publicidad

“Estábamos tratando de huir del terror," cuenta refugiada siria de AZ

“Estábamos tratando de huir del terror," cuenta refugiada siria de AZ

La comunidad siria de Phoenix ha unido esfuerzos para ayudar a las familias refugiadas que llegan al Valle en búsqueda de una mejor vida.

Sirios de Phoenix se unen para ayudar a refugiados /Univision Television Group

Phoenix- Hace exactamente dos meses y 20 días, Fatima, su esposo y sus cuatro pequeños empezaron una nueva vida en Phoenix.

Ellos forman parte de alrededor de 100 refugiados sirios que viven actualmente en Arizona.

Esta familia siria huyó de la ciudad de Homs, la cual ha sido blanco de bombardeos y sangrientas ofensivas por parte del régimen de Bashar Al Asad desde marzo de 2011.

“La ciudad estaba sitiada y mi esposo estaba fuera camino de regreso a casa cuando lo hicieron pararse y salirse del carro. Lo apuntaron en la cabeza,” cuenta Fatima, cuya familia tuvo que vivir en medio la guerra civil durante más de cuatro años.  

Fue en ese punto que  Fatima y su esposo Abdulahim decidieron dejarlo todo para vivir en paz.

“Siempre había mucho peligro. Siempre con miedo por la vida de nuestros hijos. No era seguro salir a la calle. No era el lugar para criar a nuestros hijos, así que nos fuimos de allí,” dice la refugiada.

Sus hijos ahora corren libres y sonrientes con otros niños en el Scottsdale Ranch Park en un evento organizado por el Arizona Muslim Community .

Fatima los ve a distancia y sonríe.

“Estábamos tratando de huir del terror, y el dolor… vinimos aquí por nuestra seguridad. Para tener una vida en seguridad,” agrega Fatima sin quitarle la vista a sus pequeños.

Tras darse a conocer que uno de los terroristas de los atentados en París era un sirio que se hizo pasar por refugiado, muchos políticos y residentes temen acoger a más refugiados.

“Estábamos tratando de huir del terror," cuenta refugiada siria de AZ fa...

Pero Fatima asegura que ellos huyen precisamente de la violencia y la persecución.

“No queremos causar problemas o violencia. Si quisiéramos levantar armas y herir a personas, nos hubiésemos quedado en nuestro país, peleando, pero vinimos acá para darle una mejor vida a nuestros hijos,” dice esta madre siria, quien ha recibido la ayuda y el apoyo de una unida comunidad siria en Phoenix.

Dina Jaber se sumó a un grupo de sirios en el Valle que ha creado programas para asistir a las familias refugiadas sirios, desde recibirlas en el aeropuerto hasta conseguirles empleo. 

Entre las familias a las que Dina a ayudado se encuentra la de Fatima.

“Llevé a los niños de Fatima a la biblioteca y estaban tan emocionados. Felices de poder escoger DVD y libros, ya quieren volver,” cuenta esta joven estadounidense de 22 años de padres sirios.

publicidad

Durante meses, esta arizonense ha escuchado las historias de violencia de la que huyen estos refugiados, pero el pasado 13 de noviembre ella misma tuvo que vivir el terror en carne propia durante los atentados simultáneos que conmocionaron al mundo y dejaron 130 muertos en París.

Dina y sus primos estaban entre los 79,000 espectadores que disfrutaban del partido entre en Francia y Alemania en el estadio State of France cuando fueron sorprendidos por unas explosiones.

“Solo 15 minutos después de haber comenzado el juego, escuchamos una explosión afuera. Pero lo que menos nos imaginamos era que se trataba de bombas y mucho menos en París. Hasta que en la segunda parte del juego, nos dimos cuenta de lo que estaba pasando,” cuenta la joven. 

Dina condena la violencia de los terrorista y le indigna que usen su religión para cometer actos atroces.

“Yo estuve allí y es hiriente que culpen a todos los musulmanes. Yo soy de familia de inmigrantes sirios, soy musulmana y no creo en esas cosas. Yo misma estuve en peligro y eso demuestra que esas personas no diferencian. Ellos quieren herir a cualquier persona. A cualquier inocente,” dice la chica.

Steve Arkawi está de acuerdo con Dina, y junto con ella, es otro de los sirios de Arizona que se han volcado a proteger a los refugiados que llegan al Valle.

“Estas personas se están escapando del infierno que es allá, del gobierno, de ISIS y de la guerra civil. Vienen aquí para salvar la vida de sus hijos y la de ellos…si tú dices una palabra en Siria, terminas en la cárcel o desapareces,” dice Steve Arkawi, quien ha vivido en Estados Unidos desde hace 40 años.

publicidad

Arkawi entiende y respeta la postura del gobernador Ducey, quien se niega a recibir a más refugiados, pero él cree que no es la decisión correcta.

“Yo garantizo que esta gente no es peligrosa. Nosotros estamos viendo muy de cerca a cada uno de los refugiados. Si nosotros vemos algo malo, vamos a ser los primeros en avisarle al FBI o a la policía,” dice enfático Arkawi.

Una de las familias refugiadas que está bajo la supervisión de Arkawi lo perdió todo luego que su casa fuese saqueada y posteriormente incendiada, dejándoles sin otra opción más que huir del país.

Cómo el rechazo de refugiados impacta a comunidad hispana /Univision Television Group


Según la organización International Rescue Committee (IRC) en Phoenix, la comunidad refugiada es la más segura porque es la más investigada de todos los inmigrantes que llegan a Estados Unidos.

“Los refugiados que están llegando en Europa a veces no tienen identificación. Europa está tratando de ver cómo puede hacer, cómo los puede ayudar. Los refugiados que llegan aquí a Estados Unidos, tienen que pasar por muchos chequeos,” explica Nicky Walker, Gerente de Desarrollo de IRC.

Relacionado
“Estábamos tratando de huir del terror," cuenta refugiada siria de AZ Ge...
Mitos y realidades de la comunidad refugiada en USA
Varios gobernadores y legisladores, incluyendo de Arizona, se suman a aquellos que se oponen a recibir a más refugiados, pero para aquellos que trabajan de primera mano con esta comunidad que huye de la violencia en sus países, el miedo a los refugiados no tiene fundamento ya que el proceso de aceptación en Estados Unidos es muy riguroso, y no se compara a lo que está viviendo en Europa.


“El proceso de reasentamiento de refugiados es largo y complejo. Los controles de seguridad son rigurosos e implican varios elementos diferentes del gobierno de Estados Unidos, desde el Departamento de Seguridad Nacional, el FBI, el Departamento de Defensa y varias agencias de inteligencia,” agrega Paul S. Mulligan, Presidente de Christian Charities.

A Fatima y a su familia les tomó tres años y 10 meses poder iniciar su nueva vida en Estados Unidos.

Huyendo de la violencia de Siria, ella lo que menos quiere es que terroristas lleguen a territorio estadounidense, e insiste que los refugiados no fundamentalistas. 

 “Esas personas que fueron a París y que cometieron esos ataques no tienen humanidad. No tienen nada que ver con lo que somos los refugiados sirios,” dice Fatima firmeza.

publicidad
Refugiada siria en Phoenix


Desde hace cuatro años,  el c onflicto armado en Siria ha desplazado a más de 11 millones de personas.

La guerra civil se inició en ese país en 2011 cuando varias ciudades se unieron en protesta contra el régimen del presidente Bashar al-Assad inspirado en el movimiento de la Primavera Árabe que se propagó por toda la región.

En medio del caos y anarquía, tomó terreno el gr upo yihadista ISIS también conocido como ISIL,  que se traduce en Estado Islámico en Irak y Levante. Levante significa Siria y Líbano en árabe. El objetivo de esta organización terrorista es crear un califato a través de las fronteras.

Según las Naciones Unidas, esta guerra civil ha dejado más de 220 mil muertos y 840 heridos. 

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad