publicidad
Estudios indican que los tomates morados con altos niveles de antocianinas contribuyen a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Piñas rosadas y tomates morados: los alimentos genéticamente modificados del futuro

Piñas rosadas y tomates morados: los alimentos genéticamente modificados del futuro

La FDA aprobó recientemente la producción de algunas variedades de manzanas y papas transgénicas. ¿Cuál es el próximo paso?

Estudios indican que los tomates morados con altos niveles de antocianin...
Estudios indican que los tomates morados con altos niveles de antocianinas contribuyen a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Piñas rosadas para luchar contra el cáncer, tomates morados para la salud cardiovascular y aceites vegetales con menos grasa: todos podrían estar algún día cercano en los estantes del supermercado, junto a los productos tradicionales.

Estos alimentos genéticamente modificados (GMOs, por sus siglas en inglés) podrían ser aprobados por el gobierno de Estados Unidos en los próximos años.

Hace pocos días, la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) otorgó el permiso para que se produzcan dos variedades de manzanas y seis de papas transgénicas, que tardan más en pudrirse, pues considera que son "tan seguras y nutritivas como las convencionales".

Las compañías y científicos que han creado estos alimentos esperan que los clientes se sientan atraídos por los beneficios que ofrecen para la salud y que pasen por alto cualquier preocupación relacionada con la ingeniería genética.

publicidad

"Creo que cuando la gente conozca las ventajas, aceptará más la tecnología", dice Michael Firko, quien supervisa la regulación del Departamento de Agricultura de los alimentos genéticamente modificados.

Pero los críticos no están tan seguros. Según ellos, hace falta una regulación más exhaustiva de los GMOs y han hecho un llamado para que esos alimentos se etiqueten de manera obligatoria.

El Departamento de Agricultura tiene la autoridad de supervisar el estado de los cultivos de GMOs y buscar la aprobación de la FDA suele ser un acto voluntario.

"Muchas de estas cosas se pueden hacer a través de la reproducción tradicional", explica Doug Gurian-Sherman, del Center for Food Safety, una organización sin fines de lucro que asegura que los GMOs son malos para el ambiente y la salud. "Es necesario que exista escepticismo".

¿Qué podría venir después? La compañía Del Monte diseñó una piña de color rosa que incluye licopeno, un compuesto antioxidante que le otorga al tomate su color rojo y puede tener un papel en la prevención del cáncer. El Departamento de Agricultura ya ha aprobado la importación de la piña que se cultiva fuera de los Estados Unidos y aún aguarda por la aprobación de la FDA.

Una pequeña compañía británica tiene previsto solicitar el permiso de Estados Unidos para producir y vender tomates morados con altos niveles de antocianinas, presentes en los arándanos, que según algunos estudios contribuye a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y cáncer.

publicidad

Monsanto y Dow AgroSciences están desarrollando por separado aceites de soja, canola y girasol modificados, con menos grasas saturadas y más ácidos grasos Omega-3. La empresa de cítricos Jardines del Sur en Florida usa un gen de espinaca para desarrollar naranjas genéticamente manipuladas que podrían resistir la enfermedad del Dragón amarillo ( greening), que está devastando las cosechas de naranjas del estado.

Okanagan Especialidad Fruits Inc., la compañía que creó las manzanas que no se ponen marrones, también está estudiando la modificación genética de los melocotones, cerezas y manzanas para mejorar su calidad y conseguir que resistan enfermedades.

Algunas frutas y vegetales genéticamente modificados ya están disponibles en las tiendas: papaya hawaiana, algunos calabacines y calabazas, y una pequeña cantidad del maíz dulce que comemos, por ejemplo. Sin embargo, la mayor parte de los cultivos genéticamente modificados de la nación son el maíz y la soja que consume el ganado o que se utilizan para fabricar otros ingredientes como el almidón de maíz, el aceite de soya y el jarabe de maíz de alta fructosa.

Frente a esta preocupación, las empresas que están desarrollando nuevos productos resaltan que su estrategia para ganar consumidores se concentra en aprovechar el creciente interés en la alimentación saludable. 

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad