publicidad

Termina en Chicago gira que documentó los daños causados por las redadas en EU

Termina en Chicago gira que documentó los daños causados por las redadas en EU

Tras nueve semanas de visitas en 21 ciudades de 18 estados, concluye gira que documentó daños causados por las redadas.

Daños irreversibles

CHICAGO - Tras nueve semanas de visitas en 21 ciudades de 18 estados con alta concentración de inmigrantes hispanos, el Congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) finaliza este sábado una gira que documentó parte de los daños causados por las redadas del servicio de inmigración en los últimos años, documentos que luego serán entregados a la Casa Blanca.

Según Rebecca Dreilinger, portavoz de Gutiérrez, en la gira participaron más de 25 mil personas.

Gutiérrez tiene planeado un acto final en el Centro de Convenciones McCormick Place, en Chicago, tribuna desde la que pedirá al presidente Barack Obama que honre su promesa de lograr la reformara migratoria.

Los organizadores de la caravana estimaron que enviarán al mandatario unas 10 mil peticiones de un urgente cambio en las leyes de inmigración.

"Ellos son padres e hijos, esposos y esposas quienes han sido separados por un sistema que valora más el miedo que la familia", ha repetido Gutiérrez durante su gira.

Proyecto en curso

A principios de enero, Univision Interactive Multimedia (UIM) reportó que Gutiérrez afinaba detalles de una propuesta de reforma migratoria que sometería a la consideración de la Cámara de Representantes en el curso de 2009.

El proyecto, que se ha mantenido bajo reserva, sería similar a un plan que Gutiérrez ventiló en el Congreso en marzo de 2007 y contaría con el aval de varios congresistas, inclusive republicanos.

publicidad

La iniciativa propone una reforma amplia de las leyes migratorias estadounidenses y se basa en tres propósitos: mejorar la seguridad fronteriza, poner fin a la inmigración indocumentada y legalizar a la mayoría de los inmigrantes sin papeles que viven en Estados Unidos desde una fecha aproximada de dos a tres años.

¿Sirven este tipo de actividades para que el Congreso apruebe la reforma migratoria amplia? Comente aquí.

Obama presiona

A comienzos de abril la Casa Blanca reconoció que Obama estaba presionando para incluir en la lista de prioridades 2009 el tema de la reforma migratoria.

El propio presidente ha dicho en reiteradas ocasiones que hará lo posible por enviar este año una propuesta amplia al Congreso, basada entre otros aspectos en seguridad fronteriza y legalización de indocumentados.

Otros componentes del plan ideado por Obama -y que han sido filtrados a los medios- detallan que la propuesta legalizaría sólo a aquellos indocumentados que pagan impuestos, cancelen multas y carezcan de antecedentes criminales, entre otros requisitos.

También aumentaría el número de unidades de vigilancia aérea en la frontera y los programas y tecnologías de vigilancia.

Verificación de empleo

La Casa Blanca también presiona para que el proyecto de reforma amplíe el programa de verificación de identidades en los sitios de trabajo, conocido como E-Verify, un plan que desde marzo está siendo modificado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

publicidad

Tanto el plan de Gutiérrez de 2007 como los bosquejos dados por la Administración citan un plan de trabajadores temporales, algo parecido a una iniciativa presentada por primera vez en enero de 2004 por el ex presidente George W. Bush.

El sistema permitiría crear una nueva visa de trabajador no inmigrante que beneficiaría a obreros que ya se encuentran en Estados Unidos o trabajadores que quieran trabajar en Estados Unidos y vivan en el extranjero.

También beneficiaría a familiares inmediatos del trabajador (cónyuges e hijos menores de edad solteros).

Panel de expertos

La Casa Blanca confirmó en abril que a comienzos del verano el presidente Obama convocaría a un panel de expertos para comenzar a perfilar un plan de reforma, el que sería enviado al Congreso en el otoño.

El panel, entre otros, estaría integrado por legisladores demócratas y republicanos, religiosos, activistas por los derechos civiles y de los inmigrantes, abogados y sindicatos.

Para que la reforma migratoria sea  aprobada se requiere del voto de 60 de los 100 asientos del Senado y mayoría simple en la Cámara de Representantes, de 435 escaños.

Los demócratas cuentan en el senado con 57 asientos más el apoyo de los dos puestos independientes. Pero sectores sindicales han advertido que el partido del presidente no votará en bloque en el debate migratorio y que al menos se necesitarán entre 10 a 12 votos republicanos para aprobar la iniciativa.

publicidad

El propio Obama reconoce que sin el apoyo republicano la reforma migratoria no será posible.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad