publicidad

Residentes de Nueva Jersey regresan a sus hogares tras la amenaza de incendio forestal.

Residentes de Nueva Jersey regresan a sus hogares tras la amenaza de incendio forestal.

Un incendio en NJ ha quemado más de 1,800 hectáreas del bosque mientras que los bomberos trabajan para controlarlas.

Decenas de evacuados

HAMMONTON, Nueva Jersey– Los residentes de los seis hogares que fueron amenazados por un incendio forestal, que comenzó el 21 de octubre por la tarde en el sur de Nueva Jersey, por fin pudieron regresar a sus hogares. Las llamas han acabado con más de 1,800 hectáreas del bosque mientras que los bomberos continúan los esfuerzos para controlarlas.

El fuego que comenzó en el Bosque Estatal Warton y se extendió por secciones de los condados de Camden, Burlington y Atlantic ocasionó el cierre de diversas rutas vehiculares y la evacuación de decenas de personas de la zona afectada. Hasta el momento la Ruta 26 permanece sin acceso a los automotores, aunque se espera se reabra el jueves por la tarde.

Los bomberos no han identificado lo que provocó el incendio, el cual fue reportado por primera ocasión el martes 20 de octubre alrededor de las 3:30 p.m. por el Servicio Localizador de Fuegos Forestales en Medford, Nueva Jersey.

Uno de los principales problemas que han enfrentado los bomberos en el proceso de rescate han sido los fuertes vientos que se presentan en la zona, estimulando el crecimiento de las llamas, las cuales quemaban aún más rápido durante el segundo día de la catástrofe.  

El Jefe del Servicio Forestal de Incendios de Nueva Jersey, Maris Gabliks, informó que “Debido a las condiciones de viento, el fuego se esparció rápidamente”. “Hasta el momento ya lo tenemos rodeado, pero continuará quemando. Este incendio no estará bajo control por un tiempo debido a las condiciones secas”, añadió Gabliks.

publicidad

Por otra parte, Gabliks informó que no se han reportado heridos o daños severos a las propiedades.

Alrededor de 150 combatientes de fuego, junto con un equipo de helicópteros con tanques de agua aéreos acudieron a la zona durante el llamado de emergencia.

La policía clausuró inmediatamente la ruta 206 de alto tráfico vehicular al observar que el fuego se presentaba en ambos lados de la vía. La nube negra ocasionada por las llamas se estrechó hasta el malecón de Atlantic City, Nueva Jersey a más de 45 kilómetros el este del corazón del incendio.

El residente de la zona, Brian Parks, dijo cuando se desató el siniestro que la policía estaba tocando en las puertas de los hogares y exhortando que evacuaran inmediatamente.

Parks, así como decenas de otros habitantes se refugiaron en un punto de revisión aproximádamente a dos kilómetros de sus casas y se encontraban preocupados por si tendrían un hogar al que regresar.

Una pared de flamas de aproximadamente 100  pies de altura se observaba desde el punto de revisión en donde fueron albergadas los afectados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad