publicidad

Un ex canciller mexicano critica la decisión republicana de parar la reforma migratoria

Un ex canciller mexicano critica la decisión republicana de parar la reforma migratoria

Las dudas republicanas sobre la reforma migtratoria fueron criticadas por el ex canciller de México Jorge Castañeda.

Catalogan a Obama como el 'deportador en jefe' Univision

Jorge Castañeda advierte que la administración de Barack Obama seguirá deportando a miles de indocumentados.

Las dudas expresadas la semana pasada por el presidente del Congreso, John Boehner, en torno a debatir la reforma migratoria este año en la Cámara de Representantes, fueron fustigadas por el ex canciller de México, Jorge Castañeda.

“Parecía que finalmente los republicanos en la Cámara de Representantes iban a aceptar algún tipo de reforma migratoria este año, quizás sin un camino a la ciudadanía para todos los indocumentados, pero si un camino a la legalización”, dijo.

“Pero ahora resulta que, como dice el dicho en México: ‘Dice mi mamá que siempre no’”, pone a millones de indocumentados al borde de la deportación, indicó.

A finales de enero los republicanos, reunidos en un cónclave en un hotel de Maryland, elaboraron una lista de principios que incluye una dura vía de legalización para indocumentados que carecen de antecedentes criminales, paguen impuestos, cancelen importantes multas y hablen inglés.

La lista agregaba que la reforma sería fraccionada y discutida en varios pedazos y no incluía fechas o plazos para la presentación de proyectos. Pero dejaba abierta la probabilidad de debatirlos en el curso de 2012.

Sin embargo, una semana después de conocido el documento, Boehner anunció en dijo en conferencia de prensa que era poco probable que el tema sea debatido y votado por el pleno.

publicidad

“Empezaron a cuestionar rápidamente, el ala derecha de ese partido (republicano) al líder de la Cámara, John Boehner, que rápidamente reculó y dijo que no había condiciones probablemente para avanzar en esta reforma migratoria que es tan importante para millones de mexicanos y centroamericanos en estados unidos”, dijo.

Según reportes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS( y del Pew Hispanic Center, en el país viven unos 11 millones de indocumentados.

Castañeda dijo que los inmigrantes sin papeles se ven separados y deportados al no tener una oportunidad de legalizar sus permanencias.

“Conviene recordar también que esta reforma (migratoria) es cada día más importante, porque el presidente (Barack) obama, que es un hombre ilustrado, un hombre inteligente, un hombre decente, al mismo tiempo ha sido, como lo llamó una revista esta semana, el deportador en jefe de la historia moderna de Estados Unidos”.

“Más personas han sido deportadas de Estados Unidos por Barack Obama que por cualquier otro presidente que lo haya antecedido”, dijo Castañeda. “Por ello es tan urgente esta reforma (migratoria) y por ello es tan lamentable la decisión de los republicanos de dar marcha atrás”.

Durante la primera administración de Obama (2009-2012) el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deportó unos 400 mil indocumentados por año, un promedio de 1,220 extranjeros sin papeles diarios.

publicidad

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) reportó que el 60% de los deportados tenía antecedentes criminales, pero organizaciones pro inmigrantes señalan que entre seis a siete de cada 10 deportados no tenía antecedentes que pudieran en riesgo la seguridad nacional de Estados Unidos.

En el año fiscal 2013 el número de deportados fue de 368,644. El porcentaje de indocumentados sin antecedentes criminales se mantuvo en 40%.

De pasar la Cámara de Representantes una reforma migratoria como el plan aprobado por el Senado el 27 de junio, que incluye una vía de legalización para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011, entre 8 y 9 millones de extranjeros sin papeles podrían legalizar sus permanencias y entrar en un estado de residente provisional durante 10 años.

Al término de ese plazo podrán pedir la residencia temporal y tres aos después gestionar la ciudadanía.

Las dudas de Boehner detuvieron el debate y dejó sin efecto la lista de principios de la reforma migratoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad