publicidad

Rinden tributo a la Virgen de Guadalupe

Rinden tributo a la Virgen de Guadalupe

En la tradición mexicana, un relato en Náhuatl que detalla los milagros y las apariciones de la Virgen de Guadalupe ante Juan Diego.

Cuenta la tradición que a principios de diciembre de 1531, en el cerro

de Tepeyac, de la capital mexicana, la Virgen Guadalupe se le apareció

al nativo Juan Diego Cuauhtlatoatzin para darle el encargo de construir

un templo.Con el fenómeno migratorio han emigrado también las tradiciones, por

eso hoy los hispanos celebran este evento en Estados Unidos."Este encuentro que tuvo San Juan Diego con la virgen se vive una vez

más cada 12 de diciembre", dijo Pablo Sustayta, párroco de la Iglesia

San Andrés, en Pasadena, California."Lo que ocurrió fue un encuentro de vida y esperanza, en un evento que ocurrió hace 476 años", agregó el prelado.Según el sacerdote católico, cuando se le apareció la Virgen Guadalupe

a San Juan Diego, quiso dar un mensaje de esperanza a una persona

humilde, del nuevo mundo, que recientemente se había convertido de sus

creencias indígenas al catolicismo, que comenzaba a diseminarse por los

conquistadores españoles en México."El mensaje principal de Guadalupe es que ella está levantando a los

pobres a un nivel más grande para darles esperanza, para darles

confianza y para que tengan una voz y que se sientan parte de la

iglesia", indicó Sustayta."Y es un mensaje no sólo para los pobres (económicamente), sino para

los pobres de corazón y los humildes espiritualmente", agregó el

publicidad

sacerdote quien ya se encuentra en los preparativos en su iglesia para

iniciar al ritmo de mariachis la celebración del día de la virgen de

Guadalupe, la madrugada del 12 de diciembre.En la catedral basílica de la Virgen de Guadalupe, en la capital

mexicana, se estima que alrededor de 14 millones de personas llegan

anualmente a venerar la imagen de la virgen que según, la iglesia

católica, quedó plasmada en una capa que portaba el indio Juan Diego,

después de haber recogido rosas silvestres.La veneración a la virgen de Guadalupe se extiende a lo largo del

continente americano, por esa razón en el año 2000 el Papa Juan Pablo

II declaró la divinidad católica como "Reina de México y Emperatriz de

América".

Para la comunidad inmigrante en los Estados Unidos, "es muy, pero muy

importante (participar de las celebraciones), porque sienten que aquí

estamos abrazando sus tradiciones", afirmó el sacerdote.Sustayta ha trabajado durante 16 años en comunidades hispanas en los

Estados Unidos y ha observado que solamente para el 12 de diciembre una

gran cantidad de católicos llegan a la iglesia y no vuelven a regresar

publicidad

hasta el año siguiente.La razón por la que todos se dan cita en el templo, es "porque son

guadalupanos y han hecho promesas a la virgen de Guadalupe, (por ello,

la celebración) es un llamado para regresar a la iglesia, aunque sólo

vengan una vez al año", dijo el párroco."La mitad de los católicos en los Estados Unidos son latinos y las tradiciones ya están tomando raíces aquí", aseguró.Tomás Pacheco, presidente de la organización Guadalupanos Unidos, desde

hace 5 años organiza una procesión 9 días antes del 12 de diciembre en

el este de Los Angeles, en la cual despliegan una réplica de la imagen,

"bendecida por el Papa"."La imagen de la virgen de Guadalupe no fue pintada por una mano

humana", dijo a Efe Pacheco quien explicó que la capa que portaba Juan

Diego está hecha de un material de fibra de la planta de maguey "que no

dura más de cuarenta años; sin embargo han pasado 476 y no se ha

desintegrado".En 2002, el Papa Juan Pablo II canonizó al personaje que testimonió

haber visto a la virgen y por ello entre los fieles católicos hoy es

conocido como "San Juan Diego de América"."Cuando nuestra señora virgen de Guadalupe apareció, hace 476 años, no

habían fronteras en el continente americano", afirmó el líder

publicidad

guadalupano."Nuestros padres nos inculcan su veneración desde que estamos

chiquitos, por eso aquí en los Estados Unidos es una celebración muy

grande", finalizó.

Hablar sobre la Virgen de Guadalupe es hablar de un hecho sobrenatural. Ya que está en un ayate que no se corrompe, unos colores que no fueron pintados, unas pupilas que contienen toda la escena y a las personas del momento del milagro, entre muchas otras cosas más.Es una imagen que ni el tiempo ni los atentados han podido vencer.Según la tradición mexicana del Nican Mopohua, un relato en Náhuatl que detalla los milagros y las apariciones de la Virgen de Guadalupe ante Juan Diego, entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531, estas son las veces que se apareció.La primera aparición: Madrugada del sábado, 9 de diciembre de 1531, en la cumbre de Tepeyac. Se le aparece a Juan Diego, que iba camino a Tlatelolco y le pide que le construya un templo. Le dice que vaya a ver al obispo Juan de Zumárraga, que no lo cree. Juan Diego regresa a Tepoyac para decirle a la virgen que no pude cumplir con su cometido.La segunda aparición: Tarde del sábado, 9 de diciembre de 1531, en la cumbre de Tepeyac. Juan Diego protesta ante la virgen que no puede cumplir sus peticiones, pero la Virgen le indica que debe seguir sus indicaciones.Juan Diego regresa a casa del obispo, que tampoco le cree, aunque le exige una prueba. El obispo ordena a sus criados que sigan a Juan Diego para que puedan comprobar su historia.La tercera aparición: Tarde del domingo, 10 de diciembre de 1531, en la cumbre de Tepeyac. Juan Diego desaparece ante sus seguidores y se le aparece la virgen, que le pide que regrese al día siguiente para recoger la prueba.Pero Juan Diego prefiere atender a su tío Bernardino, y buscar a un sacerdote que le de la extremaunción.La cuarta aparición: Madrugada del martes 12 de diciembre de 1531, al pie de Tepeyac, donde está ahora la capilla del Pocito, y luego bajo un árbol llamado Cazahuate.La virgen ofrece un mensaje de fe y esperanza, y repite que quiere que se construya un templo. Le indica a Juan Diego que suba al monte a recoger las rosas, y Juan Diego las pone en su timla.La quinta aparición: Madrugada del martes 12 de diciembre de 1531, al pie de Tepeyac, le ruega a Juan Diego que interceda con las rosas ante el obispo. Y luego se aparece ante el tío Bernardino, curándole inmediatamente.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad