publicidad
.

La cirugía robótica de la vejiga no reduce las complicaciones logo-notic...

Técnicas robóticas para extirpar vejiga con cáncer no reduce riesgo de que los pacientes tengan complicaciones respecto a la cirugía abierta convencional.

La cirugía robótica de la vejiga no reduce las complicaciones

La cirugía robótica de la vejiga no reduce las complicaciones

Técnicas robóticas para extirpar vejiga con cáncer no reduce riesgo de que los pacientes tengan complicaciones respecto a la cirugía abierta convencional.

Técnicas robóticas para extirpar vejiga con cáncer no reduce riesgo de q...
Técnicas robóticas para extirpar vejiga con cáncer no reduce riesgo de que los pacientes tengan complicaciones respecto a la cirugía abierta convencional.

El uso de las técnicas robóticas para extirpar la vejiga con cáncer no reduce el riesgo de que los pacientes tengan complicaciones respecto a la cirugía abierta convencional, según indica una nueva comparación con 118 pacientes del Centro de Oncología Memorial Sloan Kettering de Nueva York.

El estudio, publicado en New England Journal of Medicine, es la primera comparación en curso de los riesgos y los beneficios de ambas técnicas. "Los robots tuvieron mucha publicidad y era difícil estudiarlos en perspectiva", dijo el doctor Vincent Laudone, uno de los coautores del estudio.

La doctora Jennifer Yates, directora de Urología Mínimamente Invasiva de la Facultad de Medicina de University of Massachusetts, y que no participó del estudio, opinó que los resultados sorprenderán a los cirujanos.

publicidad

Dijo que los robots demostraron ser tan valiosos para extirpar la próstata que muchos cirujanos estaban convencidos de que obtendrían los mismos beneficios al extirpar la vejiga. "Van a decir '¡Qué sorpresa!' Les gustará saber que la tasa de complicaciones es comparable".

Laudone dijo que, para los pacientes, esto significa que "si consultan a un cirujano con experiencia en la técnica tradicional que le recomienda ese tipo de cirugía, el consejo es razonable".

Estimó que un 25 por ciento de las cistectomías radicales se están haciendo con robots.

El estudio demuestra también que los pacientes operados con la técnica convencional pasan un 28 por ciento menos tiempo en el quirófano, pero pierden más sangre, unos 1,5 dL, aunque "con esa cantidad, no habría un efecto adverso significativo", precisó Laudone.

"Estos resultados señalan la necesidad de contar con ensayos clínicos aleatorizados para informar sobre los riesgos y los beneficios de las nuevas tecnologías quirúrgicas antes de su implementación", finaliza el equipo.

En Estados Unidos, cada año se detectan unos 67.000 tumores de vejiga, que hay que extirpar en un cuarto de los casos.

El nuevo estudio incluyó un grupo de pacientes a los que se les extirpó la vejiga y los nódulos linfáticos cercanos. Los varones también perdieron la próstata y las mujeres, los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y otros órganos.

publicidad

Aun con un robot de 2 millones de dólares, hubo que recurrir a la cirugía convencional para redireccionar la orina a los intestinos.

El 22 por ciento de los 60 pacientes operados con el robot desarrolló por lo menos una complicación grave en los primeros 90 días. Una complicación era grave si demandaba tratamiento quirúrgico, intubación o rehabilitación mayor. La frecuencia era casi la misma (21 por ciento) con la cirugía convencional.

Al incluir en el análisis las complicaciones más leves, como las que demandan el uso de medicinas por vía intravenosa o una transfusión de sangre, el riesgo trepó al 62 por ciento con el robot y al 66 por ciento con la cirugía abierta.

La hospitalización duró en promedio ocho días con ambas técnicas. Pero los pacientes operados con el robot pasaron dos horas más en el quirófano. Laudone y Yates coincidieron en que esa diferencia disminuirá con la práctica."Es una tecnología que está en permanente evolución y nosotros estamos evolucionando en el aprendizaje de la técnica", dijo Laudone.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad