publicidad
Las profesiones de cuidado geriátrico no son populares ni lucrativas.

EEUU: latinos de la tercera edad sufren escasez de geriatras

EEUU: latinos de la tercera edad sufren escasez de geriatras

Las profesiones de cuidado geriátrico no son populares ni lucrativas como otras áreas de la medicina. 

Las profesiones de cuidado geriátrico no son populares ni lucrativas.
Las profesiones de cuidado geriátrico no son populares ni lucrativas.

Por Melody Miranda Aulet*

La vida de Abdonias Bonilla se paralizó cuando sufrió un derrame cerebral. Literalmente.

A sus 70 años se suponía que estuviese bajo el cuidado de un geriatra que vigilara de cerca sus condiciones cardiacas y su diabetes, además de monitorear sus padecimientos crónicos. Pero los geriatras son algunos de los profesionales de la salud que escasean en Estados Unidos.

Con el fin de solventar esta necesidad, a Bonilla lo atiende un neurólogo, un cardiólogo y un urólogo. Sin embargo, ninguno de esos tres especialistas se comunica entre sí sobre el cuidado que le proveen.

Un geriatra, en cambio, podría coordinar el tratamiento del paciente para minimizar los errores e inconsistencias en el cuidado médico.

publicidad

"El sistema de salud está muy fragmentado. La falta de conocimiento sobre cómo cuidar a un anciano muchas veces resulta en diagnósticos erróneos, procedimientos innecesarios o duplicados y reacciones adversas entre los medicamentos que receta cada especialista", asegura Paul Kleyman, director de Ethnic Elders Newsbeat de New America Media, que por más de 40 años ha cubierto temas relacionados con los adultos mayores.

En Georgia, por ejemplo, se contabilizaron unos 127 geriatras certificados, lo que representa una deficiencia de 315 profesionales en esa área, de acuerdo con cifras provistas por la American Geriatrics Society.

"Las profesiones de cuidado geriátrico no son populares entre la sociedad, carecen de prestigio y no son una práctica tan lucrativa como otras áreas de la medicina", dijo Jonathan Flacker, profesor de medicina geriátrica de la Universidad de Emory.

Sabiduría y conocimiento

Profesoras como Kerstin Gerst, del Instituto Gerontológico de la Universidad de Georgia, coinciden con Flacker en la falta de popularidad de la profesión y hasta considera que los estudiantes creen que es una carrera depresiva. Sin embargo, ella asegura estar luchando para combatir los estereotipos y motivar a sus alumnos para que se interesen por el problema que enfrentan las personas de la tercera edad.

"Creo que las generaciones actuales de estudiantes de medicina no conocen de estos problemas, no porque no les interese, sino porque no han sido expuestos a la realidad", destaca Gerst.

publicidad

Según él, hay muchos estudiantes que no saben lo que es gerontología, pero al explicarles es posible convencerlos de que se trata de un campo muy enriquecedor "que te mantiene en contacto con personas de gran sabiduría y conocimiento, que muchas veces solo necesitan alguien con quien hablar".

Gerst ha sido testigo del cambio que dan casi la mitad de sus estudiantes cada semestre cuando deciden enfocarse en el programa de salud pública y se convierten en potenciales geriatras.

Flacker recalcó que la falta de geriatras siempre existirá, pero considera que el cuidado de un anciano es un trabajo en equipo en el que están involucrados tanto doctores como enfermeras, familiares y otros empleados.

"Con la formación y capacitación adecuada de los cuidadores ('caregivers') se puede mitigar esta disparidad en los profesionales de la medicina", dice Flacker, quien considera necesario que existan fondos destinados a entrenar a quienes deseen trabajar en el área.

*Melody Miranda Aulet escribió este artículo como parte de una beca de periodismo que recibió de la New America Media y la Gerontological Society of America, con apoyo de AARP.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad