publicidad
.

Rosario Marín: Los demócratas ignoran los hechos por conveniencia logo-n...

Rosario Marín.

Rosario Marín: Los demócratas ignoran los hechos por conveniencia

Rosario Marín: Los demócratas ignoran los hechos por conveniencia

La semana pasada una columna de opinión me llamó la atención. Parecía más un artículo político que una carta.

Rosario Marín.
Rosario Marín.

Por Rosario Marín, extesorera de Estados Unidos

La semana pasada una columna de opinión en Entravision me llamó la atención. Se titulaba “Carta abierta a los republicanos en el Congreso” y estaba escrita por una vicepresidente de SEIU Internacional. No es sorprendente que el contenido fuera menos una carta y más un artículo político colocado por los demócratas.

Pero, dejando eso a un lado, consideremos la sustancia de su “carta”.

“Tenemos una pregunta que el Partido Republicano debe contestar, junto con sus estrategas y posibles candidatos presidenciales”, comienza la columna, “¿Qué pasó con querer incursionar con los latinos?”.

En realidad, hemos visto muchos cambios. Después de las elecciones de 2012 el Comité Nacional Republicano expandió dramáticamente sus iniciativas para conectarse y comunicarse con los hispanos, estableciendo relaciones con la comunidad durante todo el año y por todo el país.

publicidad

Este esfuerzo les ganó a los republicanos el apoyo de más votantes hispanos en muchas contiendas muy disputadas en el 2014. Quizá las más notables fueron las contiendas para el Congreso en la Florida y para el Senado en Colorado. El Congresista Mike Coffman de Colorado, quien ha estado tomando clases intensivas de español para comunicarse mejor con su creciente electorado hispano, obtuvo también una victoria sonada gracias al apoyo de los votantes hispanos.

Los hispanos también están entre los líderes más prominentes en el Partido Republicano. Hoy hay dos gobernadores hispanos en Estados Unidos: Susana Martínez de Nuevo México y Brian Sandoval de Nevada. Ambos son Republicanos. No hay ningún gobernador hispano demócrata.

De los tres senadores hispanos en el país, dos son republicanos, mientras que solo uno, con cargos de corrupción, Robert Menéndez, es demócrata.

Sin mencionar que, a la fecha, dos republicanos hispanos han lanzado oficialmente sus campañas presidenciales para el 2016: los Senadores Marco Rubio de la Florida y Ted Cruz de Texas. Los demócratas, por otro lado, tienen una bancada más pequeña, menos diversa y francamente mucho más grande de edad. No parecen ser el partido más joven y diverso que dicen que son.

Ahora vayamos al tema de la reforma migratoria. Parte de la crítica de los liberales al Partido Republicano en estos días se centra alrededor de este tema. Importante, sí, pero no el número uno, dos o tres para los latinos. Los puntos de discusión de los demócratas no solo tratan a los hispanos como un votante interesado en un solo tema, sino que también, convenientemente, ignoran los hechos.

publicidad

Cuando critican a los republicanos se olvidan de que durante los primeros dos años de la presidencia de Barack Obama, los demócratas controlaron tanto la Cámara de Representantes como el Senado. Sin embargo, no hicieron absolutamente nada sobre inmigración.

De hecho, el último presidente que nos dio una reforma migratoria fue Ronald Reagan, un republicano. Y el último presidente en acercarse a liderar otra reforma migratoria a través del Congreso fue el republicano George W. Bush. Después, un grupo de Senadores, incluyendo a Barack Obama y Hillary Clinton, votaron a favor de una enmienda respaldada por los sindicatos, la cual derrotó la coalición de partidarios, matando la reforma.

Recientemente, en Nevada, la señora Clinton admitió su triste récord en el tema migratorio diciendo, “personalmente me decepcionó mucho que, cuando fui senadora durante ocho años, tuvimos muy pocas oportunidades de tratar de hacer más por los DREAMers, de hacer más para pasar una reforma migratoria integral y no tuvimos éxito”.

Es correcto, durante ocho años ella no hizo nada en materia de inmigración. Durante este tiempo, ella estuvo, de hecho, ‘arduamente en contra de los inmigrantes ilegales’, según le dijo al locutor de radio John Gambling en Nueva York en 2003. Ahora que necesita un gran porcentaje del voto latino para ganar ha empezado a cambiar de cuento.

publicidad

Por último, los sindicatos han tenido un récord de hostilidad contra los inmigrantes, sin embargo los demócratas consistentemente hacen sus apuestas y aun así declaran que apoyan a la comunidad inmigrante  y una reforma migratoria integral. Es solo por la grave falta de nuevos miembros que los sindicatos se han visto obligados a cortejar a la más reciente cosecha de miembros potenciales, pero sus palabras actuales traicionan sus creencias y acciones de tanto tiempo. ¿Necesitamos recordarles a los latinos que son los sindicatos y, por lo tanto, los demócratas quienes históricamente se han opuesto a un programa de trabajadores temporales?

Seamos claros, los latinos deben ser cortejados ya que nuestro voto es cada vez más importante. Pero no se equivoquen, el partido republicano está haciendo su trabajo y seguramente se necesita más y se hará más, pero el partido demócrata no debería dar por sentado el voto de los latinos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad