publicidad
El Colegio Estadounidense de Médicos internistas rechaza las terapias de conversión.

Sociedad médica respalda políticas inclusivas para la comunidad LGBT

Sociedad médica respalda políticas inclusivas para la comunidad LGBT

El Colegio Estadounidense de Médicos internistas destaca que la comunidad LGBT merece atención médica de calidad.

El Colegio Estadounidense de Médicos internistas rechaza las terapias de...
El Colegio Estadounidense de Médicos internistas rechaza las terapias de conversión.

La sociedad médica más grande de Estados Unidos expresó esta semana su respaldo a políticas que buscan mejorar la salud de la comunidad LGBT, que designa colectivamente a lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros.

Algunas de ellas son la unión civil de parejas del mismo sexo, el rechazo al llamado tratamiento de reconversión o reparación y el apoyo a los planes de cobertura de la salud con servicios integrales de atención transgénero.

"La comunidad LGBT merece la misma calidad de atención que debería recibir cualquier comunidad de Estados Unidos, pero muchos no la están recibiendo", dijo el doctor Wayne J. Riley, presidente del Colegio Estadounidense de Médicos internistas.

El nuevo documento que publica Annals of Internal Medicine surge tras un año de trabajo y "respeta nuestra política de eliminar las disparidades en la atención de la salud", agregó Riley, quien también es profesor de medicina clínica de la Facultad de Medicina de Vanderbilt University, en Nashville.

publicidad

La comunidad LGBT tiene los mismos problemas de salud que el resto de la población, con algunas disparidades preocupantes, según lo destaca el informe. Por ejemplo, los CDC estiman que 1,1 millones de estadounidenses conviven con el VIH y uno de cada seis casos no se diagnostica. Aunque la agencia asegura que solo el 4% de los hombres estadounidenses son gays o bisexuales, ellos representan dos tercios de las nuevas infecciones del país.

Las mujeres lesbianas y bisexuales también son menos propensas a hacerse la pesquisa del cáncer mamario o de cuello uterino que las heterosexuales. Un estudio publicado en la misma revista afirma que las adolescentes y adultas lesbianas también son menos propensas a vacunarse contra el virus del papiloma humano (VPH), que previene el cáncer de cuello uterino.

La organización respalda nueve políticas específicas. Explica por ejemplo que la identidad de género, que es distinta a la orientación sexual, debería incluirse en las políticas contra la discriminación y el hostigamiento. También destaca que los planes de cobertura de salud deberían incluir servicios de atención integral a la comunidad transgénero.

"El objetivo es garantizar que las personas transgénero puedan acceder al nivel de atención adecuado y con las mismas oportunidades que cualquiera de nosotros tendría para mantener su salud y bienestar", dijo Riley.

publicidad

En el trabajo se cuestiona el uso del tratamiento de conversión, también conocido como terapia reparativa, que cada vez se prohíbe en más estados del país.

"Coincidimos en que el tratamiento de conversión no es un uso inteligente de los recursos de salud", aseguró Riley.

El Colegio Estadounidense de Medicos internistas también dejó claro que apoya el matrimonio gay. Negar esos derechos, dicen, tiene un impacto negativo en la salud física y mental de la comunidad, y reafirma estereotipos y estigmas.

En un reciente editorial, el New England Journal of Medicine también solicitó de manera urgente a la Corte Suprema de EEUU "reconozca el matrimonio entre parejas del mismo sexo".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad