publicidad

Salen a la luz más casos de abuso de menores en la Primaria Miramonte

Salen a la luz más casos de abuso de menores en la Primaria Miramonte

Nuevas revelaciones indican que LAUSD contrató y mantuvo a otro maestro de la Escuela Primaria Miramonte con acusaciones de pedofilia.

LOS ÁNGELES " Nuevas revelaciones en el caso de abuso sexual destapado ayer con el arresto de Mark Berndt, acusado de abusar de docenas de niños, indican que el Distrito Unificado Escolar de Los Ángeles contrató y mantuvo a otro maestro de la Escuela Primaria Miramonte con acusaciones de pedofilia.

Ahora, en exclusiva para Univision, habla una de las madres de las supuestas víctimas de Ricardo Guevara, otro docente de la Primaria Miramonte que ha sido acusado y condenado por abuso sexual contra menores de edad.

VIDEO: MARK BERNDT, MAESTRO ACUSADO DE ABUSAR DE DECENAS DE MENORES

La manera como se manejó el caso de Guevara demuestra, de acuerdo el LA Times, un patrón peligroso: LAUSD no solamente no hace un seguimiento adecuado a alegaciones de abuso sexual contra sus empleados una vez que las autoridades eligen no tomar acción legal alguna, sino que también algunos de esas personas acaban siendo contratados en otras escuelas del distrito.

“¿Qué tipo de basura haría algo así?”, le dijo ayer el Superintendente del LAUSD, John Deasy, al  Daily Breeze, refiriéndose al caso de Mark Berndt. “Espero que ese hombre esté en la cárcel por el resto de su vida y un poco más”.

Deasy afirmó que sacó a Berndt de las clases apenas vio las fotografías que mostraban decenas de niños amarrados, con los ojos vendados y la boca tapada, y cubiertos de cucarachas de Madagascar mientras se les daba un ‘líquido blanco’ en una cuchara azul.  

publicidad

FOTOS: FISCALIA PRESENTA 23 CARGOS CONTRA MARK BERNDT

Guevara fue acusado de abuso de menores por sus estudiantes en, al menos, tres diferentes ocasiones. Un jurado le ordenó al LAUSD pagar aproximadamente $1.6 millones a las familias de tres niñas que dijeron fueron abusadas sexualmente por Guevara.

Guevara se encuentra actualmente en prisión, cumpliendo una condena de 15 años.

La primera queja contra Guevara ocurrió en 1995, cuando él laboraba como asistente de profesor a tiempo parcial en el 37th Street Early Education Center de Exposition Park. Una estudiante de nueve años dijo que Guevara la llevó a un closet y le pidió que se bajara los pantalones, según un reporte del alguacil en los archivos de la corte.

A pesar de que el director de la escuela reportó el incidente a LAUSD y el Departamento de Policía, Guevara nunca fue acusado formalmente porque la niña dio más adelante versiones contradictorias sobre los hechos. Guevara regresó a trabajar a la escuela poco después.

Guevara fue contratado años después en la Escuela Primaria Miramonte. Aunque los oficiales de LAUSD estaban al tanto de las acusaciones de 1995 contra Guevara, no le informaron a los administradores de la escuela, según declaraciones oficiales de un asistente de director en el 2008.

En el 2002, una niña de seis años de edad acusó a Guevara de tocarla repetidamente en la entrepierna, lo que propició que Guevara fuera transferido a una oficina del distrito escolar donde no tenía contacto con menores de edad.

publicidad

Guevara admitió poco después que quizás había tocado indebidamente a la niña porque fue empujado por otros estudiantes que se treparon en su espalda. Sin embargo, como las declaraciones de la acusadora cambiaron con el tiempo y no habían más testigos de lo que pasó, los detectives retiraron los cargos y Guevara regresó a la Escuela Miramonte.

Su carrera como asistente de profesor terminó el 6 de noviembre del 2003, cuando un padre de familia de la Primaria Miramonte dijo que vio a Guevara meter su mano en el pantalón de una niña en el patio del campus. Luego dos niñas más hicieron acusaciones similares.

En el 2005, un jurado condenó a Guevara de múltiples cargos de abuso sexual contra menores.

Como informó el LAT, si bien los casos de abuso sexual contra menores son sumamente difíciles de probar porque dependen principalmente de declaraciones de jóvenes asustados y confundidos, nada previene que los oficiales de LAUSD monitoreen mejor a sus empleados acusados de esto.

Bajo ley de California, el Distrito Escolar puede despedir profesores por conducta inmoral o poco profesional, incluso si las acciones no califican como criminales.

Hasta hace aproximadamente un año no había un sistema centralizado para hacerle un seguimiento a los empleados acusados de abuso sexual u otros crímenes serios. LAUSD marcaba los archivos de los empleados con esas acusaciones con tarjetas, una práctica que ni siquiera era consistente de acuerdo a deposiciones oficiales del personal.

publicidad

“No hemos hecho un buen trabajo, históricamente, en capturar mucho de eso”, declaró David Holmquist, jefe de operaciones de LAUSD, en una entrevista con el LAT.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad