publicidad

El dilema de los seguros médicos ante la cirugía de obesidad

El dilema de los seguros médicos ante la cirugía de obesidad

Como María Antonieta Collins, los pacientes de cirugía por obesidad deben cumplir ciertos requisitos so pena de perder la cobertura de sus aseguradoras.

María Antonieta Collins: de la limitación física a una nueva vida Univision

Aunque actualmente la obesidad ya se cataloga como enfermedad y el uso de la cirugía para su tratamiento dejó de considerarse un "asunto estético", aquellos pacientes con este padecimiento enfrentan aún otra dificultad: la cobertura de sus seguros médicos ante una eventual intervención quirúrgica.

Se estima que más de un tercio de la población de Estados Unidos es obesa y otro tercio exhibe sobrepeso. Este panorama afecta los bolsillos de los estadounidenses en más de $190,000 millones al año en gastos médicos y alrededor de unos $450,000 millones en costos indirectos, como la productividad perdida.

Desde mediados de la década del 80, el Instituto Nacional de la Salud estableció los estándares calificadores para las compañías de seguros con respecto a la cirugía de obesidad. En este caso, se entiende que el paciente tiene obesidad grave (índice de masa corporal de 40 o superior) o posee un índice de masa corporal (IMC) de entre 35 y 39.9, adjunto a otras afecciones médicas, como hipertensión arterial, apnea del sueño y diabetes tipo 2.

Según la página de Medicare.gov, algunos procedimientos relacionados con la cirugía bariátrica, como la cirugía de bypass gástrico y la cirugía de cerclaje laparoscópico, son cubiertos por Medicare si el paciente cumple ciertos requisitos relacionados con la obesidad mórbida.

publicidad

Sin embargo, es justo aquí donde el paciente puede enfrentar la mayor frustración posible, pues si no llega al límite de obesidad que se reclama para la operación, o no le aplican otras condicionantes graves, le quedan muy pocas opciones para obtener la cobertura del seguro. En esta situación la persona se verá frente a una complida disyuntiva, o aumenta de peso para alcanzar la cifra de peso exigida o se resigna a que la cobertura de la cirugía le sea denegada al no cumplir las condiciones exigidas por los planes de seguros.

En fecha reciente, un grupo con congresistas de ambos partidos aprovechó que la obesidad fue considerada como enfermedad por la propia Asociación Médica de EE.UU. (AMA, por sus siglas en inglés) para hacer un llamado a que Medicare también cubriera las pastillas para bajar de peso.

Pero, aunque Medicare y algunas aseguradoras privadas ya cubren la cirugía bariátrica para las personas que tienen un índice de masa corporal de 35 o más, o a quienes también tienen una enfermedad relacionada a la obesidad, ahora la presión se centra en buscar cobertura del procedimiento para quienes tienen una masa corporal mucho más baja o para aquellos que no tienen complicaciones médicas relacionadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad