publicidad
**Universidad de Michigan.

El rechazo es más difícil para depresivos

El rechazo es más difícil para depresivos

Según un estudio recientemente publicado, el rechazo es mucho más difícil para personas que sufren depresión y no han sido tratadas.

**Universidad de Michigan.
**Universidad de Michigan.

Ann Arbor, Mich.-- Si te sientes rechazado por una persona,  no te debes preocupar.  Sólo “shake it off”, nos dice la cantante Taylor Swift en la popular canción. Quítate la pena.

Pero según un estudio recientemente publicado, este tipo de consejo no funciona tan bien para gente que ha sufrido una depresión pero no ha sido tratada, ya que carecen de los químicos naturales para reducir el dolor y el estrés.

El dolor del rechazo social dura más para ellos y sus células envían menos químicos para la reducción del dolor y estrés llamados opiáceos, según el estudio publicado en la revista   Molecular Psychiatry. La investigación arroja nueva luz sobre cómo el mecanismo de respuesta al dolor del cerebro, llamado el sistema opioide, se diferencia en las personas con depresión.

publicidad

En el estudio, se hizo un escaneo cerebral especializado y un escenario de citas en línea simulada en personas deprimidas y no deprimidas.

Cuando alguien está interesado en ellos, las personas deprimidas se sienten relativamente mejor - pero sólo momentáneamente. Esto también puede ser explicado por diferencias en su sistema de opioides en comparación con las personas no deprimidas, de acuerdo con los nuevos resultados.

La investigación adicional podría conducir a una mejor comprensión de cómo potenciar la respuesta de opioides en personas deprimidas para reducir el efecto exagerado de estrés social, y aumentar los beneficios de las interacciones sociales positivas.

Los investigadores estudiaron las reacciones al rechazo y la aceptación por las perspectivas de citas online simulados.

Un equipo de la Universidad de Michigan Medical School, Universidad de Stony Brook y de la Universidad de Illinois en Chicago trabajaron juntos en el estudio, que se basa en trabajos anteriores sobre el rechazo social en las personas no deprimidas.

"Todos los días experimentamos interacciones sociales positivas y negativas. Nuestros hallazgos sugieren que la capacidad de una persona deprimida a regular las emociones durante estas interacciones se ve comprometida, potencialmente debido a un sistema opioide alterado. Esta puede ser una razón de la tendencia de la depresión a quedarse o regresar, especialmente en un ambiente social negativo ", dice el autor principal David Hsu, Ph.D., ex miembro de UM y ahora, en Stony Brook. "Esto se basa en nuestra creciente comprensión de que el sistema opioide del cerebro puede ayudar a una persona a sentirse mejor después de las interacciones sociales negativas, y mantener buenas sensaciones después de interacciones sociales positivas."

publicidad

Los investigadores se centraron en el sistema de receptores opioides en el cerebro - el mismo sistema que han estudiado durante años en relación con la respuesta al dolor físico. Durante el dolor físico, nuestro cerebro libera opioides para amortiguar las señales de dolor.

El nuevo trabajo muestra que este mismo sistema se asocia con la capacidad del individuo para resistir el estrés social - y de responder positivamente a las interacciones sociales positivas, dice el autor Jon-Kar Zubieta, MD, Ph.D.

"Los estresores sociales son factores importantes que precipitan o agravan enfermedades como la depresión, la ansiedad y otros trastornos neuropsiquiátricos. Este estudio examinó los mecanismos que están involucrados en la represión de esas respuestas al estrés ", dice. "Los hallazgos sugieren nuevas dianas potenciales para el desarrollo de medicamentos que directa o indirectamente se dirigen a estos circuitos, y los factores biológicos que afectan a la variación entre los individuos en la recuperación de esta enfermedad de otra manera crónica e incapacitante." Zubieta es un miembro de del Centro de Neurociencia Molecular y de Comportamiento de la U-M y del Centro de Depresión de la UM, y es el Profesor Phil F. Jenkins de Investigación de la Depresión en el Departamento de Psiquiatría.

Los nuevos hallazgos han llevado al equipo a planificar estudios de seguimiento para poner a prueba las personas que son más sensibles al estrés social y vulnerables a los trastornos como la ansiedad social y depresión, y para probar formas de reforzar la respuesta de opiáceos.

publicidad

"Por supuesto, todo el mundo responde de manera diferente a su entorno social", dice Hsu. "Para ayudarnos a entender quién es el más afectado por factores de estrés social, estamos planeando investigar la influencia de los genes, la personalidad, y el medio ambiente en la capacidad del cerebro para liberar opioides durante el rechazo y la aceptación."

Durante la parte de aceptación social, tanto individuos deprimidos y no deprimidos reportaron sentirse feliz y aceptados. Esto sorprendió a los investigadores, dice Hsu, porque los síntomas de la depresión a menudo incluyen una respuesta embotada a eventos positivos que deberían ser agradable. Sin embargo, el sentimiento positivo en los individuos deprimidos desapareció rápidamente después de que el período de aceptación social había terminado, y puede estar relacionado con las respuestas opioides alterados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad