publicidad

"Todos somos Arizona" es el lema de las marchas del 1 de mayo en EU

"Todos somos Arizona" es el lema de las marchas del 1 de mayo en EU

Al grito de "Todos Somos Arizona" y clamando la reforma migratoria, miles de inmigrantes marcharán el 1 de mayo en EU.

"Todos somos Arizona" es el lema de las marchas del 1 de mayo en EU 811e...

Exigen respeto

Al grito de "Todos Somos Arizona" y clamando por una reforma migratoria en 2010, miles de inmigrantes en Estados Unidos marcharán este sábado 1 de mayo (Día del Trabajo en todo el mundo menos en Estados Unidos), cuando se prevé una gran concentración en Los Angeles con la participación de estrellas latinas como Gloria Estefan, Kate del Castillo y el locutor radial "Piolín".

"Es importante que nos unamos y participemos de una marcha pacífica para que se respeten los derechos y dignidad de nuestra comunidad", dijo Eddie " Piolín" Sotelo, el locutor de mayor audiencia en español en Estados Unidos.

Líderes de grupos de inmigrantes en Estados Unidos, en su mayoría latinoamericanos, convocaron a marchar el sábado 1 de mayo en Los Angeles para reclamar una reforma migratoria y pedir un boicot contra el estado de Arizona por su nueva ley contra extranjeros indocumentados.

publicidad

"Es la primera vez en una década que habrá una sola manifestación y no seis o siete como era la costumbre. Esta vez habrá una sola y un solo mensaje a favor de la reforma migratoria en 2010", reiteró a Univision.com Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA en Los Angeles.

"El lema tiene que ser 'Todos Somos Arizona'", dijo a su vez Nativo López, presidente de la Asociación Política Mexicano-Americano (MAPA).

"Las organizaciones y el pueblo de Arizona, no solo los mexicanos y latinos, sino los indígenas americanos, los afroamericanos y la gente trabajadora en general, son las verdaderas víctimas que están en la línea frontal de semejante ley retrógrada y racista promulgada por la gobernadora Jan Brewer", dijo López en su llamado a marchar en Los Angeles el sábado.

Decenas de ciudades

Según los organizadores del movimiento, habrá marchas en al menos 70 ciudades del país, entre ellas la de una organización hondureña en Miami, otra frente a la Casa Blanca en Washington convocada por Casa de Maryland, en Nueva York, y en Chicago.

En Los Angeles la cadena Univisión confirmó la presencia de personalidades como Emilio y Gloria Estefan, Kate del Castillo, Voz de Mando, Dareyes de la Sierra, Chris Weitz (director de "New Moon", 2009) y Demian Bichir, entre otros.

"Decidimos unirnos aquí en Los Angeles la mayor cantidad de activistas y defensores de los derechos de los inmigrantes porque en Arizona realizaremos una jornada de educación sobre la ley y sobre los derechos de nuestra comunidad", explicó en Los Angeles Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros, que vive en Arizona.

publicidad

"En Arizona ya no hay lugar para grandes marchas, lo que nos toca es resistir pacíficamente y desafiar esta ley en tribunales, que es lo que vamos a lograr", apostó Alvarado.

¿Causarán las marchas la presión necesaria para que el Congreso apruebe la reforma migratoria en las próximas semanas? Comente aquí.

Ola de repudio

La ley promulgada hace una semana por la gobernadora republicana de Arizona, Jan Brewer, desató una ola de indignación entre la comunidad hispana en Estados Unidos, la primera minoría en el país con 44 millones de habitantes, así como en México, Guatemala, El Salvador y Honduras, de donde proviene la mayoría de los extranjeros para trabajar en la construcción y los servicios.

El Presidente Barack Obama, legisladores, religiosos y sindicalistas también se unieron a las condenas.

El jueves tres grupos defensores de los derechos civiles en Estados Unidos anunciaron que presentarán una demanda federal contra esta ley que criminaliza a los indocumentados, permitiendo a la policía interrogar sobre el estatuto migratorio, y castigando a cualquier persona que contrate o que transporte a las personas 'sin papeles'.

"La gente tiene que dejar el miedo en la casa, salir a la casa el sábado y que nos acompañen los miembros de nuestra comunidad, pero también los ciudadanos estadounidenses y toda esa población de este país que se está dando cuenta de la injusticia de esta ley", dijo Angélica Salas, directora de la coalición defensora de los derechos de los inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA).

publicidad

Un sondeo de la firma Angus Reid publicado el jueves reveló que 76% de los estadounidenses apoyan que se convierta en delito el transporte de indocumentados, y una abrumadora mayoría respalda regulaciones similares a la promulgada en Arizona (sur).

¿Nación de inmigrantes?

Desde un tour en barco, la Estatua de la Libertad luce hoy tan acogedora dando la bienvenida a los nuevos inmigrantes como hace un siglo.

Pero la figura de la estatua y su inscripción "Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres, vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad" es leída con ironía por dos pasajeros, Yeni Benitez y Felipe Ramírez.

Benítez, recién llegada desde Colombia, y su marido Ramírez, conocen en carne propia las tensiones que sacuden a Estados Unidos a causa de la nueva ley migratoria de Arizona contra la inmigración ilegal.

Ramírez, de 28 años, ya es ciudadano norteamericano pero dijo que le llevó casi un año y "cientos de trámites burocráticos" traer a su esposa al país, donde finalmente llegó el martes por el aeropuerto de LaGuardia.

"La ironía de esa estatua", dijo mirando al monumento, "es que esos rendidos y esos pobres justamente son los que no quieren que vengan".

La ley SB 1070

Si los nuevos controles aplicados en Arizona se extendiesen, los extranjeros padecerán aún mayores problemas.

publicidad

La nueva ley firmada por la gobernadora Jan Brewer la semana pasada criminaliza a los inmigrantes indocumentados y da a la policía el poder de detener a la gente bajo la sospecha de haber ingresado ilegalmente.

Brewer dijo que ello fortalecerá las leyes existentes en Arizona y protegerá a ese Estado contra las bandas de narcotraficantes mexicanas que operan en la zona fronteriza del suroeste.

Pero la ley instantáneamente desencadenó un debate a nivel nacional sobre la inmigración, tema considerado como uno de los pilares de la construcción del país.

En momentos en que Republicanos y Demócratas ya están amargamente enfrentados de cara a las elecciones de mitad de mandato, previstas para el primer martes de noviembre, el debate rápidamente se volvió acalorado.

"Neo-esclavismo"

Un editorialista del sitio Huffington Post acusó a Arizona de querer "despertar los fantasmas de un neo-esclavismo", mientras que los partidarios de la nueva ley rechazan las críticas que los tildan de oportunistas.

"Aca hay mucho cinismo: no de parte de los votantes exasperados de Arizona, sino de los intereses locales políticos, religiosos, ideológicos y étnicos que están a la caza de nuevos electores", escribe el conservador National Review.

El presidente Barack Obama hizo comentarios más matizados, al referirse a un problema creciente de la inmigración ilegal, pero deplorando el efecto "divisionista" de la ley.

publicidad

Algunas de las principales críticas provinieron de Nueva York, que ha sido un imán inmigratorio y donde un 60% de los residentes nacieron en el extranjero o son hijos de extranjeros.

Apoyo generalizado

Un grupo de latinos miembros de la Asamblea estatal dijeron que quieren encadenarse a la muralla que en algunos sectores marca la frontera entre Estados Unidos y México.

"Queremos arriesgar nuestras vidas por la gente de Arizona y otros inmigrantes del país", dijo el cineasta local Felipe Ortiz al sitio Cityhallnews.com.

Nancy Foner, profesora de sociología del Hunter College de New York, dijo que Estados Unidos siempre tuvo una historia de amor y odio con los inmigrantes.

"Por un lado, Estados Unidos ha dado la bienvenida a los inmigrantes de muchas formas, pero por otro tenemos una historia de nacionalismo y xenofobia", agregó. "Los inmigrantes no siempre fueron recibidos con los brazos abiertos".

Las olas migratorias regularmente produjeron reacciones adversas, ya sea contra los europeos del sur y el este, en los años 1920, o actualmente contra los latinoamericanos.

"Siempre hay temores raciales", dijo Foner. "Con los irlandeses era el sentimiento anticatólico, mientras que los judíos y los italianos eran vistos como inferiores", agregó. Una encuesta reveló que un 70% de los norteamericanos apoyan la nueva ley de Arizona.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad