publicidad
La obesidad aumenta el riesgo de cardiopatías, diabetes, trastornos auriculares y algunos cánceres.

La obesidad eleva el riesgo de padecer una arritmia frecuente

La obesidad eleva el riesgo de padecer una arritmia frecuente

Este padecimiento lleva a la formación de coágulos sanguíneos, ACV e insuficiencia cardíaca, según sugiere un nuevo estudio.

La obesidad aumenta el riesgo de cardiopatías, diabetes, trastornos auri...
La obesidad aumenta el riesgo de cardiopatías, diabetes, trastornos auriculares y algunos cánceres.

La obesidad aumenta el riesgo de padecer fibrilación auricular, una arritmia común que lleva a la formación de coágulos sanguíneos, ACV e insuficiencia cardíaca, según revela un nuevo estudio.

Un equipo revisó 51 publicaciones sobre más de 600.000 personas y detectó que la obesidad también refuerza el riesgo de que los pacientes con fibrilación auricular tengan complicaciones tras una cirugía bariátrica.

"A la lista de beneficios de adelgazar hay que agregar la disminución del riesgo de desarrollar trastornos del ritmo cardíaco como la fibrilación auricular", dijo el autor principal, Prashanthan Sanders, director del Centro de Trastornos del Ritmo Cardíaco de la Universidad de Adelaida, Australia.

publicidad

"Adelgazar también ayudará a los pacientes que ya conviven con la fibrilación auricular", agregó.

Esta arritmia afecta a millones de personas en el mundo. Se caracteriza porque las señales eléctricas rápidas y desorganizadas hacen que las dos cámaras superiores del corazón, las aurículas, se contraigan con velocidad y de manera irregular.

Esto impide que la sangre pase completamente a las cámaras inferiores, los ventrículos, y evita que el corazón funcione armoniosamente. Los síntomas aparecen y desaparecen.

La Organización Mundial de la Salud estima que 1.900 millones de adultos tienen sobrepeso. La obesidad aumenta el riesgo de cardiopatías, diabetes, trastornos auriculares y algunos cánceres.

El equipo de Sanders analizó los estudios sobre con qué frecuencia las personas obesas desarrollaban fibrilación auricular o se sometían a una ablación para controlar la arritmia cuando los medicamentos no podían lograrlo.

Evaluó cómo el aumento del IMC influía en la fibrilación auricular y la información de nueve estudios sobre más de 157.000 participantes reveló que el riesgo de desarrollar la arritmia crecía un 29% por cada cinco puntos más de IMC, un aumento suficiente en la balanza para pasar de sobrepeso a obesidad.

Y otros 16 estudios sobre unas 5.900 personas demostraron que ese mismo aumento en el valor del IMC está asociado con un 13 por ciento más riesgo en los obesos de desarrollar fibrilación auricular después de una ablación, según publica el equipo en la revista JACC Clinical Electrophysiology.

publicidad

La obesidad favorece la aparición de muchas enfermedades que aumentan la posibilidad de desarrollar fibrilación auricular, como la hipertensión, la diabetes y la inflamación, según señaló el doctor Oussama Wazni, codirector del Centro de Fibrilación Auricular de la Clínica de Cleveland, Ohio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad