publicidad

Rescatando la historia del activismo en el barrio Pilsen de Chicago

Rescatando la historia del activismo en el barrio Pilsen de Chicago

Un proyecto intenta rescatar y preservar las luchas y el activismo de los méxico-americanos en Chicago.

Detalles del proyecto

CHICAGO, Illinois- Un proyecto de historia comunitaria en el barrio Pilsen de Chicago intenta rescatar y preservar las luchas y el activismo de los méxico-americanos durante las últimas décadas.

El proyecto, "Hacia una historia oral de la lucha por los derechos civiles de los mexicanos en Pilsen", cuenta con el apoyo de Casa Aztlán, el Programa de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Illinois en Chicago y el Illinois Humanities Council.

Las historias de varios activistas se recopilarán en un libro, dijo la socióloga María Eugenia de la Torre, a cargo de la obra.

"Las nuevas generaciones de latinos no saben cuál es la historia de sus comunidades, eso fue lo que nos impulsó a crear el proyecto", afirmó de la Torre, quien trabaja en la Universidad de Illinois en Chicago.

Los méxico-americanos tuvieron que enfrentar la escasez de servicios educativos, salud y falta de representación política en una ciudad que no daba empleo a los latinos en 1960, mencionó la socióloga .

Pero todo eso cambió con el movimiento inspirado por el activista Cesar Chávez, de California, y otros líderes como Rodolfo "Corky" González, de Denver, Colorado, en la década de 1960.

De esta manera Pilsen, llamado así por una ciudad en Checoslovaquia y ahora dotado de numerosas escuelas, clínicas y organizaciones nuevas, experimentó tres intensas décadas de activismo hispano.

publicidad

"El Movimiento Chicano también fue importante en Chicago pero de eso no se sabe mucho", declaró de la Torre.

Nace una idea

La idea del proyecto nació en el centro Casa Aztlán hace tres años cuando de la Torre conoció a Carlos Arango, un activista que dirige el centro.

Arango llegó a Pilsen en 1970 y recuerda esos días de "vacas flacas".

"Parecía un barrio proletario, se veía la pobreza, no había nada, ni árboles como ahora, pero en todas las áreas la gente estaba luchando", recordó el activista.

Tanto Arango como de la Torre afirmaron que una de sus metas es hacer las entrevistas accesibles a las escuelas públicas de Chicago, particularmente las secundarias, para que los estudiantes hispanos aprendan las lecciones del pasado.

"En esa época había una dirección heterogénea y teníamos una agenda de todos, ya no", comentó el veterano activista. "Ahora hay muchos jefes y menos soldados. No hay ninguna investigación que se haya metido a documentar lo que paso en Pilsen. En el suroeste ni siquiera saben que hay Chicanos por acá".

Arango agregó que una vez terminado el proyecto, aparte del libro que se piensa publicar, las entrevistas de los activistas serán colocadas en la página Web del centro Casa Aztlan para ofrecer la historia de "viva voz" a los usuarios de la Internet.

publicidad

Según Arango, la historia de Pilsen tiene mucho que enseñar a la gente de hoy en día en la ciudad y en el resto del país.

Colaboración numerosa

Entre los activistas que forman parte de este proyecto está Carlos Heredia, de 60 años, quien organizó un grupo estudiantil que aún existe.

En 1968, Heredia tenía 18 años cuando fundó junto a Omar López la Organización de Estudiantes Latinoamericanos (OLAS) en el Colegio Loop, ahora conocido como Colegio Harold Washington.

OLAS, dijo el activista, pronto se mudó a Pilsen donde desde dos habitaciones que fungían como oficinas en una iglesia abandonada de la 17 y Halsted comenzaron a promover la defensa de los derechos de los hispanos.

Así, la membresía de estudiantes universitarios pronto llegó a unos 30 que se dedicaron a organizar foros y talleres culturales para concienciar a los hispanos, muchos de ellos inmigrantes pobres.

A pesar de sus estudios y trabajos, dijo Heredia, los estudiantes encontraban tiempo para ayudar a la causa de Chávez, que inspiró a toda una generación de jóvenes hispanos.

"Como estudiantes participamos mucho con el boicot de las uvas y de la lechuga en las tiendas", recalcó Heredia, quien aún sigue activo con la organización Latinos del Suroeste.

Aunque esos días han terminado, el activista, sostuvo que la nueva generación de hispanos no debe nunca bajar la guardia.

publicidad

"Ha sido una constante lucha para defender los derechos," afirmó Heredia.

El activista declaró que ha habido grandes cambios desde la década de los sesentas, en particular el ascenso de la población hispana, pero que aún hay mucho camino por andar.

"Hoy en día, aunque tenemos la supuesta fuerza de los números, esto no se ha traducido a una mayor influencia", observo Heredia. En 1970, los hispanos apenas eran el 5 por ciento de la ciudad y ahora con 1.7 millones, representan el 20 por ciento, según el Censo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad