publicidad
Una mujer residente del poblado de Pokhara, cerca del epicentro del terremoto del sábado, sostiene a su hija herida mientras aguardan un helicóptero tras ser rescatadas el martes.

Rescatan heridos en aldeas próximas al epicentro mientras miles huyen de Nepal

Rescatan heridos en aldeas próximas al epicentro mientras miles huyen de Nepal

Helicópteros llegaron a zonas cercanas al epicentro. Los muertos superan los 4,400 y miles huyen de Nepal.

Una mujer residente del poblado de Pokhara, cerca del epicentro del terr...
Una mujer residente del poblado de Pokhara, cerca del epicentro del terremoto del sábado, sostiene a su hija herida mientras aguardan un helicóptero tras ser rescatadas el martes.

Helicópteros surcaban el martes los cielos sobre las altas montañas del distrito nepalí de Gorkha, evacuando a los heridos a clínicas y llevando productos de primera necesidad a localidades remotas devastadas por el potente sismo del sábado que mató a más 4,500 personas en la región.

publicidad

AYUDE A LAS VICTIMAS DEL TERREMOTO 

Medios reportan que, a medida que los equipos de rescate llegan a pueblos y aldeas que quedaron incomunicados, la cifra de fallecidos aumenta y estiman que podría pasar de los 10 mil.

Leer: Nepal lucha por salir adelante 

La Coordinación humanitaria para Nepal de Naciones Unidas estimó que alrededor de 8 millones de personas, cerca del 26% de la población nepalí, fue afectada por el terremoto.

De esa cifra 2 millones de personas viven en los 11 distritos más afectados, además de que 1.4 millones necesitan de asistencia alimentaria, y de ellos 750 mil viven cerca del epicentro.

Leer:  La cifra de muertos en Nepal crece 

De acuerdo a los datos recabados durante las tareas de rescate, las regiones más afectadas son las de Bhaktapur, Katmandú y Lalitpur, en el centro y sur del país.

 

Batalla contra tiempo, sobrevivientes de Nepal Univision

Rescates aéreos

Alrededor del mediodía del martes dos helicópteros trasladaron a ocho mujeres de la aldea de Ranachour, dos de ellas con bebés agarrados a su pecho y una tercera en avanzado estado de gestación.

Leer:  Ardua búsqueda de sobrevivientes 

"Hay muchos más heridos en mi aldea", dijo Sangita Shrestha, que estaba embarazada y visiblemente abatida al bajar del helicóptero. Pronto se vio rodeada de soldados y policías nepalíes que la escoltaron a una camioneta para su traslado a un hospital.

En la pequeña localidad de Gorkha el núcleo de transportes y comercio del distrito sirve ahora mismo como base para llevar rescatistas y suministros a esos lugares remotos tras el sismo.

A algunas localidades se podía acceder solo por aire luego de que deslaves bloquearan las carreteras de montaña.

publicidad

 

Productor de Univision vivió terremoto en Nepal Univision

Tres días aislados

Mujeres que bajaban de las aeronaves hacían muecas y lloraban de dolor y eran incapaces de andar o hablar, tras tres días de agonía luego de resultar heridas en el devastador sismo.

Sita Karki se dobló de dolor cuando los soldados la levantaron. Sus piernas rotas e hinchadas habían estado atadas a vastos haces de heno entrelazados para formar improvisadas tablillas.

"Cuando pegó el terremoto, una pared cayó sobre mí y me noqueó. Mis piernas están rotas", dijo.

Una hora después de que las nubes oscuras empezasen a presagiar una tormenta, el viento y la lluvia arreciaron sobre Gorkha.

 

Aumentó el número de muertos tras el terremoto en Nepal Univision

Carreteras cortadas

Geoff Pinnock, del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas, lideraba un convoy de camiones que se dirigía al norte, hacia las zonas más afectadas, cuando empezó a llover, dejándolos atrapados.

"La lluvia ha provocado un deslave que ha bloqueado mis camiones. Quizás podría tomar uno y arriesgarme conduciendo en el barro, pero creo que guardaremos los materiales para intentar salir mañana en helicóptero", dijo.

Trabajadores de emergencias que habían llegado a las proximidades del epicentro contaron que localidades enteras quedaron reducidas a escombros.

"En algunas localidades, alrededor del 90% de las casas se han derrumbado. Están arrasadas", dijo Rebecca McAteer, una médico estadounidense que se dirigió a la zona más afectada por el terremoto desde el lejano hospital nepalí donde trabaja.

publicidad

 

Nepal, entre el dolor y los escombros

No estaban en sus casas

Pese a todo, el momento en el que se produjo el temblor "cerca del mediodía, cuando la mayoría de la gente en zonas rurales trabaja en los campos" hizo que la mayoría de los aldeanos evitaran las lesiones cuando se derrumbaron los edificios, señaló. La policía ha confirmado 373 muertes en el distrito de Gorkha hasta el momento.

La mayoría de los heridos, explicó la médico, son niños y ancianos, ya que la mayoría de los hombres jóvenes se fueron hace tiempo de los pueblos en busca de empleos mejor pagados.

"La necesidad inmediata es llevar el apoyo a donde se necesita, pero habrá mucho trabajo de reconstrucción", dijo McAteer, que tenía previsto regresar pronto al centro de la zona afectada.

publicidad

Futuro incierto

Thomas Meier, un ingeniero de la International Nepal Fellowship y que acompañó a McAteer a los pueblos devastados, señaló que las consecuencias del desastre se prolongarán durante mucho tiempo.

"Ésta es una emergencia de largo plazo", dijo. "Esto requerirá una gran atención durante los próximos cinco años. La gente se quedó si nada".

Cientos de personas siguen viviendo al raso, sin acceso a agua potable o instalaciones sanitarias, en todo el centro de Nepal, incluyendo la capital, Katmandú. Las fuerte lluvias del martes sobre la ciudad obligaron a la gente a buscar refugio donde pudo.

Al pequeño aeropuerto de Katmandú llegaban vuelos con suministros de emergencia además de helicópteros, que descargaban allí tanto a escaladores extranjeros como a residentes de las zonas más remotas.

Dependencia del Everest

La economía nepalí tiene una fuerte dependencia del turismo y del montañismo por la cercanía del monte Everest, la cima más alta del mundo.

Helicópteros alquilados por empresas de escalada llegaron a la zona de Langtang, una popular zona de senderismo a unos 60 kilómetros (40 millas) al norte de Katmandú.

Dave Gordon, un escalador de San Francisco, California, dijo que estuvo en la zona hasta el martes, esperando un vuelo de rescate.

"Los precipicios se vinieron abajo, cuatro o cinco porteadores fallecieron, enterrados en las rocas que caían", dijo del sismo. "Los caminos están completamente destruidos. La gente está varada. No pueden salir".

publicidad

Naciones Unidas anunció la liberación de $15 millones de dólares de su fondo central de respuesta a emergencias para las víctimas del temblor. Los fondos permitirán que grupos humanitarios internacionales amplíen sus operaciones y suministren refugio, agua, suministros médicos y servicios logísticos, indicó el lunes el portavoz de Naciones Unidas Farhan Haq.

Había camiones cargados de comida camino de los distritos afectados fuera del golpeado y populoso valle de Katmandú, y se esperaba que la distribución de alimentos comenzara el martes.

8 millones afectados

Se calcula que el terremoto afectó a 8 millones de personas en 39 de los distritos de Nepal, dijo Haq citando datos del gobierno, y más de 1,4 millones de personas necesitan asistencia alimentaria, incluyendo 750,000 personas que viven cerca del epicentro en alojamientos de mala calidad.

La cifra de muertos en Nepal subió a 4,352 personas, indicó el subinspector general de la policía, Komal Singh Bam. En la vecina India 61 personas perdieron la vida y la agencia de noticias oficial de China, Xinhua, reportó 25 muertes en Tíbet.

Otras 18 personas fallecieron también en una avalancha provocada por el temblor que arrasó parte del campamento base del monte Everest, lleno de montañeros extranjeros que se preparaban para ascender.

Unas 8,063 personas resultaron heridas, indicó Bam. Se cree que decenas de miles se han quedado sin casa.

publicidad

Huyen de Nepal

Cientos de personas tiradas por el suelo, engrosando una interminable cola o resguardadas de la lluvia donde mejor pueden esperan salir del aeropuerto de Katmandú tras el terremoto de magnitud 7.8 que devastó parte de Nepal el sábado.

Tiendas de campaña en los jardines ante la entrada, trasiego de oficiales de embajadas extranjeras, voluntarios y soldados se mezclan en el aeropuerto Tribhuvan de la capital nepalí, golpeado por el sismo y completamente saturado de tráfico aéreo en las últimas horas.

Los paneles de salidas y llegadas muestran cancelaciones y retrasos, casi todos los vuelos que salen lo hacen a países cercanos: la India, Malasia, Tailandia, China.

Sin embargo, en el aeropuerto es prácticamente imposible conseguir información oficial, y la policía asegura que la Autoridad de Aviación Civil no tiene a nadie para hablar con la prensa.

Crece la desesperación

Sulochana Somal, una joven de 27 años que lleva tres días esperando en el aeródromo con su marido e hijo, sólo quiere volver a la India, su país de origen, como el de muchos otros ciudadanos que aguardan allí.

"Escuchamos que el Gobierno indio estaba proporcionando billetes, pero no hemos conseguido nada", dijo.

La también india Lalit Agrawal indicó que hay "demasiados" ciudadanos de su país viviendo en Nepal y por ello es difícil sacarlos a todos.

publicidad

"Otro problema es que el aeropuerto es muy pequeño. Estamos durmiendo aquí fuera todas estas noches", dijo.

Los que viven lejos han tenido que buscarse la forma de conseguir pasaje, como el australiano Bryan Ponsaol, que logró conversar con su familia en Melburne y después de dos días vuela hoy a casa.

"Vinimos aquí al día siguiente del terremoto, pero no conseguimos entrar. Había una cola enorme y oí que incluso dentro las ventanillas estaban cerradas", explicó.

Junto al resto de amigos con los que viajaba Ponsaol ha suspendido un viaje que realizaba por Asia y sólo quiere volver a casa.

(Con información de AP, Notimex y Efe.) 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad