publicidad
La Cámara de Representantes aprobó la propuesta HB 80, que prohíbe en todo el estado enviar o leer mensajes al conducir.

Representantes aprueban prohibir uso de teléfonos al conducir

Representantes aprueban prohibir uso de teléfonos al conducir

La Cámara de Representantes aprobó la propuesta HB 80, que prohíbe en todo el estado enviar o leer mensajes al conducir.

La Cámara de Representantes aprobó la propuesta HB 80, que prohíbe en to...
La Cámara de Representantes aprobó la propuesta HB 80, que prohíbe en todo el estado enviar o leer mensajes al conducir.

La Cámara de Representantes de Texas aprobó este miércoles de manera definitiva la propuesta HB 80, que prohibiría a los conductores de todo el estado enviar mensajes de texto mientras se encuentran al volante, reporta AP.

La medida, impulsada por el republicano Tom Craddick, fue aprobada con una votación de 102 a favor y sólo 40 en contra, y permitiría a los oficiales de tránsito a detener a los conductores que sean sospechosos de estar escribiendo o leyendo mensajes de texto mientras se encuentran en movimiento.

Quienes sean sorprendidos en el acto recibirían multas de $99, para la primera vez, y de $200 para las ocasiones subsecuentes.

“La gente que envía mensajes de texto [al conducir] tiene ocho veces más probabilidades de chocar”, asegura Craddick.

publicidad

No obstante, los detractores de la norma aseguran que su aprobación permitiría a los oficiales detener a los conductores indiscriminadamente, muchas veces sin poder probar que en efecto estaban enviando o leyendo mensajes.

Ahora que fue aprobada por los representantes, la propuesta debe pasar al Senado para su revisión y posible aprobación.

No obstante, es incierto cuál será su futuro: en 2013, los representantes habían aprobado la medida, sin embargo, fue rechazada por los senadores, detalla The Statesman.

Algo semejante ocurrió también 2011, cuando una propuesta semejante fue aprobada por el pleno legislativo pero fue finalmente vetada por el entonces gobernador Rick Perry, quien aseguró que la norma era “un esfuerzo del gobierno por controlar el comportamiento de los adultos”.

En cuanto al presente gobernador, Greg Abbott, éste no se ha pronunciado al respecto sobre la decisión que tomaría si la propuesta fuera aprobada.

Cuarenta ciudades texanas, incluyendo Austin, El Paso y San Antonio, cuentan con medidas que prohíben o limitan el uso de teléfonos y dispositivos móviles al conducir; asimismo, 44 estados tienen medidas semejantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad