publicidad

Ultiman planes de movilización para la Marcha Nacional por la reforma migratoria

Ultiman planes de movilización para la Marcha Nacional por la reforma migratoria

Activistas en más de 30 estados revisan planes para la Marcha Nacional por la reforma migratoria del 21 de marzo.

Ultiman planes de movilización para la Marcha Nacional por la reforma mi...

Compromiso de campaña

MIAMI, Florida - Activistas en más de 30 estados revisan los planes de movilización para la Marcha Nacional por la reforma migratoria del 21 de marzo en la capital estadounidense. "Esta guerra la vamos a ganar peleando", dijo a Univision.com Nora Sandigo, directora de la Fraternidad Nicaragüense de Miami. "Los hispanos que ya somos ciudadanos y tenemos derecho a voto, vamos a salir a la calle a decirle al Presidente que ya es hora que se cumpla su promesa".

La promesa citada por Sandigo fue hecha por el entonces candidato presidencial demócrata, Barack Obama, a la comunidad hispana, que en el primer año de su mandato impulsaría una profunda reforma al sistema migratorio porque éste se encontraba "roto", y que ese cambio incluiría la legalización de los millones de indocumentados que viven en el país.

publicidad

Obama ganó, pasó el primer año de ejercicio de su Administración y la reforma migratoria sigue pendiente. Los dirigentes de las principales organizaciones nacionales lo entienden, saben que hubo otras prioridades que tratar como la crisis económica, la guerra en Afganistán e Irak y la reforma de salud, "pero el tema migratorio también es importante porque hay millones de personas sufriendo, entre ellos cientos de niños ciudadanos cuyos padres fueron deportados o están en proceso de ser deportados porque no tienen papeles", enfatizó Sandigo.

"No podemos confiarnos, quedarnos con los brazos cruzados. Es cierto que el presidente prometió y volvió a comprometerse esta semana de lo claudicar en el esfuerzo, pero creemos que eso no es suficiente. Por eso vamos a marchar el 21. Esto no se va a dormir. Queremos la reforma migratoria y queremos que el compromiso de cumpla", apuntó.

Reuniones clave

El 11 de marzo Obama se reunió a puertas cerradas en la Casa Blanca con unos 20 delegados de organizaciones civiles -entre ellos activistas, sindicalistas y religiosos- para hablar de los avances conseguidos en el tema de la reforma y los pasos que faltan para que el Congreso inicie el debate y vote un proyecto.

Un segundo encuentro, inmediatamente después, se llevó a cabo entre el mandatario y los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), quienes le entregaron una actualización de un plan bipartidista que vienen redactando juntos desde octubre del año pasado.

publicidad

Al final de ambos encuentros, la Casa Blanca emitió un comunicado en el que Obama dijo que se había enterado de los "logros" alcanzados y reiteró que su compromiso con una reforma integral de la inmigración es "inquebrantable, y continuaré siendo su socio en este importante esfuerzo".

¿Participará en la Marcha por la reforma migratoria? ¿Aprobará el Congreso la legalización de millones de indocumentados? Comente aquí

Enojo, pero constructivo

En la primera reunión del 11 de marzo se permitió que directivos de organizaciones nacionales le notificaran al Presidente "lo que estamos sintiendo, nuestras preocupaciones, nuestros temores y también nuestros enojos", dijo Jorge-Mario Cabrera, director de Comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). "Ese fue el mensaje que entregó nuestra directora ejecutiva", Angélica Salas.

Cabrera añadió que ahora viene el segundo paso, la Marcha Nacional del 21 de marzo en Washington DC. "Marcharemos porque no queremos que sigan separando a las familias de los inmigrantes, para que el Congreso apruebe la reforma migratoria y para que se permita legalizar a los millones de indocumentados que viven en nuestro país, Estados Unidos".

El dirigente explicó que la mayoría de los 70 mil confirmados hasta el sábado 13 de marzo "irán en buses hasta Washington DC" y que otros de la costa oeste, California, "iremos en avión".

publicidad

"Saldrán más de 150 buses desde Chicago, otros 100 desde Nueva York y unos 20 desde Florida. Desde Los Angeles saldrá un bus con 50 jóvenes coreanos que también se unen a la batalla por la reforma migratoria, Nuestra esperaza es grande", apuntó.

La antesala de…

Tras comparar la convocatoria a la Marcha Nacional del 21 con las marchas de la primavera de 2006, cuando cientos de miles de inmigrantes salieron a las calles en las principales ciudades con alta concentración de hispanos, Cabrera dijo que "los números no deben ser parte del análisis, sino el sufrimiento de los millones de inmigrantes".

"No esperamos imitar el movimiento de hace cuatro años. Aquella vez fuimos a exigir la derogación de la ley HR 4437 que había aprobado la Cámara de Representantes (el 15 de diciembre de 2005) y que criminalizaba la estadía indocumentada (legalmente una falta de carácter civil no penal). Lo conseguimos, pero perdimos la reforma", añadió.

El activista expuso que esta vez, "la diferencia entre ambas estrategias es que ahora hay un enojo, pero se trata de un enojo constructivo que está dirigido hacia un blanco específico, que es el Congreso y el Presidente Obama, a fin de que ellos movilicen el poder suficiente para avanzar en la reforma migratoria comprensiva".

"El sufrimiento es igual ahora que en 2006, pero la urgencia es mayor. Estamos en al antesala a una bienvenida a los millones de inmigrante en nuestro país o la posibilidad de que nos cierren la puerta en la cara, que nos den un portazo".

publicidad

"Estamos más unidos"

En 2006 hubo un quiebre entre las organizaciones nacionales por la estrategia de batalla a favor de la reforma migratoria. Unos presionaron por aumentar las movilizaciones callejeras y otros optaron por evitar las convocatorias y favorecer el lobby en el Congreso y la Casa Blanca.

"Ahora estamos más unidos que aquella vez", confió Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de California. "Los grupos serios hemos tomado la decisión de unificarnos lo mas que podamos en la acción. Creemos que vamos a llevar del sur de California un bloque de unas 500 personas a Washington para la marcha del 21. Y el 27 marcharemos aquí, en los Angeles y después en otras ciudades. El 21 arranca una estrategia que iremos repitiendo hasta alcanzar la meta, que el Congreso instale el debate y apruebe la reforma migratoria", explicó.

Un anuncio publicado el internet explica por qué la marcha, según sus organizadores: "Marcharé para que obama y el Congreso cumplan sus promesas; marchare porque sin la reforma migratoria el sufrimiento continuará; marcharé porque si no es ahora, cuándo".

"Hay que hacer la guerra peleando y ahora es el momento de pelear", reiteró Sandigo. "Porque de lo contrario esto se va a dormir. Y si se duerme, miles de niños estadounidenses se quedarán huérfanos".

publicidad

Un informe del Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y The Urban Institute publicado a finales de octubre de 2008 dio cuenta que en Estados Unidos viven entre 3 y 5 millones de niños hijos de indocumentados que pueden ser arrestados y deportados a menos que se apruebe una reforma migratoria que incluya una vía de legalización.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad