publicidad

Bebé guatemalteco busca un trasplante en Chicago como última esperanza

Bebé guatemalteco busca un trasplante en Chicago como última esperanza

Luis Eduardo Aquino, puede morirse en cualquier momento si no recibe un nuevo hígado.

Niño busca un milagro de vida Univision

Un bebé guatemalteco de 18 meses pasó a integrar la lista creciente de inmigrantes indocumentados que llegan a Chicago desde todo el país en busca de un trasplante gratuito que les salve la vida.


El pequeño, Luis Eduardo Aquino, puede morirse en cualquier momento si no recibe un nuevo hígado, declaró su Efe su madre, Cindy Aileen Sandoval.


La artesia biliar que padece impide que el hígado deseche la bilis y le provoca varices en el esófago que pueden estallar y desangrarlo.


Es por eso que Cindy y su esposo, Luis Aquino, salieron de Guatemala hace ocho meses en busca de una cura, alentados por una entrevista que vieron en televisión sobre un caso similar en Chicago y las noticias de que en Illinois se hacen trasplantes gratuitos a los indocumentados.


publicidad


"Es difícil saber que en el país de uno no existen los cuidados médicos necesarios, pero con amor y mucha fe se cruzan fronteras en busca de lo que sea", expresó Cindy.


Antes de llegar a Chicago estuvieron en dos hospitales de Florida por un inconveniente de salud sufrido por el niño, oportunidad que sirvió para que los médicos evaluaran su enfermedad y los pusieran en contacto con el Hospital de Niños de Texas.


Pero en todos los casos el problema fue el estatus migratorio de la familia y la falta de seguro médico para cubrir los costos de un trasplante de hígado y los medicamentos que debería tomar el niño por el resto de su vida.


"Fue muy duro que nos dijeran que solamente lo iban a medicar a la espera de que se muriera", dijo la madre, quien consiguió la fuerza necesaria para seguir el viaje hasta Chicago, pero esta vez por carretera para evitar los riesgos de estallido de las varices que se correrían en un vuelo.


El caso que los motivó fue el vivido hace dos años y medio por el salvadoreño Alexander Hércules y su esposa, la guatemalteca Mindi.


Su pequeña hija Jade, que había nacido en Guatemala con el mismo problema y fue desahuciada por los médicos en su país, recibió ayuda en el centro médico de la Universidad de Chicago y se le trasplantó un nuevo hígado.


publicidad


"Tocamos las puertas de la universidad en febrero de 2013; le hicieron el trasplante cinco meses después y ahora, después de otras 29 operaciones, está bien", recordó Hércules en una entrevista con Efe.


Sin embargo, esta familia también sufrió mucho por su condición de indocumentada y los hospitales a donde fueron antes no les quisieron recibir. "Me sacaron a la calle y me despreciaron", dijo Hércules.


Es por eso que cuando Cindy y Luis le pidieron ayuda, les alentó a viajar a Chicago y les alojó en su pequeño apartamento de un solo dormitorio.


"Es un caso difícil, no podemos asegurar nada, pero Dios es bueno y es el que abre puertas", dijo Hércules, que conectó a los recién llegados con el pastor salvadoreño José Landaverde, el abanderado de la lucha para que los indocumentados reciban tratamiento gratuito en los hospitales de Illinois.


Según informó el pastor, la Misión de Fe, Vida y Esperanza que él dirige tiene una lista de 150 personas que llegaron de México y de otros estados del país como Michigan, Nueva York, Oregón, Maine, Texas, Carolina del Norte, Miami y California en busca de un trasplante.


Una ley aprobada por la Asamblea Legislativa de Illinois en octubre del año pasado, la primera de su tipo en Estados Unidos, cubre los gastos de trasplantes de riñón a través del Medicaid de cualquier paciente que viva en el estado, sin importar su estatus migratorio.


publicidad


En Illinois, la diálisis se considera tratamiento de emergencia en los hospitales con un costo anual de 60.000 dólares, comparado con los 100.000 que cuesta un trasplante.


En el caso del pequeño Aquino se necesita un hígado, pero Landaverde está dispuesto a "pelear hasta con los dientes" para lograr que sea atendido.


Junto a otros pastores de la Red de Oración USA, se prepara además un viaje a Washington para demostrar al Gobierno federal que la falta de trasplantes es un problema nacional, y para "globalizar la campaña" y presionar a los otros estados a que hagan lo mismo que Illinois.


"La gente se muere por no tener documentos", dijo a Efe Landaverde, para quien "todas las vidas valen lo mismo". 


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad