelles fungía como intermediario entre funcionarios y políticos de Tamaulipas y el cártel del Golfo, según los testigos.

Según la DEA, también facilitaba influencia y protección gubernamental, tarea que inició desde el 2000 y se prolongó hasta hace unos meses atrás.

"Levantan a hermano de empresario de Nuevo Laredo", leían algunos de los encabezados de la prensa en esa ciudad fronteriza mexicana en noviembre del 2011.

publicidad

El hombre era Alfonso Peña Argüelles, hermano de Antonio, el empresario.

El 29 de noviembre pasado, las autoridades de Nuevo Laredo informaron que Alfonso Peña Argüelles había sido ejecutado y junto a su cuerpo había una "narcomanta" en la que se acusaba a su hermano, Antonio, de haberse quedado con dinero que no le pertenecía, dinero de los Zetas, cerca de cinco millones de dólares.

En la manta se informaba también que ya sabían que Antonio Peña Argüelles se encontraba viviendo en Estados Unidos.

"La próxima vez, fíjate muy bien a quien le robas", decía el mensaje a un lado del cadáver del hermano que no alcanzó a huir de la venganza.

De acuerdo con testimonio del testigo CS4 en poder de la DEA, Antonio Peña Argüelles tenía cuentas bancarias por más de diez millones de dólares en los bancos California Commerce Bank, Falcon Bank y el banco IBC entre el 2004 y 2006.

Las cantidades anteriores están avaladas por papeles que tienen nombres, fechas y cantidades de las personas que resultaron beneficiadas con este dinero.

Uno de los nombres que sale a relucir es Yarrington, el exgobernador de Tamaulipas.

Pero el expolítico de este estado mexicano fronterizo con Texas rechaza esas acusaciones.

En una entrevista dada al portal electrónico Animal Político, y que reproduce en parte en su portal de internet la revista PROCESO de México, Yarrington niega ser objeto de la investigación de la DEA.

publicidad

En ese mismo medio indicó que se encuentra viviendo en Estados Unidos con su familia como medida de protección.

Lo cierto es que su nombre aparece mencionado en el documento oficial antes proporcionado, por personas que la DEA está ofreciendo como sus testigos principales en el caso en contra de Antonio Peña Argüelles por lavado de dinero.

Eso no está a discusión y cualquier persona lo puede verificar.

Por lo pronto, San Antonio sigue siendo en este momento al parecer, la ciudad preferida para vivir de cientos de empresarios mexicanos que junto con sus familias huyen de la violencia extrema que aqueja a México desde hace cinco años.

La detención de Antonio Peña Argüelles debe ser una llamada de atención para el resto. No todas las personas son lo que parecen, por más millones que manejen.

(Antonio Guillén es reportero de Noticias 41 en San Antonio, Texas)

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad