publicidad
Nacemos con una carga genética que, en parte, no se puede modificar. Sin embargo, ello no es una excusa para no cuidarse ya que la genética es más flexible de lo que se piensa y unos buenos hábitos pueden modificar los genes.

Instrucciones para disfrutar de nuestro cuerpo

Instrucciones para disfrutar de nuestro cuerpo

El organismo es una máquina perfecta y compleja. Cada parte se encuentra relacionada con el resto, si un órgano falla, otros sistemas se verán afectados.

Nacemos con una carga genética que, en parte, no se puede modificar. Sin...
Nacemos con una carga genética que, en parte, no se puede modificar. Sin embargo, ello no es una excusa para no cuidarse ya que la genética es más flexible de lo que se piensa y unos buenos hábitos pueden modificar los genes.

El organismo es una máquina perfecta y compleja. Cada parte se encuentra relacionada con el resto, si un órgano falla, otros sistemas se verán afectados. Cuidarse no se asocia a una dieta o ejercicio, sino a un estilo de vida inteligente.

Cómo funcionamos

Nacemos con una carga genética que, en parte, no se puede modificar. Sin embargo, ello no es una excusa para no cuidarse ya que la genética es más flexible de lo que se piensa y unos buenos hábitos pueden modificar los genes.

Es a partir de este momento cuando resulta necesario usar la razón para conservar el capital físico obtenido y cuidar aún más:

Una alimentación adecuada.

Una hidratación correcta.

La realización de ejercicio.

Eliminar prácticas nocivas relacionadas con los estímulos y hábitos sociales, como el tabaco.

publicidad

Detrás de estas pautas generales se encuentra el plano psicológico de cada persona, su capacidad para vivir de forma inteligente.

Ello significa tener en cuenta que nuestro estilo de vida puede ser ejemplo para quienes nos rodean, poder gestionar nuestro contexto para limitar las tentaciones y pensar que, tras la plenitud, hay un largo camino por recorrer.

Actividad física, ejercicio o deporte de élite

Todos tenemos una idea de nuestro yo físico ideal. Para acercarnos a este concepto es habitual recurrir a atajos en el deporte y la alimentación.

Por ello, alimentación, ejercicio e hidratación son las tres claves de una vida saludable. Un ejercicio que no siempre tiene que ser costoso ya que, el autor del libro, distingue entre la actividad física diaria, el deporte amateur y aquel de alta competición.

Realizar uno u otro depende de las capacidades y el entrenamiento. Una elección que supone volver a un proceso racional, al que se suma la prescripción del deporte por parte del médico.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad