publicidad

Renunció fiscal del suroeste de Texas

Renunció fiscal del suroeste de Texas

El fiscal general del distrito suroeste de Texas, Johnny Sutton, anunció este miércoles su renuncia tras siete años de gestión

Hasta el 19 de abril

EL PASO, Texas - El fiscal general del distrito suroeste de Texas, Johnny Sutton, anunció este miércoles su renuncia tras siete años de gestión durante los que se procesaron cerca de 40 mil casos de narcotráfico y violaciones a las leyes migratorias.De acuerdo con Sutton, de diciembre de 2005 a la fecha, la fiscalía federal en Texas procesó judicialmente a 37 mil inmigrantes indocumentados como parte del operativo "Streamline" en la localidad de Del Río.

"Mi renuncia se hará efectiva el 19 de abril a la media noche", anunció el fiscal, quien fue nominado a su cargo por el ex presidente George W. Bush y confirmado por el Senado en noviembre de 2001, en una de las regiones más activas en cuanto a casos de violaciones a la ley de inmigración y de tráfico de drogas del país.

De acuerdo con el portavoz de la fiscalía, Darryl Fields, la oficina del fiscal llevó a corte a 15 mil personas detenidas por tráfico de drogas, lo que colocó al distrito en el primer lugar en procesamiento de narcotraficantes a nivel nacional.

Ocupó además el segundo lugar a nivel nacional en el procesamiento de casos de ingreso indocumentado al país, y bajo su gestión se obtuvieron fallos de culpabilidad en contra de más de cien agentes del orden público acusados de corrupción.

"Combatir la corrupción entre funcionarios, agentes e inspectores que se deben a la comunidad fue una de mis prioridades", dijo el fiscal este miércoles en rueda de prensa.

publicidad

Entre estos casos destacan el de un ex fiscal de Texas acusado de fraude y de dos regidores de San Antonio.

También el proceso iniciado en 2005 en contra de los ex agentes de la Patrulla Fronteriza Ignacio Ramos y José Compeán, condenados a diez y once años de cárcel respectivamente.

El fiscal dijo en ese entonces que ningún servidor público estaba por encima de la ley, y que los dos ex agentes debían pagar por haber disparado al mexicano Osvaldo Aldrete Davila por la espalda, hiriéndolo en un glúteo cuando huía rumbo a México luego de abandonar un cargamento de marihuana en territorio estadounidense y haber ocultado información sobre el caso.

Sutton fue criticado a nivel nacional por su severidad contra los oficiales e incluso el congresista Dana Rohrabacher (R-California) pidió en numerosas ocasiones su renuncia aduciendo que los agentes cumplían con el deber de combatir el ingreso indocumentado de inmigrantes y drogas al momento del incidente.

Los dos agentes recibieron después de dos años de cárcel el perdón del ex presidente George W Bush, quien aclaró que no eran exonerados de sus cargos, sino simplemente perdonados.

"La protección de las fronteras de la nación de la amenaza del terrorismo y el perseguir judicialmente de manera agresiva a los traficantes de drogas, e inmigrantes indocumentados han sido sus prioridades", dijo a Efe Fields.

En el distrito suroeste se procesaron a cuatrocientos pandilleros de organizaciones como Texas Syndicate, Barrio Azteca, Mexican Mafia, Aryan Cyrcle, por cargos que iban de tráfico y distribución de drogas, delitos relacionados con armas de fuego, lavado de dinero, chantaje entre otros.

Del 2001 a la fecha han sido arrestadas y procesadas 2 mil doscientas cincuenta y seis  personas por porte ilegal de armas.

Durante su administración, Sutton tenía a su cargo a trescientos trabajadores, entre los que se contaban ciento cuarenta fiscales distribuidos en diferentes ciudades y contaba con un presupuesto anual de 27 millones de dólares.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad